Esfínteres dilatados

El tuit de Jordi Borrell con insultos al líder del PSC Miquel Iceta
El tuit de Jordi Borrell con insultos al líder del PSC Miquel Iceta.

Un idiota ha dicho en Twitter que el líder del PSC Miquel Iceta es un “ser repugnante”, un “impostor” y, no se lo pierda, que tiene “los esfínteres dilatados”. Muchos ciudadanos de bien han saltado, tremendamente ofendidos sobre todo con el comentario anal, pidiendo que se acabe de una vez por todas con la impunidad en las redes sociales y se acuse al energúmeno en cuestión de delito de odio. La Fiscalía de Barcelona está investigando el caso: podría ser constitutivo de un delito de provocación a la discriminación por motivos de orientación sexual ya que el candidato socialista es, como él mismo ha reconocido, gay. Mientras tanto, el insultador se ha defendido como solo un necio de su calibre pude hacer: diciendo que, cuidado, él no es homófobo “ni mucho menos”. Solo le ha faltado decir que incluso tiene amigos no solo maricones, sino hasta negros.

Publicidad

En este tema, creo que lo importante no es que alguien insulte o trate de faltar al respeto a un político utilizando las redes sociales. Gañanes los ha habido siempre, en digital y en analógico. Vaya a la hemeroteca y busque, si tiene tiempo y estómago, esos textos históricos que han convertido a personajes como Jiménez Losantos o Sánchez Dragó (El Mundo), Salvador Sostres, Antonio Burgos o Herman Tertsch (ABC) o Ussía o Alfonso Rojo (La Razón), por ponerle solo algunos ejemplos, en abanderados de la ultra derecha cavernícola. Encontrará insultos, desprecios, mentiras… Le repugnarán tanto como la que alude a la expansión del ojete de Iceta.

Publicidad

El problema, el auténtico drama de la ofensa al líder socialista en Cataluña, es de dónde procede. El insultador no es un proxeneta detenido tras ser herido en el escroto durante una pelea a cuchillo, un descargador de muelles borracho de Anís del Mono o un notario al que se le ha rayado el cristal del Rolex con la puerta del Audi. No. El exaltado grosero es Jordi Borrell Hernández, director del Instituto de Nanociencia y Nanotecnología de la Universidad de Barcelona (UB).

En cualquier caso, entre un cerebro encogido y un esfínter dilatado me quedo sin dudarlo con este último.