El machismo en las aulas: una violencia tan sutil como peligrosa

Isabel Galvín

Recuerdo mi infancia como un territorio profundamente machista. En la escuela, lo habitual era que los niños y las niñas estuviéramos separados según nuestro sexo. En nuestros libros de texto todas las grandes hazañas estaban protagonizadas por hombres, mientras las mujeres quedaban relegadas al ámbito doméstico. La desigualdad se agudizaba en el recreo, donde se podía oír ese perverso himno que rezaba que “Don Federico mató a su mujer” mientras los chicos, en sus patios, ya aprendían que tenían que tener un rol activo y dominante mientras correteaban detrás de un balón.

Publicidad

Han pasado varias décadas desde entonces pero, en contra de lo que cabría suponer, el machismo en las aulas sigue plenamente vigente. Basta por asomarse a cualquier centro de enseñanza para comprobarlo. El currículo escolar ignora sistemáticamente a la mitad de la población mundial. En filosofía, los estudiantes profundizan en las reflexiones de Aristóteles, Santo Tomás de Aquino o Nietzsche, pero desconocen la gran labor que pensadoras como Hipatia realizaron por la difusión del saber en el mundo clásico o las ideas con las que Hannah Arendt engrandeció la filosofía política. Dicen que lo que no se nombra no existe y pareciera que las aportaciones femeninas al campo del saber quedan siempre arrinconadas en los márgenes de la Historia y en las últimas páginas de los libros de texto.

Publicidad

La escuela es el espacio donde pueden espejarse y reproducirse los estereotipos de género que existen en la sociedad. Prueba de ello es que las niñas dejan de considerarse tan listas como los niños a partir de los seis años. Así lo evidenció un estudio de Science realizado el año pasado a partir de entrevistas con 400 niños de entre cinco y siete años. En ellas se les contaba a los niños la historia de alguien muy inteligente sin especificar a qué género pertenecía. A los cinco años, los niños afirmaban que el protagonista era otro niño y las niñas, que una chica. A los seis años, muchas niñas ya afirmaban que era un chico. Es en el momento en el que los pequeños comienzan a asumir los roles asociados a su género cuando se produce esa asimetría.

La educación debería ser la base de un futuro más igualitario y quienes nos dedicamos a la docencia deberíamos combatirlo, a pesar de que el machismo sea algo tan estructural que impregna también al profesorado. Prueba de ello es que aunque las profesoras seamos mayoría en todas las etapas educativas en nuestro país, los cargos directivos siguen copados por un porcentaje desproporcional de hombres. Según el último estudio de ‘Las cifras de la educación en Españaun 81,1% del profesorado de educación primaria está formado por mujeres, aunque ellas sólo ocupan seis de cada diez puestos directivos. En secundaria la situación se agrava todavía más: cerca de un sesenta por ciento del cuerpo docente es femenino, pero hay mayoría masculina en los puestos directivos.

Esta tendencia se agudiza en la universidad y deja una lectura clara: cuanto mayor es el grado de especialización, menor es la presencia femenina. Y si conseguimos golpear el techo de cristal en instituciones como las universidades, nos encontramos con un panorama hostil en el que los casos de acoso son algo más que aisladas manzanas podridas, tal y como demuestran múltiples noticias publicadas en los últimos meses.

Hoy se celebra el 25N, el Día Internacional contra la Violencia a las Mujeres, y es necesario recordar que la violencia cotidiana que se ejerce contra el género femenino tiene múltiples aristas. En ocasiones, como sucede en la enseñanza, es más sutil que en otros ámbitos, pero no por ello menos peligrosa. En estas fechas es necesario recordar que hasta que no tengamos una educación libre de estereotipos de género no lograremos aspirar a una sociedad verdaderamente justa e igualitaria.

Es evidente que las desigualdades que todavía persisten beben de una tradición profundamente machista que cambia más lentamente de lo necesario si no impulsamos el cambio de manera decidida. Pero como dijo Rosa Luxemburgo -otra brillante pensadora ignorada por la educación oficial- “quien no se mueve no siente el peso de las cadenas” y nosotras nos seguiremos moviendo, una oleada feminista sucederá a otra hasta que logremos que el machismo que todavía existe, dentro y fuera de la educación, desaparezca.

Para no perder más tiempo y acelerar el ritmo de transformación hacia la igualdad real, es el momento de la educación. Es preciso incorporar la perspectiva de género en la formación inicial y continua del profesorado, derogar la LOMCE que ha supuesto un enorme retroceso en lo avanzado, transformar los currículum para incorporar lo hecho por mujeres en todos los ámbitos del conocimiento y sacar de las aulas los estereotipos que perpetúan los roles de sumisión, dependencia, discriminación y dominación. Es ineludible revertir lo recortes e invertir lo necesario para dotar a los centros de los recursos necesarios. Es preciso que la organización educativa garantice contextos de aprendizaje de respeto, favorables a las relaciones igualitarias entre los sexos donde se prevenga y se combata cualquier conducta machista o muestra de violencia de género. Hemos de impulsar una transformación radical. Debemos convertir nuestras aulas en espacios libres de machismo donde se experimente la igualdad real para aprender a ser y a convivir iguales y libres. Es un deber ciudadano imprescindible para mejorar nuestra democracia.

Isabel Galvín es secretaria general de Enseñanza de CCOO Madrid