Violencia, televisión y populismo

  • "La telebasura sigue siendo el modelo de televisión favorito de las cadenas. Sencillo, barato, irresistible… y por supuesto tremendamente rentable"
  • No solo se está utilizando el dolor para ganar audiencia, sino para ganar votos

3

Utilizar una muerte violenta, un crimen atroz, un suceso descarnado, es tan viejo como la televisión comercial. Es decir, como la televisión privada. Recuerde el día que comenzó, de manera simbólica, la telebasura, con Nieves Herrero entrevistando a los padres de las niñas de Alcásser en Antena 3. Quizá fue la primera, pero desde luego no ha sido la única. Desde entonces, finales de 1992, la televisión no ha aprendido nada y ha seguido sacrificando su dignidad, el periodismo cabal, por un puñado de audiencia. Es decir, de dinero. Y sigue siendo así en nuestro días.

Han pasado 26 años desde Alcásser y seguimos igual. Seguimos aprovechando cualquier suceso sangriento para llenar la pantalla de basura, para escupir en la cara al periodismo, para embrutecer a unos telespectadores debilitados por programaciones habitualmente infectas. La muerte de Laura Luelmo es el último ejemplo.

En las televisiones se han preguntado dónde estaban las bragas de la chica asesinada. Han especulado con el día de la muerte, con el numero de violaciones, con los “gustos” del asesino. Periódicos supuestamente serios han jugado con detalles escabrosos, la posición del cuerpo indica forcejeo, que no aportan información relevante y sin duda pueden aumentar el dolor de las familias. Y así hasta la náusea, exactamente como en 1992. La diferencia es que todo esto ya no nos pilla por sorpresa: tenemos callo en el corazón televisivo, sentimos amojamada la sensibilidad periodística, nada nos conmueve. Se ha normalizado utilizar el dolor ajeno.

Publicidad

La novedad quizá sea que podemos encontrar carroñeros más allá de la televisión: en este último suceso, el asesinato de la profesora, no solo se está utilizando el dolor para ganar audiencia, sino para ganar votos. Los políticos de ultraderecha, esos que juguetean con las ideas y propuestas de Vox desde una posición supuestamente centrista, han aprovechado la muerte de Luelmo para hacer política. ¿Hacer política? Perdón, hacer sangre. Arremeter contra el Gobierno, exigir endurecimiento de las condenas y soñar, por qué no, con la pena de muerte. Populismo.

3 Comments
  1. florentino del Amo Antolin says

    Javier en sintexis, es el resultado del amaño desinformativo cum laude de la transación y el bipartidísmo sin descubrír. Una siembra fructifera, para un Regimen necesitado de adrenalina virginal y opiaceos sanguinarios que aumentan los brotes de unas brutalidades del » toro Nazional «. Sí, Javier envisten contra la cultura y la formación para la ciudadanía, separados por sexos, amantados con dineros publicos del sudor del ignorante ciudadano, que lleva años en la cola de Europa en el rankin de la fustración, todas las piezas del puzle encajan en ese modelo de » encierro Nacional «. Si lo piensas es clavado.
    Se crian en dehesas cercadas, sus señoritos tienen gañanes para las labores más esotéricas, ( son de su confianza ), desde mamporreros invitro y sementales con novel de violencia cañí… Hasta Go»B»iernos que los declaran: Interés Cultural. Esas, ideas que mataron una república, su Constitución y dejaron un baño de sangre de los más grandes en el múndo ( en el top violento ). La educación empieza en casa, habiendo tantos desahucios por minuto… ¿ Qué casa ?. ¡ Eso, no les preocupa; lo mejor salír en la tele, sentirse importante y pieza clave del zafarrancho nacional !.
    Estos planteamientos sembrados irracionales, hacen temblar los derechos elementales del ciudadano natural… Los bajos fondos, cloacas y ciertos partidos guardianes del terror pasado, buscan aburrir al resto, sembrando dudas, pues los que manejan las encuestas no difieren mucho en las posiciones del: ¡ A por ellos ! esos » ellos » Javier somos todos nosotros. Descarta al amable toro, al brillante analfabeto, a los cuarentamil ladrones oficiales, todas las camisas que en rojo bordaste ayer, las virgenes, sus concordatos, los 23 F ( tan lúdicos ). Pero sobretodo Javier una Constitución impuesta con los Principios Fundamentales del Movimiento machista que ayudó al ejercito fascísta en una subversión armada… Aupando la Inviolabilidad de un señor educado por el dictador, llenando de legajos caducos, eliminando la coherencia, la dignidad y sembrando el cinísmo populísta ultra como modelo de su España rojigualda ¡ Por la gracia de dios !.

  2. alrromo says

    También los partidos de la izquierda utilizan los mensajes feministas en su propio beneficio.

  3. ninja45 says

    La ignominia en marcha: Lo que se dice y maldice de los catalanes en los medios
    de comunicación del Estado español es pura degradación. Este torrente
    ignominioso tiene dos versiones. La primera es la más elemental y obvia, la del
    exabrupto directo y sin concesiones, como cuando Ana Rosa Quintana llama
    “mamarracho” a Oriol Junqueras o cuando Eduardo Inda manifiesta su odio radical
    y dice que el president Puigdemont “es un mierda”. Los agravios son imparables.
    Son muchos los tertulianos y convocados a los platós, las emisoras de radio y
    el papel prensa para la ofensiva de la mofa, sin que, al menos por compensación
    o incluso por estética, haya los suficientes comentaristas para denunciar la
    guerra sucia de la injuria, ideada en La Moncloa y articulada como un coro
    hostil de imprecaciones. La segunda versión del oprobio mediático es la
    manipulación informativa que se desarrolla en noticias, editoriales y artículos
    de opinión. Se ha elaborado un repertorio anticatalán para que haya cierta
    unanimidad en las palabras básicas, como es pertinente en las clásicas acciones
    de desprestigio y destrucción del enemigo común: desafío independentista,
    referéndum ilegal, golpe de Estado, cobardes, adoctrinamiento…. Vale que las
    opiniones particulares tengan su cuota de maltrato contra los líderes del
    independentismo, porque hay mucho francotirador paniaguado, pero que este mismo
    criterio de demolición se vuelque en las noticias y los editoriales, en las
    primeras páginas, da idea de hasta qué punto España y sus herramientas
    informativas han perdido la decencia y están en caída libre hacia el bochorno y
    comprometidos en un proceso de humillación y deshonra del pueblo catalán sin
    límites éticos. Vergonzoso e intolerable. A la m. con la Injusticia española
    prevaricadora, títere de los fascistas y corruptos. Si me pegan, me divorcio.
    Som República !!*!!

Leave A Reply

Your email address will not be published.