El arte de salvarnos: vivir mejor en un planeta más sano

  • "Ha surgido un movimiento que se atreve a singularizar culpables, mirarles a la cara y preguntarles ¿qué mundo quieren dejar a sus hijos e hijas, a sus nietos y nietas?"
  • "La Generación Z exige a la élite política que se declare la emergencia climática y reclama, con celeridad, medidas valientes"
  • "Las verdades evidentes que conviven dentro de los sectores progresistas han de ampliar el horizonte futuro, y, más pronto que tarde, constituir un Green New Deal"

1

Héctor Tejero Franco, activista climático y diputado de Más Madrid y Juan Montero Martín, activista en Mas Madrid Joven y Estudiante de Derecho y Ciencia política

La política es narrativa, progreso y ambivalencia. La política — para quienes creemos en ella — es un arte insólito repleto de preguntas y respuestas, tensiones salvables e insalvables, libertad y poder. No obstante, lejos de ser un constructo exacto y milimétrico, inmutable y pincelado por ecuaciones algebraicas, la política está sometida a un continuo proceso de alteración, disputa y derrocamiento de su parte más noble. Claro ejemplo de ello, no cabe duda, es la manera en la que nos relacionamos con el medio ambiente y sus frutos: una lógica depredadora e insostenible que aumenta la desigualdad y la injusticia a la vez que provoca el calentamiento global, los incendios en la Amazonia y la contaminación de las grandes metrópolis. Sin embargo, de esa misma destrucción del planeta provocada por una gestión anudada al despropósito, ha surgido un movimiento que se atreve a singularizar culpables, mirarles a la cara y preguntarles ¿qué clase de mundo quieren dejar a sus hijos e hijas, a sus nietos y nietas?

El procedimiento que siguen es honesto: primero, anticipan el desorden futuro mientras demuestran que es posible recomponer el tejido social; después, revitalizan las calles, llenan las plazas y honran nuestra memoria colectiva. La preocupación por el cambio climático es real, auténtica, y la emancipación que se busca — permitidnos esta licencia poética — un horizonte amplio que enarbola una causa más que justa: vivir mejor en un planeta más sano. Esto, desde luego, no es una quimera, una ilusión fruto de la rabia e indignación de unos pocos, sino que trasciende todo lo imaginado y representa una comunidad amplia. Son los más jóvenes quienes, delineando un imaginario grupal, modulan el discurso, conforman una identidad propia y ensamblan las piezas del escenario sobre el que trabajan, como escultores que invisten de vida aquello que carecía de forma.

Publicidad

A partir de ahora, ninguna estructura, desde posiciones altivas, podrá actuar bajo las reglas, consensuadas o no, previas a la crisis de 2008. La juventud, regularmente desdeñada, está siendo protagonista de una especie de epifanía que parece ir en contra de algunos mandatos que, durante el cénit de la globalización, fueron auténticas máximas: sentencias firmes que debían cumplirse; por ejemplo, el fomento de la competencia como regla universal en nuestro día a día, en las clases, en los concursos de literatura que acudíamos obligados en el colegio; y, más tarde, en el trabajo: con nuestros compañeros, con la persona que devoraba éxitos, con la que despegaba con avidez, tras abandonar el nido académico.

Ahora bien, los cambios son sustancialmente reseñables, y muchos de los nacidos entre finales de los noventa y mediados del dos mil — llamémosles, bien Generación Posmillennial, bien Generación Z — han recusado los parámetros morales que renegaban de la comunidad, del cuidado mutuo y la conciliación de unos afectos indispensables en toda sociedad que se reconoce como democrática. Han, por decirlo de alguna forma, aprendido a valorar de dónde dimana la cosecha, a cuidar de la tierra y respetar su genealogía. Proseguimos un camino que se inició hace tiempo y que intenta corregir el elitismo que se proyecta sobre el medio rural. Lamentablemente, seguimos viviendo en un país articulado desde la óptica de la urbe: queda mucho trabajo por hacer.

Sin embargo, lejos de perseguir un planeta fantasmagórico que perpetúa la desigualdad, la Generación Z exige a la élite política que se declare la emergencia climática; reclama, con celeridad, medidas valientes — sí, como el Madrid Central de Manuela Carmena —, un espacio verde que ya trazó el Plan V de Más Madrid, un actor político sólido y comprometido con el medio ambiente, con una España descarbonizada que apueste por las energías renovables, con una transición ecológica y unas políticas de género que aúnen el ecologismo y la justicia social.

Dicho de otro modo: las verdades evidentes que conviven dentro de los sectores progresistas han de ampliar el horizonte futuro y, más pronto que tarde, constituir un Green New Deal. Necesitamos un nuevo acuerdo social verde que asegure, en un planeta con recursos limitados, el reparto equitativo de los mismos, una convivencia basada en la democracia, el cuidado mutuo y una transición hacia una economía sostenible y más justa para la inmensa mayoría.

Es momento de cambiar nuestro modelo de sociedad para sanar el territorio que cohabitamos con otras especies. Se nos acaba el tiempo. Nos necesitamos, mutuamente, para que cuando nuestros descendientes nos pregunten por lo que hicimos, respondamos que colmamos el vaso de alternativas y soluciones; que continuamos la senda que, en el mes de mayo, se atrevieron a inaugurar Iñigo Errejón y Manuela Carmena; que no dejamos solos, en las calles y plazas, a los compañeros y compañeras de Fridays For Future; que, finalmente, hicimos nuestro el noble arte de hacer y construir la política; que, sobre todo, no dejamos el paisaje roto, desierto y sin vida, como un erial desgastado por el tránsito humano.

1 Comment
  1. la farola solar says

    Lo cierto es que no he visto mucho cambio en Madrid en lo que a la energía solar concierne en los años de mandato de Carmena. Aún así me alegro que se apoyen estás iniciativas y que cada vez seamos más los que abren los ojos ante el problema climático.

Leave A Reply

Your email address will not be published.