ELECCIONES 10N

Gobierno de España: más incertidumbres que certezas

  • "Pedro Sánchez ha pasado de no poder dormir si había gente de Unidas Podemos en el gobierno a abrazar al hermano que necesita"
  • "La idea de que solo estando en el gobierno se pueden asegurar cambios sociales y políticos no tiene en cuenta que en ese gobierno se estaría en minoría"
  • "La ilusión siempre es necesaria para transformar las cosas, pero las ilusiones pueden confundir y hasta deformar la realidad"

0

Miguel Salas, sindicalista, miembro del consejo editorial de Sin Permiso

El mundo de la magia ha encontrado en Pedro Sánchez un duro competidor. Practicando el escapismo o la prestidigitación el nuevo fenómeno del ilusionismo está impresionando al mundo. Pedro Sánchez ha pasado de no poder dormir si había gente de Unidas Podemos en el gobierno a abrazar al hermano que necesita. Durante meses mantuvo la ilusión de que quería un acuerdo con Unidas Podemos, cuando su verdadero deseo era que la derecha le dejara gobernar. Hizo una campaña electoral amenazando al independentismo con todas las persecuciones posibles, para pasar a pedirles su voto o su abstención. Es capaz de llenarse la boca con la palabra democracia, al mismo tiempo que aprueba un decreto para prohibir webs, anuncia que será delito la convocatoria de referéndums y, como hizo en la campaña electoral, sigue amenazando con aplicar el 155. La magia, que normalmente se relaciona con ilusión o fantasía, tiene también en su origen etimológico la idea de engaño, fraude o irrealidad.

Los resultados electorales han dejado algunas certezas y algunas incertidumbres. Entre las primeras, que la repetición electoral no mejora la gobernabilidad ni la crisis del actual régimen monárquico, en realidad la empeora. Los resultados muestran una mayor polarización social y disgregación territorial (las candidaturas soberanistas e independentistas catalanas, vascas y gallegas han obtenido mejores resultados y en el congreso habrá representación específica de Valencia, Canarias, Cantabria y Teruel). También es una certeza que la rebelión catalana sigue siendo vigorosa, en las urnas (el independentismo ha aumentado en más de 3%, del 39,4% al 42,6%, y el bloque a favor de la autodeterminación se sitúa en el 57,4%) y en la calle (siguen las movilizaciones exigiendo amnistía, diálogo y autodeterminación).

Publicidad

Entre las incertidumbres sobre lo que representará para el futuro, la primera es el importante ascenso de Vox. Cierto que se trata de la reorganización del voto de la derecha y que el hundimiento de C,s les ha reforzado particularmente, pero hay que tomar buena nota de que se trata de un amplio apoyo a las propuestas más reaccionarias, autoritarias y antidemocráticas de las derechas que les dará alas para defender sus propuestas contra las mujeres, inmigrantes, derechos democráticos, memoria histórica, etc. Será importante que las izquierdas analicemos con seriedad este problema para combatirlo e impedir que siga avanzando.

La rápida evolución de la crisis política y económica produce oscilaciones, tanto en la derecha como en la izquierda, difíciles de digerir. Recordemos que en 2015 Podemos e IU sumaron 71 diputados y diputadas y cuatro años más tarde se han quedado en 35, la mitad. En estas elecciones, se ha hundido C,s, quizás para no recuperarse nunca, cuando no hace demasiados meses parecía que hasta podía superar al PP. Es una característica de épocas convulsas: cuando una opción política yerra el tiro o analiza mal sus opciones puede ser rápidamente superada por los acontecimientos. Ocurre también con el voto. Para sectores importantes de la población la opción de voto no es ideológica sino práctica. Dentro de los marcos generales de izquierda/derecha cuando se aprecia la inutilidad de alguna de las opciones no cuesta demasiado cambiar, incluso entre izquierda y derecha o viceversa.

Como ya se analizó en la editorial de Sin Permiso, otra de las incertidumbres consiste en la dificultad de saber si habrá gobierno, si seguirá el desgobierno y qué pasará con los problemas esenciales del país. Porque las elecciones lo que han venido a confirmar es que no existe ninguna opción, incluso coalición, que pueda garantizar una cierta estabilidad política y social. Ni siquiera las grandes fortunas y el Ibex son capaces de determinar lo suficiente las opciones políticas o de gobierno que preferirían. Sus diferentes apuestas, PSOE con C,s, gran coalición PSOE-PP, o no tienen los apoyos suficientes o en esta etapa de inestabilidad son más que difíciles.

Como sigue siendo incierta la salida de la rebelión catalana. Mientras los presos políticos sigan en prisión, mientras no haya un paso adelante para encontrar una respuesta democrática, para el reino de España y para Cataluña, y siga existiendo la capacidad de movilización… la crisis estará bien presente en toda la política del Reino.

Las ilusiones en un gobierno

El anuncio de un acuerdo de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos ha sido recibido con un respiro y expresa una cierta ilusión en sectores de las izquierdas, más por el hecho mismo del acuerdo que por su contenido. Para muchos votantes de izquierdas ese acuerdo es lo más natural, lo que ya debía haberse hecho durante los meses que se perdieron, y se interpreta también como un muro contra la extrema derecha. Pero las fórmulas no pueden ocultar los contenidos. La declaración firmada por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias deja muchos interrogantes sobre cuál será el programa de ese gobierno y mantiene la peor posición sobre cómo afrontar dos de los problemas centrales: el de Cataluña (sobre el que se sigue negando que sea un problema político) y el del equilibrio presupuestario impuesto por Bruselas (que obligará a recortes). En realidad, es un documento que expresa en líneas generales la posición del PSOE y en el que parece que la aportación de Unidas Podemos se limite a que haya ministros de su organización. Más que coalición, para UP parece un acuerdo de subordinación. Algo a lo que ya estaba dispuesto UP en las negociaciones que fracasaron anteriores a estas últimas elecciones.

La ilusión siempre es necesaria para transformar las cosas, pero las ilusiones pueden confundir y hasta deformar la realidad.  Hasta ahora, los contenidos auguran poca ruptura con el pasado inmediato y traslucen una continuidad con políticas socio liberales, o sea las que ha ido defendiendo y aplicando el PSOE hasta el día de hoy. Eso no quiere decir que no se puedan acometer ciertas reformas, por ejemplo, en los derechos de las mujeres o una ley de eutanasia, pero sin modificar los problemas esenciales: la desigualdad, la precariedad, la crisis en Cataluña, los derechos democráticos,  etc.

Por eso las ilusiones quizás puedan durar poco y haya que enfrentarse a una realidad que puede ser pronto muy agreste. Más cuando en una carta de Pablo Iglesias a los inscritos en Podemos se anuncia que “tendremos que ceder en muchas cosas”. Es una preparación para, una vez más, la sumisión más entregada. ¿Para eso valdrá la pena entrar en el gobierno? La idea de que solo estando en el gobierno se pueden asegurar cambios sociales y políticos no tiene en cuenta que en ese gobierno se estaría en minoría.  Cambiar las instituciones y las políticas desde dentro tiene las limitaciones del régimen y las leyes que lo mantienen. La experiencia de los gobiernos municipales del cambio es ilustrativa. Se pueden desarrollar ciertas medidas sociales, sin duda, se puede modificar la agenda de prioridades sociales (y es importante), pero las limitaciones que impone el Estado ahogan los recursos económicos disponibles y las leyes imponen una reglamentación que deja en deseos los intentos de cambios profundos. Muchas veces lo que ocurre es que esa idea de que las instituciones pueden cambiarse por la presencia de determinas personas o determinadas fuerzas políticas acaba convirtiéndose en que las personas y las políticas son absorbidas por las instituciones.

Para desarrollar una política transformadora sigue pareciendo más adecuado y práctico estar fuera del gobierno, acordar políticas con quien gobierne y tener las manos libres para presionarlo mediante la movilización. No es cierto que solo desde el gobierno o las instituciones se pueden cambiar las cosas, eso depende de la fuerza de la movilización y parlamentaria que se tenga. Desde un punto de vista transformador parece mejor la política de apoyar las medidas que signifiquen pasos adelante y criticar, presionar y movilizar para exigir frente a las debilidades e inconsecuencias largamente demostradas por los dirigentes del PSOE. Hay además otro factor importante. Si Unidas Podemos entra en el gobierno desaparece una oposición de izquierda que pueda acompañar a los movimientos sociales y deja toda la oposición política en manos de la derecha y la extrema derecha. En realidad, se corta la posibilidad de construir una alternativa a las políticas socio-liberales del PSOE. Por eso está llena de riesgos la apuesta por estar en el gobierno. Si el acuerdo de coalición llega a buen fin se parecerá más a un gobierno de supervivencia que a un gobierno con un plan de futuro. En el mismo PSOE se habla abiertamente de que estarían satisfechos si durara una media legislatura.

Y es que en tiempos convulsos muchas cosas pueden pasar. Volviendo a la magia y al ilusionismo, los profesionales saben que una de sus virtudes consiste en concentrar el interés sobre un aspecto secundario, mientras que el mago o ilusionista aprovecha para hacer su truco y sorprender al público. Como todo puede pasar, recordemos que los propios barones del PSOE se liquidaron a Pedro Sánchez para permitir que Rajoy pudiera gobernar, no es descartable que no se ofrezca ni siquiera un diálogo real al independentismo catalán y no se tengan los votos necesarios para la investidura. El aparato del PSOE no quiere oír ni hablar de diálogos que merezcan este nombre. Los “patriotas” españoles del PSOE del aparato y los llamados “barones”, mucho más cercanos al PP y a C’s sobre cómo afrontar el desafío democrático catalán, no conocen más que la voz de España una y la represión contra Cataluña. Que del fracaso se pretenda hacer responsables a otros y se vuelva a buscar lo que deseaba Pedro Sánchez, y seguro que también los barones del PSOE, un acuerdo con el PP y C,s.

Desmontar el legado de Rajoy

Si hay un acuerdo de gobierno que signifique romper con las políticas impuestas durante estos años, es lo que podríamos definir como desmontar el legado de Rajoy y del PP. Eso significaría acabar con el andamiaje de recortes sociales, económicos y antidemocráticos que la derecha fue imponiendo como respuesta a la crisis de 2008. Para ese desmonte se podría contar con la mayoría de fuerzas sociales, sindicatos, asociaciones, movimientos sociales, y con las fuerzas políticas que votaron en su momento para desalojar a Rajoy de La Moncloa.

El listado es fácil y está en la cabeza de todos: derogar la reforma laboral; derogar la Ley Mordaza; derogar el artículo 315.3 del Código Penal, que permite encarcelar sindicalistas por ejercer el derecho a huelga; recuperar el poder adquisitivo de las pensiones y asegurar su mejora; cambiar la Ley Montoro que ahoga económicamente a los municipios, etc. Desmontar todos esos atropellos cometidos por las políticas de Rajoy y los suyos podría ser la base para un nuevo impulso social y democrático. Porque no se trata de una vuelta atrás, del todo imposible, sino de dar pasos decididos y valientes para responder a los verdaderos retos de la sociedad: lucha contra la desigualdad y la precariedad; poner en marcha una renta básica incondicional y universal (ante el conocido y muy estudiado fracaso de los subsidios condicionados); políticas feministas valientes y con medios efectivos; medidas enérgicas contra la especulación con la vivienda; valentía también para afrontar la crisis climática y respuesta democrática a la situación en Cataluña. Sin desmontar esas políticas no se podrá avanzar en una dirección más social y democrática.

Un pacto republicano

La inestabilidad es el signo de estos tiempos, pero no será indefinida y además es capaz de cansar a la población. Las bases constitutivas del régimen del 78 se han ido agotando, el bipartidismo, el estado de las autonomías, la monarquía (la institución menos valorada repetidamente en Cataluña), la Constitución que ya no sirve para responder a los problemas actuales, la judicatura tomando decisiones que la política es incapaz de tomar, la cada vez mayor desigualdad social, por eso, hay que mirar hacia el futuro y no hacia atrás. En la noche electoral, Iglesias le propuso a Sánchez un gobierno a partir de los artículos sociales de la Constitución. Unos artículos que no están impidiendo que a través de mil y un caminos el conjunto del entramado estatal acabe amparando el avance de los desahucios, el empobrecimiento de la población, la desarticulación de servicios públicos básicos, la vergonzosa corrupción, el racismo institucional y la ley mordaza. Basándose en esa misma Carta Magna y sus artículos, recientemente el Tribunal Constitucional ha cargado contra la salud y el derecho al trabajo.

Agarrarse a esa Constitución, y al régimen monárquico, es intentar mantener lo que ya es caduco y, sobre todo, lo que se ha demostrado incapaz de responder a las necesidades de la gente. Y, por el lado contrario, la amenaza de las derechas está aquí. Durante años, la política del PP escondió detrás de una supuesta defensa de la Constitución ataques directos y planificados a los derechos sociales y democráticos, pero ahora, a través de Vox, las derechas apuntan y marcan el paso del tipo de cambios constitucionales que necesitan los opresores para persistir en su dominio: recortes de derechos, que serán para todos, sean inmigrantes o no; cárcel, represión, racismo, machismo y mano durísima en Cataluña, ilegalización de partidos, no solo independentistas, también el PNV, y si se les deja todos los que no comulguen con su idea sobre la patria, la bandera o el poder de los ricos. Ya se ha visto en la Asamblea de Madrid, cuando todas las derechas han votado la ilegalización de los partidos independentistas.

Por eso es necesario, y seguramente urgente, empezar a debatir que la salida a la actual inestabilidad exige superar el actual régimen político. Los intentos de reforma constitucional han pasado a mejor gloria, ni siquiera parece planteárselo el gobierno que se está negociando, el estado de las autonomías hace aguas y salta por el aire cualquier discusión sobre nuevos acuerdos de financiación autonómica, la desigualdad social choca contra los intereses de los más ricos y la crisis catalana no encuentra respuesta en el actual entramado constitucional.

Hay que situar el debate sobre la necesidad de una salida republicana, un pacto entre las fuerzas de izquierdas, soberanistas e independentistas, entre los agentes sociales, sindicatos, movimientos sociales, para dar un giro democrático y social. Los resultados electorales y la polarización social y nacional así lo exigen. O se hace desde posiciones de izquierda y democráticas o lo harán las derechas desde posiciones autoritarias, antidemocráticas y antisociales.

Leave A Reply

Your email address will not be published.