Un Nuevo Tiempo, una Nueva Política

  • "Este Gobierno, plural y progresista, representa una alternativa frente a dos vías agotadas: la continuista de PP y Cs y la restauracionista de Vox"
  • "España puede marcar una estrategia republicana alternativa, en la que la afirmación identitaria tenga como virtud la tolerancia, el respeto y el cuidado de la diferencia"
  • "He ahí nuestro reto: construir un país que genere progreso sin dejar a nadie atrás. Construir un país que se sienta orgulloso de sus pueblos, y éstos de su diversidad"

1

Este lunes tomaron posesión los cargos ministeriales del nuevo Gobierno. Este Gobierno, plural y progresista, representa una alternativa frente a dos vías agotadas: por un lado, la vía continuista de PP y Cs, que siguen apostando por el modelo económico que nos condujo a la crisis en 2008. El modelo del capitalismo especulativo y financiero combinado con el capitalismo de amiguetes. Un modelo que puso el dinero público al servicio de los grandes empresarios y el dinero de los grandes empresarios al servicio de una trama política corrupta. Un modelo que ha destruido el tejido social, comercial y productivo de este país, al apostar todo nuestro desarrollo al negocio del ladrillo y del turismo estacional. Por otro lado, está la vía restauracionista de Vox, que pretende atrapar a España en un túnel del tiempo que nos retrotrae al modelo caciquil franquista.

La vía progresista de Unidas Podemos – En Comú y PSOE enfrenta tres retos de carácter específico y uno de carácter general.

  • Cohesión social: es inaplazable acabar con la pobreza y reducir la desigualdad social, trabajando en torno a tres ejes prioritarios: empleo, vivienda y energía.
  • Cohesión territorial: es preciso equilibrar las tendencias demográficas desiguales entre territorios, que se manifiestan de manera evidente en el índice diferencial de emisión y recepción de migración. Las variables dependientes migratorias (coyunturales) están condicionadas por las variables independientes (estructurales): oportunidades de empleo, infraestructuras de transporte y servicios públicos (educación, sanidad y cultura).
  • Estado plurinacional: hay que avanzar sin complejos en el sistema de múltiples soberanías compartidas. La descentralización del Estado es un pilar esencial en el que descansa la soberanía popular: acercar las instituciones a la gente, para hacer más eficiente el acceso a las libertades y derechos fundamentales. Una concepción republicana de la Libertad que aspira a habilitar la soberanía activa de la ciudadanía. Los “muchos” han de estar en condiciones de destituir del poder institucional a esos “pocos” representantes, cuando el bien público se vea amenazado. Este reto remite a la condiciones de legitimidad de nuestro Estado democrático, social y de derecho. El Estado ha de ser capaz de garantizar la universalidad de las libertades y los derechos de todos y cada uno de los y las ciudadanas, con independencia del lugar de residencia. Esta vocación de universalidad del Estado ha de conjugarse con el respeto por las instituciones de autogobierno territoriales.

Más allá de estos tres retos específicos, la línea de fractura ideológica general a la que se enfrenta el nuevo Gobierno vendrá marcada por la pugna entre el republicanismo universalista y los nacionalismos comunitaristas. Desde una dialéctica progresista y republicana, el nuevo gobierno debe garantizar a todas las naciones del Estado el derecho a cuidar y desarrollar, mediante las instituciones de autogobierno, el patrimonio cultural y territorial que por derecho y por historia les pertenece. De forma paralela y simultánea, los pueblos del Estado están política y moralmente obligados a cumplir con el principio de solidaridad territorial y redistribución de la riqueza. Principio éste que está en el corazón de la interpretación democrática de la Res Publica, término latino que tradujo conceptualmente la Revolución Inglesa como Commonwealth (literalmente, riqueza común), dando lugar al nacimiento del republicanismo moderno en el siglo XVII.

En los tiempos presentes, en los que el capitalismo neoliberal ha alcanzado su cénit, la matrioshka de (macro / micro) nacionalismos superpuestos tiende a ser hegemónica en Europa. Y en esta coyuntura, cabe rescatar la memoria intelectual del sociólogo Ferdinand Tönnies: profesor socialdemócrata expulsado de la Universidad de Kiel, en 1933, por el régimen nacional-socialista de Hitler. Tönies identificó un conflicto nuclear entre: por un lado, la cohesión comunitaria dirigida por una “solidaridad orgánica”, que se compone de sentimientos compartidos hacia una misma tradición cultural; y por otro lado, la integración social dirigida por una “solidaridad mecánica”, que vendría pautada por criterios de eficacia política y económica.

En los años 1930, tras el crack financiero del 29, el capitalismo dejó de ilusionar a las masas y descubrió su verdadero rostro. La lógica individualista y mercantilista erosionó de tal modo los vínculos culturales de las comunidades históricas del viejo continente, que la rebelión por recobrar los lazos comunitarios amenazó con destruir completamente los cimientos de la Europa moderna, es decir, republicana, democrática y liberal. El reverso de esta rebelión nacionalista, que se propagó como la pólvora por toda Europa, fue la construcción de un tipo de sociedad unidimensional que colisionó con los proyectos republicanos europeístas: dirigidos a construir sociedades plurales que albergasen identidades y tradiciones culturales múltiples.

Desde los marcos nacionalistas, históricamente, la afirmación identitaria ha conducido a la negación y a la exclusión del "Otro", cuya radicalidad se ha traducido en discursos y conductas xenófobas y racistas. En el nuevo ciclo político naciente, España puede marcar una estrategia republicana alternativa, en la que la afirmación identitaria tenga como virtud la tolerancia, el respeto y el cuidado de la diferencia. Para ello, debemos fraguar valores cívicos que unan sólidamente a los ciudadanos y ciudadanas de este país, mediante la defensa de los bienes comunes, los intereses colectivos y las necesidades compartidas.

La tarea no es menor, y hemos de estar ojo avizor ante los signos de los tiempos. Tal y como indica Amin Maalouf en su último libro, El naufragio de las civilizaciones (2019): “[nos hallamos] en la paradoja tan perturbadora de un mundo que no deja de progresar en ciencias, innovaciones tecnológicas y desarrollo económico y se ha estancado en todo cuanto se refiere a las relaciones entre las diversas comunidades”. He ahí nuestro reto: construir un país que genere progreso sin dejar a nadie atrás. Construir un país que se sienta orgulloso de sus pueblos, y éstos de su diversidad.

1 Comment
  1. Florentino says

    … El perro cuándo coge bocao Ismael, es muy difícil soltarlo; además llevando tantos años invertidos de connivencia dentro de un «bipartidismo» desbocao, opaco, engañoso y traidor a sus proclamas utópicas. Que separes la siglas de PP+C´s+VoX, cuándo son los mismos elementos de los pactos antiguos, con ese PsoE timorato de barones domesticados por el post franquismo del: ¡ Borrón y cuenta nueva !. Blanquear esta hidra «trifásica, no es fácil y menos después del 15 M. Cuándo el capital fáctico-mediático, puso a trabajar las sombras del poder económico, haciendo un desgaste de personas, partidos que no le eran agradables a los dictados implantados por el régimen… creando viejos partidos, salidos de la cueva FAES; bien adoctrinados, para frenar el tsunami de un tiempo nuevo y sus representantes generacionales; exigiendo una representación en las derivas parlamentarias y sus decisiones. Aquel: ¡¡ No nos representan !!. ¡¡ Democracia real !!…. Ismael, estamos de la virtual hasta más allí !. Ha sido el propio Estado el que se plegó al capitalismo neoliberal, cambiando las reglas del juego, reformando por la puerta de atrás la «Carta Magna», fuera de la soberanía popular. Aquí, nunca existió una «Commonwealth» (riqueza común), es más el actual «mercado común» está regido, orientado por el FMI, y ciertos G 7, G 20… Son las casas ducales de este siglo, todo es para pagar las deudas que han generado los ilustres adoctrinados capitalistas actuales, e incluso haciendo leyes, creando jurisprudencia y borrando la mancha con amnistías fiscales… ¡ la forma actual de blanquear el sepulcro !.
    Hablar de nacionalismos en esta ¿ Nación ?, está bien visto si no metes al «Español», si pretendemos compararlos los actuales del Estado, habrá que empezar por significar cómo han llegado hasta hoy día, en qué situación se encuentran, si son libres estando en armonía con el resto. Un Pueblo, que fué bombardeado, precintadas sus instituciones, declaradas «traidoras» por los genocidas sublevados y recurridas sus decisiones Parlamentarias… Estamos hablando de algo muy, muy grave. Es hora del conocimiento y recordar que hubo un 23 F donde se secuestró la voluntad popular en un Parlamento Europeo. Esto se debe de enseñar en las escuelas. Cuándo hablemos de los nazionalismos.
    El colonialismo, divide para vencer Ismael; esto es muy viejo. Ser Colonialista y nacionalista es la peor referencia para cualquier pueblo y su libertades. El dicho: «Me quiere Andrés… por el interés». Que pueda ser compartido, ese «interés» dentro de los Derechos Humanos Universales… ¿ podrá ser ?. ¿ sabemos qué es el capitalismo colonialista global ?.
    Si, mucho tiempo se necesita… y ¡ saliva !. Así se la clavó, el elefante a la hormiga Ismael !.

Leave A Reply

Your email address will not be published.