45 años de la RASD (República Árabe Saharaui Democrática): logros y retos

  • "A pesar de la ocupación ilegal de una parte de nuestro país por Marruecos, la RASD se ha consolidado en el escenario internacional como un factor de equilibrio y estabilidad"
  • "La RASD es miembro fundador de la actual Unión Africana, participa activamente en todos los foros internacionales y es reconocida por más de 80 países"
  • "Para Europa y, de manera muy particular, para España, la existencia de un Estado saharaui libre e independiente supone un dique de contención ante algunas de las más importantes amenazas que azotan a este país"

0

Abdulah Arabi, delegado del Frente Polisario en España

Extensión: 266.000 km²
Población: 515.000 habitantes
Capital: El Aaiún (195.000 habitantes)
Otras Ciudades: Dajla, Smara, Bojador, La Güera, Tifariti
Idiomas: árabe, dialecto hasanía y español
Moneda: Peseta Saharaui

Hoy 27 de febrero de 2021, el pueblo saharaui celebra el 45 aniversario del nacimiento de su Estado, la RASD (República Árabe Saharaui Democrática). Después de 45 años de lucha y resistencia contra la ocupación es el momento de destacar los logros en todos los frentes. Ha llegado el momento de hacer balance.

A pesar de la ocupación ilegal de una parte de nuestro país por Marruecos, la RASD se ha consolidado en el escenario internacional como un factor de equilibrio y estabilidad en la región del norte de África noroccidental.

El Estado Saharaui se ha dotado de instituciones consolidadas e inherentes a cualquier Estado de nuestro entorno y cuenta con una Constitución que estipula la separación de poderes ejecutivo, legislativo y judicial.

La constitución de la RASD garantiza el acceso a una educación gratuita y obligatoria, así como la asistencia sanitaria mediante la estructura de dispensarios y hospitales y el funcionamiento de un Ministerio de Salud Pública.

La RASD, a nivel militar, cuenta con un ejército de liberación nacional experimentado y dotado de una gran experiencia y conocimiento del terreno donde se desarrolla actualmente la segunda guerra de liberación nacional.

En la escena Internacional, la RASD es una realidad irreversible. Es miembro fundador de la actual Unión Africana, participa activamente en todos los foros internacionales y es reconocida por más de 80 países de todo el mundo y mantiene representaciones en la mayoría de los países del mundo como Frente Polisario.

La RASD es un Estado, no solo como consecuencia de un proceso histórico de consolidación de una identidad nacional, sino desde el punto de vista jurídico por las siguientes razones: Poseer un territorio, aunque gran parte esté ocupado por Marruecos. El territorio tiene fronteras definidas y una población, a pesar de estar en gran parte exiliada en Argelia. Cuenta con un Gobierno organizado, con instituciones, una Constitución y autoridades electas y forma parte de la OUA (Organización para la Unidad Africana) y ahora como estado fundador de la Unión Africana.

A pesar de las duras circunstancias, existe una economía de subsistencia y las instituciones estatales se han mantenido estables desde la creación de la RASD pese a las duras condiciones impuestas por la guerra.

La situación de los territorios ocupados por parte de Marruecos tiene su impacto en lo jurídico, dado que desde 1975 ha vulnerado el régimen de derecho internacional humanitario y el régimen de derechos humanos. La ocupación militar de un territorio, contra la voluntad expresa de su población, es una violación a los Derechos Humanos. Hay una ausencia de salvaguardias en materia de procesos realizados por tribunales militares, en abierta infracción a los Convenios de Ginebra.

Existen desapariciones de personas, detenciones sin orden judicial y debido proceso. Son aspectos que constituyen graves infracciones al DIH y el régimen internacional de los DDHH. Ha habido una modificación drástica de la economía del territorio ocupado, en particular con actividades de explotación: minería del fosfato, concesión de licencias de pesca, y de exploración de hidrocarburos. Esto también constituye no solo una grave infracción al DIH, sino también a los derechos humanos de la población del territorio ocupado. Hay una imposibilidad de disponer libremente de los recursos naturales, dado que la explotación de ellos está controlada por Marruecos, en abierta contradicción del pacto internacional de derechos políticos, económicos, sociales y culturales; y del pacto internacional de derechos civiles y políticos. Debe recordarse que el dictamen de 2002 del Departamento jurídico de la ONU señaló que la explotación de los recursos naturales debe realizarse en conformidad y colaboración de la población saharaui, y en beneficio de esta.

Hoy en día, la RASD es una realidad irreversible y garantía de seguridad, estabilidad y desarrollo económico y social en la zona del Norte de África.

Para Europa y, de manera muy particular, para España, la existencia de un Estado saharaui libre e independiente a menos de 100 Km. de las Islas Canarias, supone un dique de contención ante algunas de las más importantes amenazas que azotan a este país actualmente, garantizando además un marco propicio para una relaciones de buena vecindad y el entendimiento.

Un Estado Saharaui libre e independiente es la única solución.

Leave A Reply

Your email address will not be published.