Open Government: Los retos del gobierno en la era digital

1

César Calderón * 

Cuando hablamos de Gobierno abierto, existe ya un razonable consenso en la incipiente doctrina de que en esencia nos estamos refiriendo a una evolución de nuestro sistema democrático de convivencia y valores, basada en el establecimiento de mecanismos para la transparencia de los gobiernos así como de espacios permanentes de colaboración y participación de los ciudadanos más allá del ejercicio de derecho de sufragio cada cuatro años.

Hablamos, pues, de saltar desde nuestro viejo modelo de democracia representativa a un modelo de democracia deliberativa que aproveche las posibilidades que proporcionan las TIC a los ciudadanos para participar en los procesos de toma de decisiones de los gobiernos más allá del ya mencionado derecho de sufragio o de la participación en organizaciones sociales tradicionales.

Un Gobierno abierto es aquel que entabla una constante conversación con los ciudadanos con el fin de oír lo que ellos dicen y solicitan, que toma decisiones basadas en sus necesidades y preferencias, que facilita la colaboración de los ciudadanos y funcionarios en el desarrollo de los servicios que presta y que comunica todo lo que decide y hace de forma abierta y transparente.

La idea de Gobierno Abierto no es nueva, de hecho es tan vieja como la propia democracia y subyace a la mayoría de las constituciones y leyes fundamentales de los estados occidentales modernos, y consecuentemente, los estados se han dotado de un amplio andamiaje jurídico que ofrece espacios de consulta y participación a un amplio abanico de intermediarios sociales, fundamentales a la hora de dotar a las leyes de apoyo social y profundidad democrática, o al menos de su apariencia. Pero es solo ahora, con el avance tecnológico que ha propiciado la llamada web 2.0 o web social y la extensión de Internet como red global, cuando puede comenzar a ponerse en práctica de forma masiva y con unos costes asumibles para los estados.

La violenta irrupción de Internet como fenómeno global en la vida social de nuestro mundo está produciendo un incuestionable cambio de paradigma en la forma en la que los ciudadanos se relacionan -o quieren relacionarse- con los gobiernos, permitiendo interaccionar a gobernantes y gobernados en planos perfectamente horizontales y sin que ningún otro agente intermedie en esa conversación.

A través de Internet y de la web social, es el ciudadano, el individuo, quien puede tomar el poder, organizarse, tejer redes sociales, construir las arquitecturas sociales efímeras- necesarias para una reivindicación concreta, y desaparecer tras ello sin voluntad de permanencia y asimismo los gobiernos pueden cumplir con su deber de transparencia hacia la ciudadanía estableciendo canales abiertos de información, colaboración, participación y servicio al ciudadano.

Portada del libro de próxima aparición `Open Government´

El Open Government, que se populariza gracias al Open Government, manifiesto publicado por Barack Obama en su primer día en la Casa Blanca, toma multitud de elementos de la rebeldía apasionada del movimiento hacker promotor del Open Source, esto es, del software libre, que pensaban –y siguen pensando– que tiene sentido ético y económico crear programas informáticos compartiendo el código de los mismos y entregarlos a la comunidad para su desarrollo y disfrute.

El Open Government es en definitiva una propuesta de transparencia radical de los gobiernos a través de la red, de colaboración, de apertura a la participación ciudadana en todos sus ámbitos, incluida la agenda legislativa. Una apuesta, en definitiva, por la defensa de los valores de lo público, basada en la utilización intensiva de las nuevas tecnologías.

(El libro 'Open Government- Gobierno abierto', editado por Algón Editores, y  realizado por 17 autores españoles y latinoamericanos se presenta el próximo día 5 de Mayo en la fundación Ortega y Gasset de Madrid)

(*) César Calderón (Bermeo, Vizcaya, 1969). Socio Director en Autoritas Consulting. Profesor del máster de comunicación institucional de la Universidad de Alcalá de Henares y del postgrado de comunicación política de la Universidad Pontificia de Comillas ICADE. Además, es autor de uno de los blogs políticos más leídos del país, netoratón 3.0.
1 Comment
  1. Franesco says

    Qué bien se explica el jodío…

Leave A Reply

Your email address will not be published.