Zaplana y Villa, la tele del PP

11

Eduardo Zaplana, durante un acto celebrado el pasado lunes en Madrid. / Ángel Díaz (Efe)

Se habla de Eduardo Zaplana como nuevo director de RTVE, la televisión pública española. El que fuera presidente de la Generalitat valenciana, actualmente Adjunto al Secretario General de Telefónica, es perfecto para un puesto de tal responsabilidad y relevancia audiovisual. Y no solo por el hecho de que venga maquillado de serie… Zaplana es amigo de Rubalcaba, con lo cual no sería del todo imposible que PP y PSOE alcanzasen un consenso.

Después del papelón realizado junto a Acebes el 11-M, es normal que el PP piense en recuperar a Zaplana para un cargo de gran responsabilidad. Tenga en cuenta que nuestro hombre ha sido portavoz del partido, un trabajo muy similar al que realizaría al frente de TVE. Rajoy solo tendría que darle instrucciones para algunos pequeños detalles personales, como por ejemplo que comprase la vuelta ciclista a Galicia. Me preocupa, eso sí, la capacidad de Zaplana para comunicar los avances conseguidos con la tele pública: “Otras veces hemos vividos sucesos parecidos donde nadie daba crédito a que un supuesto se pudiera confirmar, y saben a qué me estoy refiriendo… y al final los hechos eran una barbaridad y eran muy graves pero habían ocurrido”, dijo tras los atentados del 11-M.

Imagen de archivo de Ignacio Villa. / Efe

Todo es posible. El PP sugirió que había que privatizar las televisiones públicas, pero eso fue en los tiempos en que gobernaba el PSOE. Ahora, con el poder al alcance de la mano, no pueden renunciar al control de semejante altavoz. “Las televisiones públicas se han convertido en un instrumento de propaganda del Gobierno y de su presidente. No quiero una televisión a mi servicio”, dijo María Dolores de Cospedal cuando reinaba Barreda. Y aseguró que en los últimos cinco años, Radio Televisión Castilla-La Mancha había costado 500 millones de euros, dinero con el que se “podrían haber hecho muchas cosas, como mejorar la calidad de la sanidad y la educación en Castilla-La Mancha”. Ahora que gobierna ella, en lugar de anunciar la privatización de la televisión autonómica  nombra a Ignacio Villa, periodista de la COPE, nuevo director de la cadena.

Villa ha sido el facha de manual contratado por diferentes cadenas, desde Telemadrid a La Sexta pasando por TVE, para poner un toque de color ultra a sus debates. Siempre tendencioso e irritable, nunca equilibrado, jamás ecuánime, Villa era un esperpento como tertuliano y será, no me cabe duda, un fiel propagandista de las maniobras de Cospedal.

Pese a la trascendencia de la noticia, que desnuda definitivamente las intenciones de la nueva presidenta castellano manchega, podríamos considerar que se trata de una minucia, una simple anécdota. Lo importante es que, si el PP es capaz de manipular de esta manera con la televisión, qué no hará con aquello realmente importante y jugoso a la hora de recortar o privatizar: la sanidad, la educación… En Madrid, Esperanza Aguirre ya ha reducido en más de un 10% la plantilla de profesorado en los centros de Secundaria y Formación Profesional (más de 2.000 profesores), mientras que 91 de sus asesores cobran más que Zapatero.

P.D.

Seguimos hablando de políticos castellano manchegos de gran nivel. Bueno, José Bono es mucho más que un político. Es un artista. Incluso diría que es mejor artista que político. No se pierdan esta impecable imitación de Torrente: “Estoy ya hasta los huevos. Estoy trastornao”, dijo en el Congreso, utilizando ese deje entre arrastrado y chulesco que encumbró al policía interpretado por Santiago Segura.

[youtube width="608" height="466"]http://www.youtube.com/watch?v=J6LbWzNHmHU&feature=player_embedded[/youtube]

11 Comments
  1. Selito says

    Cuando ayer comentabais de lo Nacho Villa la verdad es que no le ponía la cara. Cuando lo he hecho, la expresión ha sido «¡Coño, si es el tocapelotas de Al Rojo Vivo!», ese hombre que cada vez que hablaba alguno de la cuerda de enfrente, invariablemente, metía cuña y no dejaba hablar a nadie. Podrá decir alguien que eso lo hacen todos en este tipo de tertulias (bueno, en todas las tertulianas televisivas) pero es que lo de este tipo es arte, salero y una habilidad sin fin para ser irritante quetekagas.
    Lo que no debe sorprender a nadie es el «dondedijedigodigodiego» de la Cospe, habilidad muy extendida entre la casta política (uy, no, casta no, que se ofenden los de la casta si les llamas casta). Al fin y al cabo es algo evolutivo, como especie somos poco más que adolescentes empezando la ESO y esta actitud es típica de la edad del pavo: «Tu jguete es una mrda, t lo voi a kitar y t lo voi a rmper» «Pues aora ke t lo he kitao me lo kedo, ke me gsta, pro no juego kontigo. Voi a jgar kn mi amigo Nacho, kontigo no me junto»

  2. feko says

    Que les pregunten a los de Benidorm, por sus fantasticas obras, la que nos espera….

  3. Carlos G says

    Jamás saldremos del fango (audiovisual). De los otros fangos probablemente tampoco.

  4. Carlos G says

    Y volverá la tele del urdaci -u otro parecido, y las corridas de toros, y mucho futbol, y los desfiles de lencería de joseluismoreno, y las visitas del papa en directo, y rajoy inaugurando una inauguración, y tiempo de oración, y amor al capital y las agencias de rating, y resignación cristiana, y el matrimonio aznarbotella presidiendo actos de caridad con cuberteria de plata, y la palabra de los obispos, y los sacrificios inmensos que haremos los más pobres una vez más, por culpa del socialismo zapateril que nos llevó a esta laceria, y el recuerdo inmensamente plácido del gobierno -algo autoritario, sí, pero era necesario- del generalísimo, y, en fin tantas cosas, que iremos viendo. Que Dios nos pille confesados, o algo.

  5. remoloncete says

    Normal, después de como iba en la procesión, querrá recuperar las esencias católicas de la región, después de décadas de socialismo (¿?). Parece que sigue habiendo dos Españas en la reallidad y, también, en la política virtual y televisiva.

  6. nvisibol says

    En fin, mientras no me toque el Clan TV, en mi casa no se notará…

  7. Catalina says

    Personalmente cerraria las televisiones privadas, que han empobrecido los contenidos, denigrado el castellano, y rebajado el nivel cultural de la población quedandome con las televisiones públicas y que estan vivan de la tarta publicitaria.

Leave A Reply

Your email address will not be published.