Televisión de bajos instintos

5


Si usted pasea estos días por los pasillos de las grandes cadenas de televisión verá a los directivos sonrientes, exultantes, eufóricos… Los responsables del prime time de Antena 3 o Telecinco andan muy cachondos, tanto que no se la araña un gato. Están más excitados que Nacho Vidal en su primer día de rodaje, y babean como el perro de Pávlov ante un chuletón del Asador Julián de Tolosa. Es el olor de la putrefacción, el sabor de la sangre, el regusto a muerte, la pasión por el dolor ajeno. ¡Comienza el juicio del caso Marta del Castillo! Tiempo de grandes audiencias conseguidas a bajo coste. Horas y horas de televisión macabra, con cientos de periodistas mediocres haciendo periodismo de baja estofa. “El fiscal explica la violación y el estrangulamiento con la alargadera”, se puede leer en la pantalla del televisor, junto al logotipo de Antena 3.

Es tiempo de sicópatas. Veinte cámaras de televisión esperaban desde primera hora de la mañana en la puerta de la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Sevilla. Un total de 150 profesionales de 40 medios de comunicación locales, regionales y nacionales de prensa, agencias, radio, televisión e Internet están acreditados.  “Nadie debería lucrarse por la retransmisión del juicio”, pidió el padre de Marta del Castillo. Como respuesta, el acontecimiento está siendo cubierto mediante señal institucional, realizada por la televisión autonómica Canal Sur, la cual se sirve a todos aquellos medios que la requieran. La ubicación de las cámaras es, según un auto dictado por la Audiencia Provincial, “la misma que tendrían los ciudadanos mejor situados dentro de la sala de vistas en espacio dedicado al público, en la situación más cercana a los estrados del tribunal”.

“Tenemos señal desde el interior de la Audiencia Provincial de Sevilla”, advierte orgullosa Susanna Grisso (Antena 3). Las televisiones saben que sólo una cosa interesa más a la gente que la propia gente: la gente muerta. En el programa de Ana Rosa presumen de haber entrevistado “a la abogada de Miguel Carcaño y a 57 testigos del caso”. Después anuncian Diadermine, una crema anti edad que combate los signos de la menopausia. No existe el pudor: todo vale si el audímetro tiende al alza y anima a la publicidad a financiar el programa. Los presentadores de magazines e informativos se calzan la bata de forenses, dispuestos a hacer la televisión más hedionda y rastrera posible, la más rentable. Poca inversión, mucha rentabilidad.

Publicidad

Todos los informativos incluyen el tema en titulares, y desarrollan la información con detalle. Golpeada con un cenicero en la cabeza, abusos sexuales, estrangulada con un cable, violación, el cadáver desaparecido quizá flote en el Guadalquivir… Y esto no ha hecho más que empezar: a medida que pasen los días aumentará la competencia entre cadenas, y descenderá el nivel moral de las mismas. Viene siendo así desde que, hace 17 años, Nieves Herrero convirtiera en espectáculo el dolor de los padres de las niñas asesinadas en Alcásser (Valencia). Lo peor está por llegar. La televisión indigna, abyecta, de bajos instintos. Una degradación inversamente proporcional al aumento de la audiencia. Es decir, de la publicidad. Y de los sueldos de los ejecutivos de las cadenas.

5 Comments
  1. Mik2 says

    Me pregunto que argumentos utilizará nuestro buen amigo Albéniz para intentar hacernos ver que esto que va a emitir la Sexta es un programa de contenido «humano» y no como un ejemplo más de telebasura pura y dura:

    http://www.dentrotele.com/2011/10/04/la-sexta-prepara-la-adaptacion-de-one-born-every-minute/

  2. favitinlena says

    Nos espera buena con el caso «niños de Córdoba». Todo tremendo, el caso mismo y, el trato en las cadenas de TV

Leave A Reply

Your email address will not be published.