Es el momento de la economía verde

12

Juan López de Uralde *

Según el Ministerio de Hacienda, nos ha costado más de 77.560 millones de € subvencionar el ladrillo. Esta es la nada despreciable cantidad que el Estado ha dejado de recaudar desde 1979 por la deducción fiscal por compra de vivienda.

El resultado de esta política ya es conocido. Los 77.560 millones no han resuelto ni de lejos el problema de la vivienda. Por el contrario, han generado un modelo de urbanización insostenible, han hecho crecer la mayor burbuja inmobiliaria del mundo, han engrosado los balances de cuentas de las grandes constructoras, han hipotecado a miles de familias que ahora no pueden hacer frente a las exigencias de los bancos, han favorecido la especulación y han dejado un reguero de casos de corrupción urbanística. Y lo que es peor, han impulsado a muchas personas a abandonar los estudios porque trabajar en la construcción era lo más.

En resumen, el Estado ha destinado 77.560 millones de € en poco más de 30 años para dejar un modelo productivo pobre, débil, en el que ni la cualificación de los trabajadores ni la inversión en I+D+i ha sido nunca una prioridad.

Esta estrategia ha sido compartida por todos los partidos tradicionales. Todos. Aún hoy, cuando los jóvenes han tomado las calles diciendo que tienen derecho a una vivienda digna, se pueden ver en los debates electorales competiciones para ver quién es el que ha construido más. Y basta repasar la geografía municipal para comprobar que la estrategia del ladrillo no es sólo cosa del bipartidismo.

¿Y ahora qué hacemos? Hemos desperdiciado 30 años para haber creado un tejido productivo basado en otros criterios: sectores con futuro, innovadores, intensivos en mano de obra cualificada y con condiciones laborales dignas. Pero la apuesta de los partidos tradicionales fue otra y ahora toca lamentarse del número de parados y concentrar las propuestas en el por qué no hay vocaciones empresariales, en la flexibilización del mercado laboral o en los incentivos económicos al empresariado.

No, no, no. Es el momento de la ECONOMÍA VERDE. Por tres razones: ecológicas (para evitar el cambio climático y el expolio de los recursos naturales), económicas (porque es un nicho casi inexplorado de empleo en nuestro país) y, sobre todo, sociales, porque permitiría defender el modelo social europeo de derechos que hoy corre peligro por haber apostado por el ladrillo como base de la estructura económica.

Según el Observatorio de la Sostenibilidad en España, dependiente del Gobierno, se podrían crear 2,7 millones de empleos verdes en sectores como las energías renovables, el ahorro y la eficiencia energética, la movilidad sostenible, la gestión de los residuos, la agricultura ecológica, la silvicultura, la educación ambiental, etc. Pero eso sólo será posible si quien toma las decisiones tiene una visión de su país para dentro de 10 años y sabe a dónde quiere llegar.

EQUO tiene una visión del país que quiere dentro de 10 años. ¿Por qué Alemania tiene 4 veces más empleos verdes que España? Porque hace diez años visionaron un país así. EQUO quiere un país lleno de placas solares en los tejados que permitan reducir nuestra dependencia energética, reducir las emisiones y crear mucho, mucho empleo. Para ello, concentrará los recursos que se tengan en potenciar la demanda de los vecinos con ayudas para reflotar un sector que ha perdido 20.000 empleos en los tres últimos años. O incluso sin dinero, legislando para que lo producido por esos paneles pueda ser descontado del recibo de la luz de cada casa. Y lo tendrá que hacer enfrentándose a los intereses de las grandes empresas de energía que no quieren un país así. Entre otras cosas porque les haría perder mucho del control que hoy tienen sobre el mix energético y reduciría progresivamente la necesidad de nucleares, carbón, centrales térmicas.

Pero no sólo habrá que vencer las resistencias de las eléctricas. Éstas comparten consejos de administración con constructoras, bancos y cajas. Este conglomerado ha sido el que ha determinado la estructura productiva de nuestro país (energía, infraestructuras, viviendas) y los partidos tradicionales no sólo no han sido beligerantes, sino cómplices: tenemos a los ex presidentes como asesores de las grandes empresas de energía, a todos-todos los partidos tradicionales en los consejos de administración de las cajas (incluso dirigiendo los procesos de privatización) y a un sinfín de alcaldes de uno y otro color político reclamando que el AVE pase por su pueblo.

Si realizásemos un Plan de Rehabilitación Verde de viviendas para mejorar la eficiencia energética de 2,25 millones de casas y 150 mil edificios en los próximos 4 años, generaríamos casi 400 mil empleos en el sector de la construcción, el más castigado. Para ello necesitaríamos cerca de 25 mil millones de euros. ¿Y de dónde sacamos ese dineral? Pues es cuestión de prioridades. El Plan E destinó 13 mil millones para hacer obras por toda España y ya sabemos el resultado: más paro y más cemento.

Pero hay más vías de financiación. Hoy en día se subvenciona directamente sin ningún criterio adicional la compra de un automóvil. Y hasta hace poco cobrábamos por tener un bebé, necesitases el dinero o no. O llevamos destinando miles de millones de euros a mantener viva una fuente de energía sin ningún futuro como el carbón, aplazando sine die las alternativas económicas que necesitan las cuencas mineras y condenando a las generaciones futuras a más paro. ¿Por qué no destinar todos estos fondos a desarrollar un fuerte tejido empresarial verde que nos puede sacar de la crisis de forma respetuosa con el medio ambiente? Y todo esto sólo hablando del lado del gasto, porque los fondos también serán mayores si paga más el que más tiene como piden las propuestas fiscales de EQUO.

No es un problema tecnológico ni de formación de los trabajadores, porque las mejores empresas de renovables son españolas. Es una cuestión de prioridades y de levantar la voz contra los que hacen política desde los consejos de administración de las empresas. Si no hacemos esto, seguiremos debatiendo sobre si es caro o barato despedir. En ese debate no encontrarán a EQUO.

(*) Juan López de Uralde es el cabeza de lista de EQUO por Madrid.
Programa de EQUO.
12 Comments
  1. carlos says

    Si vale, pero no se puede partir de un error de base: las desgravaciones fiscales a la vivienda son las responsabales de la burbuja inmobiliaria.
    Un error de base porque es un argumento muy pobre. El derecho a una vivienda digna es un derecho fundamental y por lo tanto sin desgravaciones u otras ayudas a muchos ciudadanos se les haría imposible el acceso a la vivienda. Otra cosa es una desgravación fiscal igual para un parado a Amancio Ortega, pero ese es otro planteamiento que ud. no hace y, por lo tanto, tendrá que quedar para otro dia.

  2. negras tormentas says

    Pienso que el secreto inconfesable de Ecuo es, frenar a IU.

  3. luisje says

    Desde luego, comparto con Carlos que las desgravaciones fiscales (que ahora quiere recuperar el PP) han beneficiado fundamentalmente a las propias constructoras, que se los quedaron por la vía de subir precios, pero igualmente responsables fueron los bancos, que financiaban a las constructoras y daban créditos sin las debidas garantías a usuarios que, en la mayor parte de las veces actuarían de buena fe, haciendo un esfuerzo importante para adquirir su vivienda, pero en muchos otros también lo hacían como mera inversión especulativa… y ello ante gobiernos, de un color u otro, que no hicieron nada para corregirlo a tiempo. Bien es verdad que, en aquellos años, el gobierno que hubiese puesto limitaciones a los bancos (control de las condiciones de concesión de crédito) o a las constructoras por la vía de limitar las desgravaciones o controlar la especulación del suelo por parte de los ayuntamientos, se habría puesto una enorme soga electoral al cuello, pero esa es la misión de los gobiernos, mirar por los intereses del país y no de los partidos.

  4. luisje says

    Personalmente no comparto el punto de vista de «negras tormentas». Es verdad que, desde una perspectiva de izquierdas hubiese sido mejor que Equo e IU compareciesen juntos a las elecciones, pero la realidad es que son dos partidos con formas muy diferentes de organizarse, uno (IU) muy estructuralizado, que lleva años agrupando a organizaciones de izquierda y ecologistas pero que está fuertemente mediatizado por el PCE y que ha fagocitado de hecho todas estas organizaciones, y otro (Equo) que es un partido más horizontal, menos jerarquizado.
    Otro punto que me parece importante es que el ecologismo y sus implicaciones sociales, económicas y políiticas no es parte del núcleo central de la propuesta de IU; a diferencia de Equo, que si se define como un partido ecologista en la vertiente del ecologismo político y así lo refleja en su programa y en su vinculación con el Partido Verde Europeo.
    Por estas razones, aunque evidentemente comparten muchas cosas, creo que son proyectos diferentes que merecen presentarse de forma independiente a la cuidadanía, aunque ello pueda ser contraproducente desde el punto de vista electoral.

  5. juanpe says

    el derecho a la vivienda es fundamental para cualquier persona.Existen multitud de formas de ayudar a conseguirla sin dar desgravaciones fiscales u otro tipo de ayuda directa, simplemente gestionando el suelo y tasando el precio se consiguen mejores resultados pero claro así hay menos oportunidades de meter la mano en el tema para políticos, alcaldes, etc…, es sólo cuestión de prioridades y de querer hacer las cosas con honradez.

  6. juanpe says

    en cuanto a presentarse por separado equo e iu, estoy completamente de acuerdo ya que si equo quiere ganarse un hueco en el panorama nacional tiene que diferenciarse de cualquier otra tendencia y proponer con valentía sus propuestas aún a consta de ser literalmente barridos por el huracán pp-psoe esta vez y tener claro que si hemos venido es para quedarnos, no es una propuesta oportunista ni momentanea. Nos quedamos porque tenemos mucho que decir.Las propuestas verdes SI solucionan temas económicos así como la economía tiene mucho que ver con los planteamientos «verdes».

  7. SOTANA ROJA says

    Como marca blanca del PSOE lo estáis haciendo bien, es más el Plural que es defensor a ultranza del PSOE os hace publicidad a todo trapo a Equo para restar votos a la verdadera izquierda de este país que es Izquierda Unida.
    El Plural da cancha a un partido que no tiene ningún voto antes de las elecciones ,en cambio a ERC,BNG,PCPE,UC,etc de estos no se acuerda ,trabaja el VOTO INUTIL de PSOE+EQUO.

    EL VOTO UTIL ESTA EN IU.

  8. SOTANA ROJA says

    Equo= al pijo de Uralde+ la Conversa de Ines Sabanes

  9. SOTANA ROJA says

    UPyD es la marca blanca del PP-
    Equo es la marca blanca del PSOE.
    Rosa Aguilar es la Conversa de PSOE,
    Ines Sabanes es tambien una Conversa que prefiere ser «Cabeza de Raton,que cola de león»

  10. dito says

    Tenemos que implementar el cambio para llegar a un nuevo modelo energético. El actual Sistema Económico esta fundamentado en la sobreexplotación ,con una profunda irracionalidad, hacia los médios naturales asi como de la falta de medidas de seguridad que preserven el Médio Ambiente y las personas que en el habitan.La irracionalidad fundamental del neoliberalismo está en el núcleo de la crisis de nuestra civilización planetaria. Dicho camino nos conduce a la autodestrucción como civilización. En nuestra sociedad estructurada en clases se esta dando que determinados grupos sociales pueden tener la disyuntiva de caer inexorablemente en la miseria o perecer a causa de tal o cual vertido tóxico. Y este es el camino al que nos esta empujando a nosotros, la sociedad capitalista mundializada contemporánea. La conversión en guetos de las ciudades de los suburbios hungaros y los cordones que rodean a las ciudades de provincia en vías de desindustrialización, el futuro radicalmente cerrado para la mayoría de quienes allí nacen, y los reflejos de temor ante las repercusiones que los desastres que la desidia y la apatia mundial favorecen…. Aznalcóllar, Golfo de México,Boppal, o ahora Hungria.. larga es la lista . No podemos guardar silencio y esconder la cabeza, quién contamina paga.

  11. anxolotl says

    ¡Militantes de IU apelando al voto útil! Vivir para ver…

Leave A Reply

Your email address will not be published.