Mañana, a trabajar

7
Mariano Rajoy y su esposa, Elvira Fernández, pasean por un parque próximo a su domicilio, el sábado pasado, durante la jornada de reflexión. / Diego Crespo (Efe)

Habían pasado ocho horas desde la arrolladora victoria del Partido Popular en las elecciones generales y Ana Pastor comenzó a presentar, como si nada, la edición del lunes de “Los desayunos de TVE”. O sea, que la cosa no era para tanto. Que los del PP no son unos ogros facinerosos que, babeando sangre y sudando rencor, iban a desmantelar la televisión pública sustituyendo a periodistas como Pastor, según el PP carentes de “espíritu autocrítico”, por periodistas con espíritu autocrítico a cascoporro, como Alfredo Urdaci, Sáenz de Buruaga o el mismísimo Sánchez Dragó. No había nada que temer. Ya ven, han pasado las horas y TVE sigue como si nada. Con Ana Pastor y todo. A eso le llamo yo grandeza democrática, sentido de Estado y respeto por la libertad de expresión. ¡Bien por Rajoy!

“Yo mañana me voy a poner a trabajar”, advirtió  Rajoy desde el balcón de Génova, para delirio de sus incondicionales, nada más conocer los resultados electorales. ¡Acabáramos! El PP no ha tocado todavía la televisión pública, Ana Pastor sigue presentado “Los desayunos…”, y Sánchez Dragó continúa eyaculando interiormente en las páginas de El Mundo, porque la jornada laboral de Mariano aún no ha comenzado. ¡Verán cuando se ponga!

Pero no se fíen: igual no se pone. Hace seis meses, el pasado 22 de mayo, en el mismo escenario y durante la celebración del éxito de su partido en las elecciones municipales, Mariano dijo lo siguiente: “A partir de mañana me pondré a trabajar”. La frase, sospechosamente parecida a la pronunciada la noche del pasado domingo, invita a pensar que el nuevo presidente no acaba de arrancar. ¿Recuerdan el baldosín que cuelga en algunos bares de corte clásico con la leyenda “Hoy no se fía, mañana sí”? Toda una declaración de principios, ¿verdad? Pues corre el rumor en Génova de que Rajoy ha encargado uno en el que se puede leer: “Hoy no se trabaja, mañana sí”.

Dejarlo todo para mañana y triunfar en política, o en el cultivo del níscalo, es algo al alcance de muy pocos. Mariano tiene ese don. Hombre de silencios más que de palabras, Mariano ha cimentado su lenta pero exitosa carrera en la prudencia, la circunspección y el mutismo. Y en una frase que, en un país con casi cinco millones de parados y viniendo de todo un presidente del Gobierno, sólo puede entenderse como una genialidad, como una invitación a la esperanza, como un mantra para desempleados de larga duración: “Yo mañana me voy a poner a trabajar”.

7 Comments
  1. qq says

    Rajoy lleva varios años sin hacer ni el huevo en su propio partido, dejándose rodear de extremistas de derecha que desprotican a cada minuto, de corruptos gürtelianos organizadores de bodas escorialenses, y de presuntos gestores intachables cuya única propuesta es recortar derechos. Mientras tanto, su único mérito, si es que se le puede catalogar como tal, ha sido conseguir cuasi mágicamente la habilidad de no mojarse ni debajo del agua.

    Si es incapaz de poner orden en su propia casa, si lleva años sin trabajar en ella, ¿cómo demonios va a conseguir hacerlo en su país?

    Saludos.

  2. favitinlena says

    Un poco de paciencia XD

  3. Oghaio says

    Yo mañana me voy a poner a ir al gimnasio…

  4. SOTANA ROJA says

    Viva el Vino español. Los ciudadanos españoles se hacen el HaraKiri votando a partidos de derechas(PP,CiU,PNV,UPyD,España 2000) 14.000.000 de votos para recortar aún más el Estado de Medioestar.
    Como Dios Manda,pero a La Iglesia de dios ,ni tocarla.

Leave A Reply

Your email address will not be published.