Una emoción, dos mujeres

10

Hoy le voy a contar la historia de dos mujeres que se emocionan. Dos mujeres que al contar la misma historia, la de los desahucios, una de las miserias que más vergüenza causan a la actual sociedad española, no pueden evitar que se les haga un nudo en la garganta. No es para menos: desde el inicio de la crisis se han producido en España 300.000 ejecuciones hipotecarias, que han puesto contra las cuerdas a otras tantas familias. Desahucios que han arrastrado al suicidio. Las dos mujeres de las que le hablo son Ada Colau, portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), y Soraya Sáenz de Santamaría, política de élite que en estos momentos dirige el país.

Colau estuvo el pasado martes en el Congreso de los Diputados, durante una Comisión de Economía. Durante su intervención, 40 intensos minutos, reprochó a la Cámara su indiferencia ante lo que denomina “la estafa inmobiliaria”. La representante de la PAH puso patas arriba la sala con un discurso tan apasionado como razonable y bien construido. Y se atrevió a llamar “criminal” a Javier Rodríguez Pellitero, un vicesecretario de la Asociación Española de Banca que en intervención previa había dicho que “el sistema hipotecario español es bueno”.

Pero la comparecencia de Ada Colau no se entiende en toda su grandeza si no la comparamos con la que hizo hace solo unas semanas, tras la firma del convenio para la creación del fondo social de vivienda, Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta primera, ministra de la Presidencia y portavoz del Gobierno. “Hay pocas veces en que un Gobierno puede ponerse sentimental, yo no lo voy a hacer” (Risas), aseguró Sáenz de Santamaría al tiempo que soltaba, con forzado tono entre etílico y teatral, una serie de frases melodramáticas y empalagosas sobre la familia, la solidaridad, las dificultades, la esperanza, la protección, la cobertura de unos poderes públicos y las inversiones equivocadas.

Si soportan el video completo verán cómo Sáenz de Santamaría se conmueve de manera especial ante la mirada atónita de Ana Mato, otra mujer con la sensibilidad a flor de piel. Tanto como para gastarse 4.680 euros en confeti para la fiesta de cumpleaños de su hija. “Esto nos puede pasar a todos”, dice Sáenz de Santamaría ante una colega de partido y Gobierno que disfruta de "servicios turísticos" regalados, celebra comuniones "gratis total", y en las juergas familiares dispara cañones tierra-aire cargados con 300 kilos de papelillos de colores.

Un país, una emoción, dos mujeres.

10 Comments
  1. Esther says

    Realmente emocionante el discurso de Ada Colau. La gente realmente interesante, claramente no se mete en política. Aquí las pruebas.

  2. inteligibilidad says

    Grande el discurso de Ada Colau, lo vi enterito. Gracias por ponerlo aquí y a Cuartopoder por ponerlo ayer de portada. No merece menos.

  3. Mecacholo says

    Esther: la gente interesante como Ada Colau está metida hasta las cejas en política. ¿Qué es sino política (de la buena) luchar contra los deshaucios, contra unas leyes injustas, contra los políticos profesionales que ejercen de espaldas al pueblo? Eso es pura política. La pena es que no haya suficientes ciudadanos como Ada que asuman que la única forma que tenemos de impedir que los sinvegüenzas ocupen la política es ocuparla nosotros, con el firme propósito de no caer en lo mismo que ellos. Ya hay políticos decentes que ocupan una plaza arrebatada a los sinvergüenzas, pero necesitamos que sean mayoría. La única solución es que nos impliquemos todos más en política, no que demos la espalda a la política. Por eso creo que la idea que subyace en tu comentario hace mucho daño, aunque espero que no te tomes a mal el mío.

  4. Selito says

    «Un país, una emoción, dos mujeres.»

    Poniéndonos en plan Codigo Da Vinci y sacando los números sería «1, 1, 2»
    Es decir, 112. Teléfono de emergencias.
    ¿Mensajes ocultos, Boss? 😆

  5. qq says

    +1, Meca. El problema no es que la gente como Ada Colau no se meta en política (que se mete, y mucho, como bien dices), sino que la gente como ella vea imposible ocupar puestos de responsabilidad en los partidos y los gobiernos, por la endogamia, la estupidez y el mafiosismo (valga el palabro) de la clase política dirigente española. Con gobernantes como Ada sí que saldríamos de la crisis. Nosotros, la gente, que somos los que debemos salir, no los bancos y sus ladrones.

  6. krollian says

    Cuando la calle es representada por una voz con argumentos en las altas instancias, a muchos la corbata les ahoga.

    Una voz de los desahuciados ante los cómplices por acción u omisión de la usura respecto a una necesidad, que se describe en un ¿papelito? llamado Constitución Española. Concretamente en el artículo 47.

  7. Ángel says

    Si la voz de los que tienen problemas con las hipotecas es la de Ada Colau, que se vayan tentando las ropas. ¡Qué nivelazo en la argumentación! «Pedo, culo caca». Seguro que si ha trabajado en algo ha sido dando clases a niños de tres años.

  8. Fg890954 says

    El portavoz de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas-Stop Desahucios, Ada Colau, calificó ayer de «criminal» al secretario general de … en principio esto esta mal, pero que muy mal, pero si se analiza el asunto, vemos que es una rección consecuencia de unas acciones que no son correptas, yo en estos momentos no tengo problemas con mis hipotecas, pero no se si las podre tener en un futuro o mis descendientes. Yo entiendo que si los famosos papeles de Barcenas no son correctos, es una canallada, que debe caer todo el peso de la Ley contra los conspiradores, los que ha sabienda de que no son ciertos los difunden sin antes haber intentado presentar las correspondientes demanandas judiciales, si lo hacen con el unico interes en vender o perjudicar, habra que llamar a Ada Colau, que tiene todos mis respeto y admiración. Si la oposición no hace nada, lo unico que se puede entender es que tambien tiene muchas cosas que ocultar.
    De seguir así las consecuencias pueden ser graves y luego no podemos hechar marcha atras.
    El tema Sanitario, es la joya de la Corona de España y si hay desarreglos o derroches, arreglemeslo, pero no lo destruyamos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.