Robo, sodomía, violación

5
Centenares de personas se manifestaron ayer en Nikosia contra la ratifiación del paquete de medidas del Eurogrupo. / Flip Singer (Efe)

La portada del número 2 de Mongolia (mayo 2012), una imprescindible revista de humor y periodismo, parecía insuperable: “El Rey podría violarte”. Era una exageración jocosa, pero no tanto, puesto que justo debajo de tan llamativo titular se podía leer, entre paréntesis, la siguiente frase: “Y no le pasaría nada porque el artículo 56.3 de la Constitución lo declara inimputable”.

Los lectores de Mongolia se tronchaban con semejante desparrame. “¡El Rey podría violarte!”. Una frase para llamar la atención que, hace poco menos de un año, nos hacía gracia por atrevida, desproporcionada, surrealista y, por qué no decirlo, ingeniosa. Humor sin contención, sin censuras, sin barreras, sin freno. Justo lo que necesitamos para escapar de la dura realidad… sin perder contacto con la misma.

Hoy, apenas diez meses después, esa realidad de la que hablamos comienza a dejar la portada extrema de Mongolia en un chascarrillo de patio de convento de clausura. El lector quizá se mueva intranquilo en su silla: ¿ha abusado su majestad de alguna mujer, en lo que supondría el declive definitivo de la decrépita monarquía? No que se sepa. Hasta la fecha, todo consentido.

Lo que sucede es que cuando los de arriba te meten la mano en la cartera de manera descarada, amparados por la ley, el siguiente paso muy bien podría ser la violación. Hablo de Chipre. Hoy con los bancos cerrados y los cajeros apagados. Un país con un Gobierno que, con la complicidad de Europa,  pretende aplicar un impuesto que se llevaría el 6,75% de los depósitos de menos de 100.000 euros, y el 10% de los depósitos superiores a esta cifra. Le llaman “quita a los ahorradores”. También “corralito”. Pero en realidad es robar a cara descubierta a todos aquellos que confiaron en el sistema, y depositaron el fruto de su trabajo, de sus esfuerzos, en un lugar que creían seguro. Por si algún día faltaba el trabajo, por si había que hacer frente a una enfermedad, para dar a sus hijos una educación mejor.

Chipre debe servir como ejemplo. El impuesto a medida inventado por Europa es un castigo a sus ciudadanos más débiles, quién sabe si una educada invitación a salir de un club del euro cansado de  admitir pelagatos. ¿Quién quiere ser el próximo? Con el rescate a Chipre nos enseñan cómo se las gastan, y nos avisan de que para seguir en Europa solo hay un camino: el que los bancos nos indiquen.

El Rey podría violarte. En Chipre, el Gobierno ya ha comenzado sodomizando a sus ciudadanos.

5 Comments
  1. Mecacholo says

    Se les habrá olvidado recaudar de las grandes fortunas… No es maldad: es puro despiste. Pobres gobiernos: vapuleados constantemente por los malpensados.

  2. Selito says

    El Eurogrupo da marcha atrás y se abre a eliminar el castigo a los pequeños ahorradores chipriotas
    http://www.eldiario.es/economia/Eurogrupo-castigo-pequenos-ahorradores-chipriotas_0_112339312.html

    ¿La todopoderosa troika de un paso atrás después de que todo diaos se les echara encima y las bolsas cayeran en picado? Soñar es bonito, pero si realmente se cumple el sueño, ¿no sería para que alguien empezara a asumir responsabilidades en tanto desaguisado? Porque políticos dimitibles por esa troika hay unos pocos….

    Mientras, entonemos el ‘Habeas Fabra’ y ¡que se jodan!

  3. Albert says

    Una democracia que empieza definiéndose señalando que todos sus ciudadanos gozan de los mismo derechos, excepto alguno que es inimputable: da carta blanca para que en el resto de derechos y obligaciones haga de algunos ser más iguales que otros. Y es lo que se aplica.
    Peor es una Unión Europea que se gobierna por una Comisión no elegida por los ciudadanos, no es ni eso, directamente no funciona democráticamente, sino al albur y capricho de quien tenga el mango. Y ahora es Merkel y tiene elecciones en las que mostrar músculo. Y trata al sur como lo que somos: provincias del Reich.
    Chipre es un experimento en pequeño y sin afectación si sale mal a la banca alemana. Como lo vean bien, preparaos para el examen rectal. Y confiscación de cuentas, digo impuesto extraordinaro, para pagar a la entrampada banca alemana en la española.

  4. rauccio says

    Un verdadero atraco. Pisotean las leyes, las incumplen y se atreven a retirar fondos de las cuentas de los ciudadanos. Merkel ha llegado muy lejos ya es hora de pararla los pies.

  5. Mario says

    Sí, esto es un atraco, un atraco a cada uno de los contribuyentes ya que con nuestro dinero quieren apuntalar los bancos chipriotas que se hicieron de oro especulando con deuda griega y ahora están en bancarota y han sido nacionalizados por el estado.
    Es un atraco que con mi dinero salven los bancos para que los oligarcas rusos y húngaros, perdón «pobres ahorradores» no sufran pérdidas.
    Porqué no aceptó el presidente chipriota la propuesta de la UE de aplicar este impuesto a partir de los 100.000 euros?
    (está en el protocolo de negociación)
    Respuesta; no quería molestar a sus amigos rusos, ya que son el sustento del país.
    Qué intereses han estado cobrando los «pobres ahorradores chiipriotas» y qué intereses me han pagado a mí en mi país por mis ahorros?
    Más información seria y contrastada y menos demagogia!

Leave A Reply

Your email address will not be published.