Fusilar economistas

8

Juan Carlos Monedero *

En estas semanas saltó a la prensa internacional un “escándalo” vinculado a dos prestigiados economistas de la prestigiosa universidad de Harvard, Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff. Resulta que la conclusión de su estudio “Crecimiento en tiempos de deuda”, publicado en la Revista Americana de Economía en 2010, y que vincula deuda pública y estancamiento económico, era falsa: había errores en las sumas de los totales y no se habían computado algunas fases históricas de crecimiento de uno de los países (Nueva Zelanda). Si solo fuera un error académico, no iría más allá de ser otra metedura de pata intelectual. El problema es que llevamos dos años escuchando a las diferentes troikas –que continuando el misterio trinitario, son tantas como haga falta– e, incluso, al Comisario europeo Olli Rehn justificar las políticas de austeridad sobre la base del susodicho artículo. Como pareciera demostrado que deudas por encima del 90% limitarían el crecimiento de un país –algunos economistas, a la defensiva, apuntan que eso valdría también para una empresa-, se trataría, pues, de recortar, recortar y recortar hasta que se bajase de esa fatídica suma. Aunque el adelgazamiento extermine. No deja de ser una forma de acabar con los problemas, como bien supo Heydrich cuando no le alcanzaba el Zyclon B.

No se ocupaban Sokal y Bricmon en su afamado libro Imposturas intelectuales de las trapacerías de los economistas. El insulto a la inteligencia provenía en aquella reflexión de filósofos, sociólogos, todo ellos izquierdistas –la verdad, a menudo empachados de malas lecturas mal digeridas e, incluso, de buenas lecturas igualmente mal digeridas– que confundían la curva de Philips –o alguna similar– con una metáfora fálica del patriarcalismo académico o que veían en la expresión “¡no jodas!” siglos de conquista colonial y, obviamente, patriarcado. Nada que reprochar en ese abanico de impostores, bien traído en su día al caso, a la economía oficial, pese a que 40 años antes ya habría denunciado Andresky que las ciencias sociales, en especial la economía, eran una “nueva forma de brujería” en manos de hechiceros que hablaban un lenguaje arcano e ininteligible. Si valía reprochar a Mario Bunge frases del tipo “el mundo mundea”, seguimos sin entender por qué se ha comprado el saldo de los economistas que nos vienen diciendo que la “economía economea” o que los “mercados mercadean”, exigiéndonos de inmediato que usemos paraguas estocásticos o impermeables de fluctuación procíclica.

Publicidad

Como en las películas de Hollywood, la solución viene del mismo sistema. Han sido estudiantes de economía los que se han dado cuenta del engaño. De alguna manera, es el mismo argumento del último Batman o del último James Bond: el sistema es consciente de que el aguante de la gente tiene un límite. Decide, por tanto, después de reconocer el error, castigar a algún culpable que actúe de chivo expiatorio –no es nunca culpa del sistema, sino de algún “loco” que ha actuado de manera irresponsable–. La economía se reconcilia consigo misma y el diario El País recuerda que uno de estos jóvenes “no se declara ni conservador ni liberal”. Todo queda en casa. Hasta la siguiente justificación del ajuste.

Casi al mismo tiempo, un par de locos –estos sí– detonan unas bombas durante la maratón de Boston. Matan a tres personas. La prensa anuncia para los responsables pena de muerte. El mundo del arte hace carteles recordando el atentado. ¿Cuánta gente está muriendo por culpa de las políticas de austeridad? En Grecia ya van 2.500 suicidios por culpa de la crisis financiera. Alimentada por los economistas que no solamente no previeron la crisis ni dan recetas para solventar los problemas creados, sino que insisten, incluso mintiendo o errando, en soluciones que no lo son porque siguen devastando a los pueblos.

Los economistas que han elogiado a Zara o al Corte Inglés han callado cuando se cae un edificio en Bangladesh donde trabajo semi esclavo cose ropa para aumentar la cuenta de beneficios y cubrir con baratos trapos de sangre nuestros cuerpos. Seguirán explicando la capacidad de reubicación industrial de los grandes emprendedores. ¿Qué son esos 500 muertos con los tres de Boston? Los economistas prestigiados lo son porque dicen lo que beneficia a los que les pagan su sobresueldo. Es un prestigio manchado, sucio, intelectualmente prevaricador por mucho que la cuenta del banco crezca en relación inversamente proporcional a su contenido de verdad. Son muy pocos los economistas que soportan una hoja de vida coherente. Su verdadero currículum es una suma de vehementes afirmaciones incompatibles entre sí y por las que siempre han cobrado dinero. Es de las pocas actividades donde la negligencia profesional no parece tener castigo.

No me creo, volviendo a los profesores de Harvard, que los economistas se equivoquen sumando, igual que no me creo que los periodistas se equivoquen cubriendo una noticia o los policías contando manifestantes. Hay dolo. Con resultado de muerte. Tres muertos, sentencia máxima. ¿Va la justicia a fusilar a los economistas? Espero que no. La oposición a la pena de muerte se manifiesta, especialmente, cuando uno está en contra incluso en casos tan evidentes de comportamiento criminal y consciente. Pero treinta años de cárcel antes de que la UE invalide la doctrina Parot...

(*) Juan Carlos Monedero es profesor titular de Ciencia Política y de la Administración en la Universidad Complutense de Madrid y director del Departamento de Gobierno, Políticas Públicas y Ciudadanía en el Instituto Complutense de Estudios Internacionales.
8 Comments
  1. carlos says

    Un economista es un científico con sus ideales de busqueda del conocimiento. Quien no cumple con esos ideales (el 98%) no es un economista… sino una persona que emite su opinión, y las opiniones son como los culos: que todos tenemos una y creemos que huele bien.

    Lo mismo que pasa con el periodismo, que tienen muchos ideales y a la hora de la verdad se venden a unas ideas.

    Soy economista, de los «buenos», como decía Jose Luis Sampedro.

    Entiendan que no es oro todo lo que reluce, sino que somos una sociedad corporativista (la familia) y se tergiversa la ciencia a favor de los intereses de uno y otro…

    No se trata de atacar a los economistas, sino de diferenciar quien defiende su opinión y quien se esfuerza por buscar el conocimiento.

  2. juan gaviota says

    Toda persona que tenga que ser honesta consigo misma y con los demás, tiene que ser por fuerza un marginado, un excéntrico ó un loco , en nuestra sociedad no cabe ser integro ,y continuar ejerciendo el cargo, porque el poder ó bien te compra ó te ridiculiza ó te neutraliza ó tienes que salir por piernas.
    Esto ocurre en todos los países y en todas las épocas porque nunca ha existido un poder que permita que aireen sus trapos sucios, sin que hayan consecuencias para los alborotadores díscolos.

  3. fido says

    Hola, creo que el articulo es tendencioso y como dicen en mi pueblo, se va por los centavos y deja ir los pesos. En el mundo se publican miles de articulos cientificos, con alta probabilidad puedes encontrar dos que se contradigan. Lo que estudiamos algunos es un fenome que bajo circunstancias similares se comporta similar, pero nada nos dice que «siempre» lo hara asi, con eso no quiero decir que los economistas estudiaron un caso especifico, sino que de entrada uno sabe que cualquier ciencia con medicion experimentancio y argumentacion (a veces matematica como en este) no es una «verdad» unica e indiscutible. Obviamente, puede haber dolo en los economistas, pero donde seguramente lo hay es en quienes usaron un papel, de una investigacion de dos sujetos (una nada comparado con los millones de cientificos, y miles de millones de humanos) para justificar una decision que afecta a millones, asi me dijeran que todos los premios nobel opinan igual sobre los recortes, yo dudaria de esa opinion, y dudaria mas si me la dice un politico y dudaria mas si me afecta y afecta a la mayoria.
    Aca en mi pais (Mexico), las televisoras sacan a ni~nos con problemas fisicos o de salud (teleton( y los usan para juntar dinero y evadir impuestos: debemos de crucificar a los ni~nos o a quien los diagnosticaron? o debemos de ver si estan utilizando algo para justificar su avariacia y sus actos de corrupcion?. Este articulo parece «harto» tendencioso y cortina de humo, crucifiquen a dos tipos y no se fijen en toda la bola de corruptos. Es como si leo que tengo los mismos sitomas en una pierna que un tipo en Timbucto diagnosticado por un medico local y dejo que me corten la pierna por eso, seria estupido… y seria un poco mas si luego voy y quiero encarcelar al medico del tipo en timbuctu…por favor, hay que analizar y pensarle un pocquito mas. Politicos=corruptos y ladrones, nobleza=corrupta y ladrona, economistas= humo, periodista= encargado de tirar la cortina de humo para tapar lo demas.
    Saludos.

  4. Verbarte says

    Los economistas y muchos más profesionales de todos los ámbitos son negros que escriben lo que otros firman y hacen ley. http://wp.me/p2v1L3-iJ

  5. discount engagement dresses says

    WONDERFUL Post.thanks for share..more wait .. ?There are actually loads of details like that to take into consideration. That may be a nice point to bring up. I offer the thoughts above as normal inspiration but clearly there are questions just like the one you convey up where crucial thing will probably be working in honest good faith. I don?t know if best practices have emerged round issues like that, but I am sure that your job is clearly identified as a good game. Each girls and boys really feel the influence of only a moment’s pleasure, for the remainder of their lives. discount engagement dresses http://www.langocha.com/wiki/index.php/Top_Ten_The_show_biz_industry_Attire_That_can_make_Beautiful_Outfits

  6. cheap wedding dress here says

    Its excellent as your other blog posts : D, appreciate it for putting up. “Talent does what it can genius does what it must.” by Edward George Bulwer-Lytton. cheap wedding dress here http://elden1glen.hazblog.com/The-first-blog-b1/A-good-German-Photographer-for-your-Excellent-Italian-Wedding-party-b1-p10.ht

  7. Werner Hougen says

    Reminds me of the «street lit» debate.

Leave A Reply

Your email address will not be published.