Privatizan la Sanidad para hacer negocio

10

Jesús Cuadrado *

Dice el presidente de la Comunidad de Madrid que tiene estudios que demuestran que la privatización de hospitales y centros de salud mejoran el servicio y reducen costes. Miente. Ni aporta, ni aportará, estudio económico serio que le avale, ni nacional ni internacional. No existe. Al contrario, el conocimiento científico y técnico disponible sobre el tema desmiente radicalmente al grupo de fundamentalistas del PP madrileño que han decidido tal disparate. Lo que dicen los expertos, los que contrastan sus conclusiones, y los profesionales, sin distinciones políticas, sindicales o ideológicas, es que esta iniciativa del gobierno de Ignacio González lanza un torpedo contra la viabilidad del sistema madrileño de salud. No es por eficiencia, es por el negocio.

Lo que demuestran datos contrastados, como los de la OCDE, es que el sistema de salud español, el que quieren “arreglar” los negociantes del gobierno madrileño, es uno de los más eficientes del mundo. Con un gasto sanitario per cápita inferior al promedio de la OCDE, sólo Japón y Suiza tuvieron una esperanza de vida superior a la de España. No es el único indicador, hay otros (como el de “las causas de muerte innecesariamente prematura”, en el que sólo nos superan Francia y Japón), pero es fácil demostrar que los españoles, con tantas ineficiencias en otros sectores, contamos con un sistema de salud en el que se hace “más con menos”. Frente a esta evidencia, ¿qué quieren hacer el consejero madrileño Lasquetty y compañía? Dicen que su iniciativa es para poder seguir prestando los mismos servicios con menor coste. Mienten. Por eso, cambian cada día el valor del coste por paciente en los pliegos (cápita media de 496 euros, de 484 o de 441). No tienen ningún estudio solvente que les avale y hacen trampas, porque nunca incluyen en las valoraciones la calidad, un factor decisivo cuando se trata de sistemas de salud, porque pretenden tomar una decisión de gran trascendencia ocultando la información necesaria para justificarla, además de intentar confundir, porque la supuesta mayor eficiencia del modelo de concesión privada que pretenden se proclama “sin datos que les avalen”, como demuestran Salvador Peiró y Ricard Meneu, especialistas reconocidos.

Publicidad

Expertos en gestión sanitaria como Vicente Ortún Rubio, de la Pompeu Fabra, explican cómo en “decisiones públicas de política sanitaria”, a diferencia de sectores sometidos a competencia, no se pueden esperar dictámenes “de unos mercados que no existen”. Pero, éstos hacen trampas para justificar lo que les importa, el negocio. Organizan, por ejemplo, mascaradas “académicas” en Faes, con sorprendentes alabanzas a la reforma del Estado del Bienestar en Suecia, nada menos, con las que pretenden justificar su abordaje al sistema sanitario público. Trucos y trucos. Para obtener sus burdos objetivos de negocio particular, se esconden tras el burladero de las necesarias reformas para la solvencia del sistema, las mejoras imprescindibles en la gestión pública, la adaptación de la financiación a una época de crisis, en la que, obviamente, no es posible mantener la evolución de gasto sanitario al ritmo de los últimos años. Nada de esto les importa y, para desviar la atención de su proyecto de desmantelamiento del excelente sistema de salud madrileño, ahora pretenden convertirlo en un “problema laboral”. Tampoco cuela. La Marea Blanca, los profesionales sanitarios, “contra los que no se puede hacer ninguna política sanitaria que merezca este nombre”, en palabras del catedrático de la Carlos III, Félix Lobo, han firmado un documento contundente e ilustrado que desenmascara la operación. No, no cuela.

Su modelo degrada un sistema de salud que funciona bien, lo hace más caro, y no puede justificarse que, para sacar fuera del cómputo del déficit público el coste de los nuevos hospitales, se eliminen los objetivos de calidad y equidad, grandes ausentes en sus pliegos de condiciones. Lo que pretenden es, infravalorando ahora los costes de la concesión, trasladar la compensación con un rescate a medio plazo de esos centros infravalorados, como advierten muchos expertos. Y lo hacen por puro negocio, al servicio de consorcios con tendencia a contratar ex-consejeros (consultar a Lamela o Güemes) y de fondos de capital riesgo que acechan.

No les hagan caso cuando se presentan en el “campus” de Faes envueltos en ropajes seudoacadémicos, cuando citan a economistas finos, tipo Hayek o Friedman, ni les hagan el favor de llamarles neoliberales. Sólo practican simple capitalismo peronista, con mezcla obscena de lo público con lo privado, capitalismo castizo, capitalismo de pliegos de condiciones, capitalismo de bucaneros. Por eso, Bárcenas no es un lobo solitario, y pone cara de incrédulo en los telediarios; él hace lo que está en el guión, aprovechar la ocasión única para ascender de clase social, como los otros. Y, a estos efectos, la sanidad pública es el mejor filón. Ellos dirán que es por principios, que “la privada es más eficiente” y cosas así. No les crean; es por negocio. Aunque, tengo la obligación de decir que, en materia de utilización de la política para medrar, ni todos los cargos públicos del PP participan en esa feria ni son sólo de ese partido.

El verdadero problema es que este grupo de simples trepas tiene el poder suficiente para poner en riesgo nuestro sólido sistema sanitario, para destripar los arraigados principios de universalidad, solidaridad y equidad, introduciendo desafección de los ciudadanos hacia el sistema sanitario público. Y eso no es una broma. Como destacaba Tony Judt en su crítica a la pérdida de los viejos principios socialdemócratas durante los últimos años, una perceptible consecuencia de la desintegración de sistemas públicos, como el sanitario, es que destruye la posibilidad de la gente para “comprender qué tenemos en común con los demás”, dificulta la formación del sentido de ciudadanía, que no se regala, que se construye. Por eso es tan alentador que la Marea Blanca sea una suma de ciudadanos de todos los colores políticos, ideológicos y sindicales, y que haya comunidades autónomas gobernadas por el PP, como la de Castilla y León, que protejan el modelo. Como en otros países europeos, no es un modelo de la izquierda o de la derecha; el sistema sanitario público lo seguirá siendo si es apoyado por la inmensa mayoría de la gente. Así que, parar este asalto del gobierno de Madrid a nuestro sistema de sanidad pública, es un asunto de salud y mucho más.

(*) Jesús Cuadrado es militante del PSOE. Fue diputado de este partido de 2000 a 2011.
10 Comments
  1. Kalikrates says

    Si no creen en lo público, no pueden dirigir ni gestionar la res pública. ¡Echémosles de una puta vez y evitemos que nos sigan robando!!!

  2. Verbarte says

    La privatización de la sanidad va a engordar directamente el negocio funerario. http://wp.me/p2v1L3-iJ

  3. juanjo says

    el ejemplo del ex consejero M. Lamela cabalga por los lares del Partido Popular.

  4. juanjo says

    el ejemplo del ex consejero M. Lamela cabalga por los lares del Partido Popular.

  5. juanjo says

    “LAMELA ASESORA A LA EMPRESA QUE GESTIONA UN HOSPITAL QUE ÉL ADJUDICÓ”
    Y dentro de poco, seguro que leeremos algo parecido del I. González y del LasKetty.
    ….
    No todos iban a ser Barcenas, Jesuses Sepulvedas, Costas, Matas, Gürtels y sobres negros, los caminos el robo y saqueo de los bienes comunes pueden seguir infinidad de caminos.

  6. juanjo says

    la atracción sexual y el instinto reproductor (…) son y serán móviles poderosos de las acciones humanas -humanas, entiéndase bien: de varones y hembras, que forman la humanidad”-; pero, por encima de ellos, está “la libertad individual, que implica el derecho absoluto al celibato y a la esterilidad

  7. dolfus58 says

    Me gustaría saber lo siguiente: Si ganara las próximas elecciones una coalición de izquierdas…desandarían todos estos pasos catastróficos dados por el PP, tanto en sanidad, educación, cultura…etc,etc? o lo dejarían tal cual?Es importante que lo digan… no más engaños

  8. more colors to consider to your wedding says

    I want to express some thanks to this writer just for rescuing me from this particular incident. Just after exploring through the search engines and coming across techniques which are not helpful, I assumed my life was over. Existing without the answers to the difficulties you’ve resolved through your main short post is a crucial case, and those which might have in a negative way affected my career if I had not come across your blog post. Your personal mastery and kindness in handling all areas was excellent. I am not sure what I would’ve done if I hadn’t encountered such a point like this. I am able to now look ahead to my future. Thanks a lot so much for your expert and amazing guide. I will not be reluctant to suggest the sites to anyone who should get recommendations about this area. more colors to consider to your wedding http://tycho.exp.sis.pitt.edu/worldhistorywiki/story.php?title=more-colors-to-consider-to-your-wedding

Leave A Reply

Your email address will not be published.