La buena educación

6
universitarios_niegan_saludo_ministro_Wert
Una de las universitarias, con camiseta de la Marea Verde, que negó el saludo al ministro Wert. / Captura de Youtube

Jules Ferry fue un político frances, ministro de Instrucción Pública entre 1879 y 1882, que, pese a decir alguna que otra sandez sobre la superioridad de las razas, instauró el sistema de enseñanza pública laica, obligatoria y gratuita que engrandeció la República de su país. Durante un discurso en un congreso de pedagogía, Ferry dijo que lo único que pedía a los educadores es que hiciesen hombres antes de hacer gramáticos.

Le cuento esto porque viendo como algunos de los más brillantes jóvenes universitarios del curso 2009-2010 se negaban a saludar al ministro José Ignacio Wert, cuando se les hacía entrega de los premios nacionales de fin de carrera, me he sentido muy orgulloso. De los estudiantes, por supuesto. Por su seriedad, por su clase, por su exquisita educación. Y por advertirnos de que aún queda algo de dignidad en este país. La cara de sorpresa que se le quedó al señor ministro al ver cómo alzaba la mano, y tenía que bajarla de vacío, fue la guinda del pastel.

Muchos se han lanzado a la yugular de los chavales, como en su día se lanzaron a la de sus padres por unirse a las huelgas convocadas por el Sindicato de Estudiantes. En el ABC les han llamado "asilvestrados". “Los 12 estudiantes que hoy negaron el saludo al ministro van a llegar muy lejos si su forma de demostrar desacuerdo es siendo groseros”, se ha podido leer en las redes sociales. La prensa gubernamental, sin embargo, ha decidido ignorar la noticia hasta límites intolerables: En la TVE del Partido Popular no le han dedicado ni un segundo en el Telediario 2 del día de los hechos. Se podría hablar de manipulación, pero seguramente la palabra adecuada sería censura.

“Soy hija de limpiadores; ahora no habría podido pagar las tasas”, ha dicho Yasmina San Juan, de 27 años, una de las jóvenes galardonadas que negó el saludo al ministro. “Es una contrarreforma, está mermando las posibilidades de personas con menos recursos para acceder a una educación pública, al recortar a todos los niveles”, asegura Julia Iriarte, otra de las estudiante que rechazó la mano de Wert.

Hombres, mujeres, antes que gramáticos.

6 Comments
  1. luigi says

    Siento discrepar radicalmente de la versión general sobre este asunto. Creo que no hay ningún motivo para sentirse orgulloso, más bien al contrario.
    Estamos hablando de 12 estudiantes en un total de unos 160. Sinceramente, descorazonador. La inmensa mayoría de la supuesta futura élite intelectual del país (ingenieros, abogados, jueces, fiscales, médicos, funcionarios de alto nivel, políticos…) ha mirado hacia otro lado en una de las épocas más controvertidas de nuestra sociedad, ha optado por el triunfo personal, el egoísmo, la vanidad, la miseria moral.
    Si en pleno inicio de su juventud esta casta de «excelencia» se comporta así, lo que nos espera es terrible.
    Con mucho más motivo, declaro mi más profunda admiración y respeto por esa minoría que actuó con la dignidad y altura moral que es exigible por su condición y juventud.

  2. Runaway says

    Para mí, esos estudiantes se han quedado cortos en negarles el saludo al ministro tertuliano de intereconomía, teníendolo tan cerca. Yo hubiese llegado mucho más lejos, mucho más, aunque igual a la hora de la verdad no me hubiera atrevido, pero que ganas no me hubieran faltado, desde luego. Como en aquella escena de Kunta-Kinde, en el que el esclavo tiene el poder del látigo en sus manos y al final no es capaz de usarlo contra el amo que tanto lo usó contra él y los demás esclavos.

  3. juan gaviota says

    Recordemos que tenemos 400.000 «movilizados funcionales «desterrados de España, que no creo que abrazaran afectuosamente al opusdeista ministro, así que aunque 160, tengan a bien hacerle el juego, creo que la balanza se decanta por los que están hasta los huevos de toda esta gentuza.
    ¿Me pregunto cuantos de los recatados premiados van a conseguir un trabajo con la suficiente dignidad como para vivir en España.?

  4. celine says

    Runaway: Esa escena de Kunta Kinte es la prueba de que no todos los humanos son igual de deplorables: el esclavo no fue capaz de comportarse tan miserablemente como el amo. Una lección.

  5. Ana says

    Orgullosa no, lo siguiente. Gracias chicos, habéis hecho el gran gesto que muchos esperábamos para pensar que otro mundo es posible. Gracias por recoger el premio para homenajear y agradecer a la escuela pública que os ha formado y gracias por ignorar a la mano que mece la cuna de su desaparición.

Leave A Reply

Your email address will not be published.