Teresa

4
manifestante_ebola
Una de las manifestantes que se reunió el pasado sábado en las proximidades de la sede del PP en la calle Génova, Madrid. / Luca Piergiovanni (Efe)

En la Cadena SER cuentan que los médicos le han retirado el teléfono a Teresa. Ya sabe usted a que Teresa me refiero, ¿verdad? Toda España sabe quién es Teresa Romero, la auxiliar contagiada de ébola. Es tan conocida que predicadores radiofónicos, tertulianos televisivos e incluso comentaristas de barra de bar se refieren a ella por su nombre de pila. Teresa. Bien, pues aquellos que cuidan de esta mujer en el hospital Carlos III han quitado el móvil a Teresa porque, dicen, “podría agravar su enfermedad”. Normal. Imagine usted que la pobre se pone a navegar y recala en la página de ABC en la que se aseguraba tendrían que incinerar su cadáver sin realizar autopsia. O, peor aún, si cabe, en esa de la Cadena Cope donde la daban por muerta. Como para no empeorar… El último susto se lo hubiese llevado viendo una imagen suya, sentada con los hombros desnudos, con una mascarilla de oxígeno en la boca.

Esa fotografía de Teresa en su cuarto del Carlos III, último hito del periodismo nacional, de la exclusiva epatante, recuerda otro momento glorioso de la información hospitalaria: la imagen de Hugo Chávez agonizante en la portada de El País. Bueno, de un señor que se parecía a Chávez. Un ridículo soberano del que me temo no hemos aprendido nada.

Publicidad

Un fotógrafo español ha colgado en Twitter una imagen en la que se puede ver una cámara con un potente teleobjetivo que, apoyada en la barandilla de una terraza, enfoca la fachada de un lejano hospital Carlos III. “No bajamos la guardia, ante la desinformación del gobierno, seguimos informando”, dice el texto del tuit. Seguimos informando... en caso de que se considere información la imagen de una mujer con los hombros desnudos, ligeramente incorporada, con una mascarilla de oxígeno. Buena parte de diarios y webs españolas han colgado esa imagen de Teresa, robada desde la distancia. Algunos medios la han retirado, otros la han pixelado, los menos la han defendido. Enric Hernández, director de El Periódico, esgrime cinco razones para publicar en portada otra fotografía de Teresa en su habitación: “No es una estampa explícita ni desagradable; solo una pincelada sobre cuáles son las condiciones en las que está siendo atendida de su enfermedad”.

Los profesionales del hospital Carlos III no parecen muy de acuerdo con el fotógrafo que, ante la desinformación gubernamental, se toma la justicia por su mano y tira de teleobjetivo. Ni con las 'pinceladas' del director de El Periódico. En un comunicado lamentan “profundamente” la publicación de esas imágenes: “Apelamos a la responsabilidad de los medios de comunicación para que estas situaciones no vuelvan a producirse y respeten la intimidad de la paciente y del resto de las personas ingresadas para observación, así como de los profesionales que se encuentran desempeñando abnegadamente su labor asistencial”.

En El País, periódico que publicó las dos grandes exclusivas -en su día del falso Chávez y hoy la de Teresa- han resumido en ocho puntos “las diferencias entre España y Estados Unidos ante un contagio de ébola”. Y hablan de disparidades en la activación del protocolo, el traslado y aislamiento, la desinfección de la vivienda, la identificación de los contactos, la monitorización de los mismos, los vecinos del inmueble, el perro y la información a los medios. Muchas diferencias. No hablan, lástima, de cómo los medios de comunicación de ambos países tratan los dos casos. Es decir, de cómo aquí se escarba en las intimidades de personas a las que rápidamente ponemos nombre, apellidos y rostro: Teresa Romero, nuestra Teresa, Javier Limón, su marido, y José Ramón, hermano de la enferma, entrevistado primero a salto de mata y más tarde, ya formalmente, en platós (La Sexta Noche). En los medios norteamericanos han ofrecido el nombre y fotos que ha facilitado la familia. El Gobierno norteamericano habla de "una persona heróica", mientras el aún consejero de Sanidad de Madrid llamó a la auxiliar española "mentirosa".

Si todo va bien, y Teresa sale de ésta, tendrá que decidir qué hace con su vida. Incluso en caso de no sufrir el rechazo de una población que conoce perfectamente su cara. Recordemos que el hermano de la auxiliar asegura haber sido despedido de su trabajo por ser familiar de la enferma de ébola, por miedo al contagio. Me temo que tras su involuntaria sobre-exposición mediática, a Teresa solo le quedan dos alternativas: o cambiarse el rostro en una clínica especializada en identidades de narcos e iniciar una nueva vida… o lanzarse al mundo del show bussinnes. Ofertas no le faltarán: matinales pseudo informativos, tertulias políticas, entrar en la casa de Gran Hermano… quién sabe si una portada de Interviú. Pobre Teresa.

4 Comments
  1. Mecacholo says

    ¡Pobre!

  2. qq says

    Así es, pobre Teresa. Si el ébola no acaba con ella, habrán sido unos políticos y unos medios de comunicación tan irresponsables como carroñeros los que la habrán complicado muchísimo la vida. Ojalá tenga suerte.

  3. luigi says

    La labor de los auxiliares de enfermería en los hospitales públicos es encomiable. Es un trabajo tan increíble que, por lo que respecta a mi experiencia, solo tengo en mente una palabra: agradecimiento.
    Por un sueldo muy bajo, dan de comer a los enfermos que no pueden hacerlo o que no tienen acompañantes, les asean diariamente, les limpian sus excreciones, les levantan, les acuestan, les cambian las sábanas… y en lo que yo he podido observar, lo hacen con cariño, con profesionalidad y con respeto.
    Si a esto le añadimos aquellos auxiliares que además tratan con enfermos de riesgo por contagios, la palabra héroe se quedaría corta.
    Para el consejero de sanidad de Madrid y resto de caterva miserable, mi más profundo y asqueado desprecio.

  4. RESISTENCIA ANTIESPAÑOLA says

    Si los catalanes no dan la batalla y siguen luchando por su liberación del yugo español, será el final del pueblo catalán, seguirá durante siglos invadido por españa, y tendrá que pagar las consecuencias, el catalán será cada vez más postergado, se recuperará el uso mayoritario del español para aculturar de nuevo a la gente que vive en el territorio catalán, tendrán que pagar un precio muy caro en todos los sentidos, será una humillación para la gente de Catalunya, los españoles habrán vencido, sin oposición por parte de la gente que tanto se ha manifestado por la libertad. Si Catalunya cede ante españa, no podrá luego quejarse de las políticas que tenga que sufrir por parte de los gobernantes de madrid. El pueblo catalán y sus dirigentes deben dar la batalla y no rendirse, si no, todo se habrá acabado, sin haber siquiera comenzado. Creo que hoy por hoy, ERC y la CUP serían las únicas fuerzas políticas que pueden liderar con criterio y eficiencia el proceso constituyente catalán, son los únicos que con dos pares hablan de proclamar la INDEPENDENCIA, pase lo que pase. Ya sólo creo en ellos, y espero que no se rajen nunca y que más pronto que tarde veamos la proclamación de la INDEPENDENCIA. Si finalmente, se va a unas elecciones, que sean plebiscitarias y , cuando ganara ERC, que proclamen la INDEPENDENCIA desde el minuto uno. Ya está bien de que jueguen con los catalanes políticos que no se atreven a proclamar la libertad y la DUI. ADELANTE, ERC, CUP, TODOS LOS QUE ESTÉIS POR LA LIBERTAD, CONTÁIS CON EL APOYO DE MUCHOS, NO NOS DEFRAUDÉIS, POR FAVOR, LUCHAD , LUCHAD HASTA LAS ÚLTIMAS CONSECUENCIAS, TODO POR LA LIBERTAD DE CATALUNYA !!!

Leave A Reply

Your email address will not be published.