Mandar en los medios, mandar en política

8
Captura de la intervención de Esperanza Aguirre en el programa Espejo Público. / antena3.com
Captura del programa 'Espejo Público' durante la intervención de Esperanza Aguirre. / antena3.com

Dice García Ferreras, director de Al Rojo Vivo (La Sexta), que “lo que quiere Esperanza Aguirre es mandar en los medios”. Y tiene toda la razón. De hecho, todos los políticos quieren mandar en los medios: es la mejor manera conocida de difundir sus éxitos y, sobre todo, de silenciar sus errores y tropelías. Lo sorprendente de Esperanza Aguirre no es, por tanto, querer mandar en los medios, todos sueñan con controlar la información, sino el descaro con que muestra sus intenciones. Es evidente que a la presidenta del Partido Popular madrileño se le ha quedado pequeña Telemadrid. Pequeña porque Aguirre tiene una imagen tan mugrienta, y pertenece a un partido tan cochambroso, que necesita algo más que una cadena autonómica, en plena crisis de audiencia y credibilidad, para blanquear tal cantidad de roña.

Publicidad

Aguirre se quitó la careta durante una entrevista en el programa Espejo Público (Antena 3), en la que despotricó contra los informativos de las dos cadenas de Mediaset: “Yo lo que digo es que a ver si nos damos cuenta de lo que estamos haciendo. Si una emisora como Antena 3 hace esto, ¿qué estará haciendo La Sexta en estos momentos?”, se preguntó la política que asegura haber destapado la Gürtel ante el asombro de Susanna Griso, la presentadora. “Desde aquí le pido a mi amigo Lara que sepa lo que está haciendo… Da la impresión de que Antena 3 quiere que los españoles voten esta opción”. La opción es Podemos. Y el amigo de Aguirre es José Manuel Lara, un mago ultraconservador capaz de apoyar con una mano a la derecha y con otra a la izquierda.

Publicidad

Los políticos quieren mandar en los medios… y los medios quieren mandar en la política. Lara es propietario de Atresmedia, la mitad del duopolio televisivo español, y tiene una cadena conservadora, Antena 3, y otra progresista, La Sexta. No es prudente tener todos los huevos en la misma cesta. Por eso Mediaset, la otra mitad del duopolio, divide de igual manera sus dos cadenas: en Cuatro despellejan al Partido Popular en programas como Las mañanas de Cuatro, mientras que en Telecinco, Pedro Piqueras acaricia el lomo de Rajoy en una entrevista promocional.

Aguirre quiere mandar en los medios para que estén a su servicio: como en los últimos días ha hecho Telecinco con el presidente del Gobierno Mariano Rajoy (9,2% de share y 3,6 millones de espectadores, un éxito) o TVE con Soraya Sáenz de Santamaría (291.000 espectadores y un 1,6% de cuota de pantalla, un desastre). Y los medios, que quieren influir en la política, prescinden de Aguirre porque está acabada: solo es una vieja leyenda que arrastra sus miserias, ambiciones e hipocresías en una desesperada huida hacia adelante.

8 Comments
  1. Mecacholo says

    Si es que somos liberales y demócratas sólo hasta que el serlo vaya en contra de nuestros intereses. ¿Esta es la que propugna la no intervención del Estado en los mercados? Sí, siempre y cuando los mercados no vayan en su contra, como pasa ahora. Pues los mercados ahora quieren a Podemos y Syriza, porque son los que venden. Lo sentimos mucho.

  2. qq says

    Los medios tradicionales son solo herramientas propagandísticas de los políticos y las grandes corporaciones que están detrás de ellos. Por eso hoy es más importante que nunca que surjan medios de comunicación (como cuartopoder.es, por ejemplo) lo más independientes posible, tanto periodística como económicamente, porque solo a través de la independencia económica se llega a la auténtica libertad de prensa.

  3. Neo says

    Bueno, bueno, bueno … eso de que La Sexta es una cadena progresista hay que tomarlo con pinzas eh … cosa diferente es que su pretensión sea la de ser el referente de ese target … y luego ver cómo se le comunica, que se le comunica, etc …

  4. je je says

    Teniendo en cuenta que TAmayo y Saez los dos corruptos del PSOE que cambiaron su voto para que gobernara el PP y Esperanza Aguirre por primera vez, dieron la espantada con el apoyo económico de un empresario que luego recibió de Espe una concesión para una televisión se puede entender la importancia que esta señora le da a la TV. Ella nunca habría conseguido llegar al poder sin Tamayo y Saez y estos, se sabe trabajaron para este empresario y el sector que trata de privatizar todo en Madrid para beneficio de cuatro listos. De aquellos barros, estos lodos. Sin Tamayo y Saez, Espe no habría dado en regalo los pelotazos urbanísticos (ciudad e la justicia) ni hospitalarios, ni mediáticos (intereconomia y 13tv) a sus amigos, esos que pusieron vigilantes jurados y habitaciones de hotel pagadas al servicio de los transfugas y que parece que han hecho algún que otro servicio más a los expsoe via familiares. !claro que ni GRanados, ni Bárcenas serían hoy lo que son, ni el propio González con su ático, de no ser por ese pecado original. !!!Por cierto que Recarte, el otrora paladín liberal, tertuliano de TeleEspe a todas horas y de sus canales regalados a amigotes, es hoy un apestado por tirar de Black Card y pretender cambiar el relog de oro que le regaló bankia de 12.000 eurakos, por metálico. Con este dato, y con lo de las acciones que compró el PP a «Libertad digital», medio amigo también regalado por Espe en Madrid, a este sujeto y al tarado Losantos, ambos dos deberían estar en el basurero de la historia y en las puertas de la cárcel.

  5. Albéniz says

    Esperanza Aguirre dice en la radio que la marcha del domingo próximo convocada por Podemos le recuerda «la marcha sobre Roma». Mussolini y sus 40.000 fascistas

  6. Albéniz says

    La marcha del SABADO!

  7. javier mateo says

    Quiero que la Aguirre se quite los pantalones.

  8. josu says

    Esperanza es el ejemplo vivo del prototipo de político español: ignorante, superficial, prepotente, manipulador, rancio, clientelista, enemigo de la democracia, alegal,… Ella tiene un gran mérito: se rodeó de un equipo de señoritos mangantes corruptos, que apestaban; la justicia lo destapó y Esperanza, tal vez por tapar su incompetencia o su connivencia con ellos, presume de ser su azote… ¿No habrá alguien que acabe de una vez con semejante esperpento de política, que no ha aportado otra cosa a este país que corruptelas, corruptos y faraoladas?

Leave A Reply

Your email address will not be published.