El futuro se escribe en presente

113

Lara Hernández *

Hernández_LaraEl 20D es el inicio de una etapa política radicalmente nueva. Es el comienzo de un ciclo que supone la condensación de luchas sociales, la búsqueda de un imaginario para un nuevo proyecto de país y la concreción de los sueños y esperanzas no solo de las viejas generaciones, sino sobre todo de la nuestra, de una generación que en el 15M dijo basta a las formas dominantes de hacer política y reclamó una manera distinta y necesaria de afrontar la realidad. Quien no se adapte con urgencia a esta nueva etapa formará parte irremediablemente del pasado.Los resultados de las elecciones generales demuestran de forma evidente que el bipartidismo ha sufrido el mayor retroceso de su historia, si bien todavía mantiene gran capacidad de resistencia. Parafraseando a Antonio Gramsci, estos comicios explican que lo viejo no acaba de morir y lo nuevo emerge. PP y PSOE han perdido más de cinco millones de votantes en relación a las elecciones de 2011; Podemos, junto con el bloque del cambio, ha logrado más de cinco millones de sufragios; y Ciudadanos ha avanzado mucho menos de lo pronosticado, sumando casi tres millones y medio de votos. IU-UP, por su parte, ha perdido más de 700.000 votantes, aunque ha de tenerse en cuenta, en este punto, el mapa de alianzas en Galicia y Catalunya.Una vez analizado el nuevo escenario parlamentario, cabe destacar el avance de Podemos. Tras un tortuoso ciclo electoral, la formación ha ido de menos y más y se muestra como alternativa democrática del país. Podemos ha demostrado capacidad de alianza de forma muy precisa: se propone como la fuerza que puede vertebrar un nuevo proyecto de país en un sentido federal y solidario. En definitiva, ha logrado erosionar significativamente al bipartidismo por la izquierda y haciendo frente, además, al intento transformista de los poderes económicos, que buscaban situar a Ciudadanos como eje de la política del país.IU sembró este porvenir pero no ha sido capaz de recoger sus frutos. En el camino han quedado combates políticos fundamentales que se libraron mal y errores decisivos que han ocasionado que no pueda formar hoy parte de la ola de cambio o, en todo caso, que lo haga de modo subalterno. La realidad podría haber sido distinta. Los resultados que ha obtenido IU son sencillamente malos. La organización no ha sabido adecuarse política y organizativamente a la nueva fase social y cultural que inició el 15M en este país, del mismo modo que no entendió lo que significó el fenómeno Podemos.Esta situación ha llevado a la formación a equivocarse de estrategia electoral. En IU se ha carecido de una política unitaria real y se han desaprovechado las posibilidades de unas confluencias con Podemos y otras fuerzas rupturistas. Todo ello teniendo en cuenta que esa unidad ya se había logrado en Galicia y Catalunya, y en parte en el País Valencià, donde no por casualidad se han obtenido los mejores resultados. En Catalunya, En Comú Podem es primera fuerza política, algo inaudito en la historia del país; y en Galicia, En Marea se ha colocado como segunda fuerza. Estos resultados son tan incontestables que cualquier debate sobre el camino a seguir a la hora de pensar en las convergencias queda resuelto.Los casos de Galicia y Catalunya deberían haber sido utilizados en IU como un instrumento positivo, de manera que, si bien a nivel estatal no fue posible un acuerdo, tendría que haberse resaltado que en los lugares en los que sí fue viable era evidente que se había avanzado.La política de IU respecto a la convergencia motivó que el pasado día 19 de diciembre, el día previo a las elecciones, dimitiese de todas mis responsabilidades políticas en el seno de la formación. Si no lo anuncié antes fue por el único motivo de no dañar la campaña de IU, aunque no quise permanecer ciega en el sueño de la misma. En estos momentos, hay más puentes caídos que antes y eso no es positivo para IU. El territorio del cambio ya está definido y si la formación no quiere formar parte de él, cometerá un error histórico.Un error como el que se cometió desde ciertos sectores de IU que, tras los documentos aprobados colectivamente en la X Asamblea, no han querido interpretarlos ni obedecerlos. La apuesta recogida en los textos, no obstante, era clara: no debía ser otra que no fuera la unidad y la verdadera confluencia para construir la fuerza política y electoral capaz de impulsar un nuevo proyecto de país (“El objetivo concreto debe ser el de construir frentes electorales unitarios, democráticos y populares”, página 58 del Documento Político X Asamblea de Izquierda Unida).El debate sobre el futuro de la organización ya está abierto. Como hemos leído recientemente en diversos artículos y entrevistas a algunos destacados dirigentes de IU “no se trata de refundar esta formación política. Eso ya lo hemos intentado, [...] la asignatura pendiente que tiene IU es decidir si quiere ser una formación que sirva para defender los intereses de las mayorías del siglo XXI o no”.La tarea que se plantea ahora es la de construir el nuevo sujeto político de la transformación allí donde no se ha avanzado y fortalecerlo en los lugares en los que ya ha florecido, un sujeto-movimiento popular que dé la fuerza y teja la red organizativa a lo que es ya un vuelco electoral. Es preciso convertir los seis millones de votos de la transformación en una alternativa de gobierno en pueblos, ciudades, comunidades autónomas y, por supuesto, en el Estado. Debemos hacerlo desde la modestia y conscientes de lo que somos.En todo este proceso, en los retos políticos que vienen, las mujeres tenemos un papel esencial que desempeñar. Nos lo ha repetido con acierto Ada Colau: toca feminizar la política. Necesitamos muchas más mujeres, si bien llegamos cada vez más a los lugares de visibilidad. Pero no se trata únicamente de una cuestión númerica, sino cualitativa. Feminizar la política supone, como dice la alcaldesa de Barcelona, trabajar en horizontal y no en vertical, cooperar en lugar de competir, poner la sostenibilidad en el centro de las políticas públicas, situar la autoridad como reconocimiento y no como imposición. En definitiva, ser todas coprotagonistas para entender que la política y la democracia solo serán posibles si cada uno de nosotros nos hacemos corresponsables. Aunque el escenario parlamentario se prevé complicado, nos enfrentamos a un futuro lleno de posibilidades en el que, como decía Zeca Afonso, “o povo é quem mais ordena”.
(*) Lara Hernández ha sido hasta el pasado 19 de diciembre Responsable de Convergencia de Izquierda Unida.