Vistalegre II: los dos sueños de Podemos

4

Luis S. Villacañas de Castro *

Hay dos sueños instalados en Podemos, dividiendo a su gente en torno a ellos como si ya fuesen realidad.

El primero dice que el partido ganará cuando logre que las denominadas “clases populares” le voten en masa, los estratos sociales más desfavorecidos de la sociedad. El paro, los sueldos de miseria, la pobreza y la enfermedad; las tragedias personales, el acceso limitado a la cultura, a la educación y al bienestar; la desesperación, la rabia y el desconcierto que todo esto genera … nada de ello —dice el sueño—impedirá que las clases populares identifiquen en masa a Podemos como el partido al que hay apoyar.

Publicidad

Sin duda es un sueño que vale la pena soñar. Pero está lleno de problemas. El principal es que las circunstancias materiales que saturan la vida de las clases populares españolas no generan transparencia ideológica. Las tragedias personales no ayudan a crear un sentido lógico de las cosas. El voto de las clases populares es, por fuerza, disperso, fragmentado y contradictorio. Así lo reconocía hace poco el propio secretario general. En la presentación de un libro, realizada hace unos días, Pablo Iglesias contaba anécdotas que ilustraban esta complejidad y ambigüedad propia de la clase obrera y,entre ellas, destacaba la historia de un chaval de su barrio que se hizo skinhead y al que su padre «le había dado una paliza» porque eso de ser skin era «cosa de ricos».

La pregunta es obvia: ¿de qué manera pretende Podemos lograr ese voto?

Por lo que empiezo a barruntar, para ello se confía menos en la profundidad de los mensajes que en representar y encarnar el enfado de estas clases populares, su mala leche, su odio.

El otro sueño de Podemos dice que el partido ganará cuando logre que las denominadas “clases medias” le voten en masa, esos estratos sociales bien asentados en el mundo del trabajo a los que la existencia de los servicios públicos da capacidad de consumo o ahorro. A funcionarios, pequeños empresarios, profesionales autónomos, etc., Podemos quiere ofrecerles un país nuevo construido sobre la misma inteligencia, creatividad y saber hacer que estos integrantes de las clases medias demuestran en sus oficios específicos —y no sobre corrupción, el parasitismo y el paternalismo de los partidos tradicionales, cuyos dirigentes han demostrado estar muy por debajo de la calidad humana que abunda en la sociedad civil—. El país que se ofrece a las clases medias se construye sobre el trabajo y la justicia.

Sin duda, también es un sueño que vale la pena soñar. Pero, como el anterior, está lleno de problemas. Y el principal es que las clases medias viven rodeadas por sus propios espejismos, que en este caso les envuelven en una imagen narcisista. Construidas sobre infinitas historias de «superación personal», las identidades de sus integrantes se basan en una deformación de la realidad social que oculta la relación de dependencia que las formas de vida de las clases medias mantienen con el Estado y su función redistributiva. Por debajo de sus leyendas de superación personal, cada miembro de la clase media es un caso de justicia social. Pero cuando se aísla este hecho, se conforma una ética individualista y meritocrática que en el mejor de los casos es epicúrea o esnob y, en el peor, directamente clasista. De ahí que, con razón, en la misma presentación del libro a la que ya hemos hecho referencia, Pablo Iglesias alertara sobre el riesgo de que esas clases medias siempre fueran a verse mejor representadas por partidos (neo)liberales como el PSOE o Ciudadanos.

Así que nos topamos de nuevo con la misma pregunta: ¿cómo pretende Podemos lograr su voto?

Si califico estas dos posiciones sueños, no es porque la hipótesis de cada una de ellas sea delirante o esté marcada por la inconsistencia. Lo que es irrealizable es que Podemos pueda ganar con una sola de ellas. Esto es el sueño: que una de estas dos posiciones crea que se basta a sí misma para llegar al gobierno: que puede ganar sin la otra. Porque ni las clases populares ni las clases medias van a votar en masa a nada. Eso, que sucedió con el PSOE de 1982, no va a ocurrir ahora—o al menos no todavía—. Así que Podemos necesita sumar desde los dos estratos de la población.

Podemos necesita las dos estrategias, la que se dirige a las clases populares y la que se dirige a las clases medias. El problema, claro está, es que ambas posiciones no pueden ser sintetizadas, al menos no discursivamente. Pueden ser sintetizadas conceptualmente, desde la sociología, desde el momento en que tanto las clases populares como las medias conforman una única clase social: la trabajadora. Ninguno de los dos estratos tiene una existencia parasitaria: sus miembros dan más de lo que reciben y, por lo tanto, no tienen intereses diferentes. En realidad, la expansión de la clase media beneficia a sus propios integrantes. Que más y más personas dejen atrás la estrechez y precariedad socio-económica y cultural significa que más y más estratos poblacionales serán capaces de contribuir en plenitud de talentos y facultades a la producción de riqueza, lo cual, si el Estado lo canaliza de forma ordenada, redundará en el bienestar general.

Con esto quiero decir que las clases populares y las clases medias coinciden en sus intereses objetivos, así que se puede gobernar para las dos a la vez. En esto, Podemos no plantea un imposible. Lo que sí que es imposible—y, en mi opinión, sueña quien diga lo contrario— es sintetizar los discursos políticos encargados de movilizarlas subjetivamente. Una misma frase no puede aunar la rabia y el dolor de las clases populares y las ambiciones y garantías de las clases medias. Ningún discurso puede unir estas dos experiencias, llegar a ser tan transversal. Las dos estrategias discursivas no pueden coexistir en el mismo tiempo y el mismo espacio. Podemos necesita las dos, pero tienen que vivir separadas. Dentro del partido, debe haber una división de trabajo respetuosa y perfecta.

Y a este respecto, creo que hay que tener algunas cosas claras. En primer lugar, que no se llega a la clase obrera hablando de ella en presentaciones de libros académicos (por mucho que éstos también hablen de la clase obrera). Tampoco se llega a ella hablando duramente y con rabia en auditorios llenos de integrantes de las clases medias (y me permito incluir aquí el Congreso de Diputados, por mucho que esté saturado de miembros de altas esferas). Y finalmente, tampoco se llega a las clases populares —y esto lo dejó escrito Esteban Hernández en El Confidencial hace unos días— invocando «el I+D y la renta básica, apuestas que la gente común rechaza, con razón o sin ella, como pura palabrería», por mucho que uno lo haga gritando. Si uno quiere llegar a las clases populares lo que tiene que hacer es ir a sus barrios y prometer techo, trabajo, educación y sanidad (y de paso, añadir que los inmigrantes no son los responsables de esta carencia, sino la casta cómplice con una redistribución hacia arriba de la riqueza). Basta con eso.

Mientras tanto, a las clases medias hay que convencerlas de que no se les va a quitar nada que ya se les haya dado. Más bien al contrario. Ellas no son la casta. Es necesario que sus integrantes comprendan que Podemos quiere expandir la clase media y a la vez desarrollar las posibilidades vitales de quienes ya la integran.

Como partido, Podemos necesita estos dos discursos para ser transversal.

(*) Luis S. Villacañas de Castro es doctor en Filosofía y profesor de la Facultad de Magisterio de la Universidad de Valencia.
4 Comments
  1. romerama says

    si te situas unicamente al lado de un sector de la sociedad caes directamente en el populismo ya que el resto de los sectores son tus enemigos, si te decantas por las clases populares que haces con el resto de las clases, es menos trabajador un directivo que un albañil? porque?. Dejemosnos de clases, castas y trabajemos por el bien comun y general, separar un pais en clases ademas de ser un concepto antiguo y caduco es generar una división peligrosa.
    se puede hablar para todo el mundo con otras palabras y otras formas de actuar, esto de las clases suena y es super rancio, es como si estuviesemos a finales del siglo 19,

  2. cristina says

    Y por qué ha de ser incompatible?. Cierto es que en Francia van a votar a Le Pen estratos sociales populares, como lo hicieron en el «cinturón rojo» de Madrid a Aguirre. El miedo como factor de voto altera la supuesta lógica de voto izquierdista y clase popular.

  3. moreno13 says

    Hay que conseguir una izquierda que abarque todo el espectro politico, es decir que represente a esas clases medias y a los trabajadores, para eso contamos con Palblo en el centro político de ese espectro s antcapitalistas e IU para la izquierda abstencionista y ultra-izquierda y a Errejon para la socialdemocracia y la clases medias sera un proyecto a medi-largo plazo pero SERA ASI O NO SERA.

  4. Paco Cherp says

    romerama, lo tuyo no es de finales del siglo XX sino de principios del siglo XX. Y se llama fascismo.

    Y aún se preguntan por qué Podemos no llega a más gente… Pues porque APESTA a fascismo de lejos

Leave A Reply

Your email address will not be published.