Balada triste de corneta

2

José García Molina *

La última vez que escuché, en vivo y en directo, el sonido de una corneta fue el día que abandoné el acuartelamiento militar forzoso. Desde entonces asocio el sonido de la corneta --quizás a excepción de ese día en el que recobraba mi vida civil-- a situaciones tristes o poco deseables. Igual que a Georges Brassens, “la música militar nunca me supo levantar”. Hay músicas que despiertan en nosotros un rechazo natural y cultural que nos impide identificarnos con la letra y nos sitúa de forma instintiva en el antagonismo. A toque de corneta se nos levantaba para iniciar días que poco o nada tenían que ver con nuestra voluntad, aspiraciones o deseos. Pues bien, como decía, desde entonces no he vuelto a escuchar en vivo y en directo el sonido de la corneta. Tampoco en las reuniones, asambleas o consejos municipales, regionales o estatal de Podemos.

No sé si otros la habrán escuchado, ni exactamente cuándo. Personalmente, en Podemos, he escuchado algo más parecido --disculpen el símil bíblico-- a las trompetas que pretendían derrumbar los muros de Jericó y, de paso, los del bipartidismo. Y lo cierto y verdad es que no encuentro similitud alguna entre el sonido de las trompetas de un pueblo, de una mayoría social, en camino a la recuperación de su emancipación política y de su soberanía democrática, con el toque de retreta.

Publicidad

Me enrolé en Podemos porque me lo pedía el cuerpo, porque se nos hacía imposible permanecer como espectadores neutrales sin ser insomnes. Pero es que, además, muchos encontramos lo que no habíamos visto, oído y experimentado en otros partidos políticos. En las plazas y en las calles encontramos y cuidamos una fraternidad entre los diversos que no precisaba preguntar al compañero por su ideología, su procedencia, por si tenía carné político o militaba en alguna causa. Lo que nos unía era un proyecto de sociedad y de país que trascendía con mucho los símbolos, las siglas y las ideologías. La pregunta importante no era --sigue sin ser-- de dónde vienes; la pregunta es adónde quieres ir y si quieres que vayamos juntos. Para quienes no tenían referentes políticos, o los habían perdido, Podemos ha sido y es importante, muy importante. Es la primera vez que tenemos una ilusión, un proyecto político, una posibilidad de politización frente a quienes pretenden robarnos la realidad y el futuro. Podemos es la alternativa al canibalismo social, la opción política al irracionalismo hegemónico del poder de mando que se impone sin debate y transacción posible. Y es que el poder nunca negocia, si no se le obliga.

Esa fraternidad, constituida como principio organizativo para ensamblar nuestra diversidad, era imposible en otros partidos que ya habían sucumbido a la “ley de hierro de los partidos políticos” que magistralmente describió Robert Michels. Pero es que, además, ninguno de ellos nos representaba. A día de hoy, siguen sin hacerlo. Asumiendo que somos un partido político, no queremos parecernos a ninguno, ninguno, de los que nos han antecedido.

Entendimos Podemos, también, como un proyecto de emancipación política que nos impulsaba y legitimaba a tomar la política en nuestras manos, no a pedir permiso para debatir, proponer, decidir y actuar. Y ahí seguimos en las calles y en las instituciones, como malos soldados y buenas gentes, que quieren dar una batalla sin golpes bajos, que trabajan y pelean con orgullo, que siempre combaten de cara, sin amañar los combates y pactar una derrota dulce… Como mal soldado, tampoco soy de los que sigue ciegamente al abanderado. Mantengo la misma actitud vital con la que llegué, intentando construir colectivamente la verdad de una hipótesis práctica, social y políticamente parcial para operar contra las injusticias antisociales y post-políticas que nos impone un futuro de sirenas y cornetas. Que la política se reglamente --a toque de corneta o de dúplex en los medios de comunicación--, ni nos conviene ni nos sienta bien.

Nosotras queremos vivir, equivocarnos y volver a empezar, sin tutelas ni reproches. Se trata, simplemente, de hacer nuestro camino sin miedo para ganarnos el derecho a la democracia que hemos heredado, honrando a quienes nos la trajeron y no cediendo ante su liquidación negociada. A esa batalla estamos convocados todos, no como soldados, sino como sociedad civil, como país. Y ahí, sólo ahí, en el toque a la subversión democrática de los muchos, es donde la corneta podría volver a sonar bien… El toque de corneta que no suena a cuartel, sino a rebelión, tiene un tono y una alegría muy distinta a la balada triste de corneta.

(*) José García Molina es secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha.
2 Comments
  1. Kaipion says

    ¿Donde está el debate entre las bases y militantes de Podemos? Yo no los veo,discusiones si,pero no debates.Discusiones con una exquisitez aristocrática para no ofender a ningún «compañero» ¡Venga ya!Incluso tú en tu escrito no te atreves a dar nombres,ya no digo calificar lo que está haciendo Errejón,una traición,y solo hay que revisar las diferentes excusas (motivos les llamaban ellos) que han ido cambiando con el paso del tiempo,que si Congreso o la calle,que si caras separadas de ideas,solo le ha faltado decir que cambiará pronto el tiempo.
    Tanta «exquisitez» con quienes asestan semejante golpe a Podemos,no solo les anima mas,sino que a nosotros,a quienes creemos que hay que cambiar muchos métodos,empezando por el lenguaje,similar al del 15-M,aquel origen humilde y feroz del que nacimos y al que los errejoners quieren convertir en otro Psoe,pues nosotros,decía,nos horrorizamos solo con la idea,y con razón.Y la maniobra de «dejar» a Pablo de SG pero vacío de competencias para traspasarlas al Consejo Ciudadano,que entre «errejoner y Urbaniters» tienen muchas posibilidades de hacerse con su control… y no quiero pensar,ante la «coincidencia» en pedir quitar competencias a Pablo por ambos grupos,que hay un acuerdo cerrado entre ellos… sería para vomitar y largarse de Podemos a toda leche.

  2. Paco Cherp says

    Cuanto cuento. Ese Podemos de ‘las plazas y las asambleas» no existe ni ha existido nunca. Podemos es lo que se ve, no lo que dicen los podemitas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.