Sol Sánchez: “El debate en Podemos no va a modificar el proyecto que tiene IU”

Entrevista a la nueva coportavoz de IU Madrid, Sol Sánchez
Sol Sánchez, nueva coportavoz de IU Madrid, en una imagen de archivo. / Miguel Muñoz

La ex-presidenta de la organización ATTAC en España se convirtió el pasado sábado en la nueva coportavoz de IU Madrid. Sustituirá a Chus Alonso, alcaldesa de Ciempozuelos que dimitió por no poder compaginar a tiempo completo sus dos funciones. Junto a Mauricio Valiente, concejal del Ayuntamiento de Madrid, representarán a la formación a nivel autonómico a partir de ahora. Sol Sánchez (Madrid, 1970) se afilió a IU hace unos meses. Antes había sido diputada tras el 20-D logrando el único escaño, junto el de Alberto Garzón, que obtuvo IU-Unidad Popular. Tras el proceso de confluencia que dio origen a Unidos Podemos no consiguió entrar en el Congreso. Iba en el puesto número 9 por Madrid y la coalición logró sólo 8. En esta entrevista con cuartopoder.es explica cuál debe ser el rumbo de IU Madrid y opina sobre otras cuestiones de actualidad.

Publicidad

¿Por qué ha decidido ser coportavoz de IU Madrid?

— Realmente yo no le he decidido. He atendido una necesidad que se daba en un momento dado en la organización. Por como ha sido toda la trayectoria de este último año y medio loco, digamos que una cosa va llevando a la otra. Al final donde se ve reflejado tu proyecto político es en esto. Yo siempre he defendido mucho mi independencia y me he presentado siempre al lado de IU y Unidad Popular. De hecho UP considero que es el proyecto, con las realidades cambiantes que tenemos, por el que sigue apostando IU. A eso es a lo que se refiere la creación de un movimiento político y social que trascienda a la organización. No a fusiones con otras organizaciones. En un momento dado, evidentemente das el paso adelante.

Tanto después de las primeras elecciones como de las últimas llevo desde el verano sin parar de recorrer España sobre todas las cosas que defendemos: modelo energético, cambio de modelo productivo, banca pública, tratados internacionales, etcétera. Lo he hecho con movimientos sociales y con agrupaciones de IU. Cuando das un paso adelante como fue la cuestión de las elecciones del 20-D sabes que estás eligiendo un camino. Cada vez que vas por un camino hay cosas que se abren y se cierran. Independientemente de que sigo con mis compañeros en la movilización social, se estrechan lazos y se abren nuevas formas de hacer política. Esta decisión ha sido elegir en un momento dado dónde me siento más útil.

IU Madrid se reconstruyó en abril de pasado año. ¿Cómo ve a la organización actualmente en esta etapa?

— Lo que veo y por lo que apuesto es en lo que se ha convertido esta organización. Es abierta a todo el mundo. Creo que tiene un proyecto político coherente. El modelo organizativo es coherente con el principio básico de radicalidad democrática que se propugna. A mí me parece muy prometedor un modelo que incluya revocatorios a cargos públicos y de dirección, las asambleas en las que vota por sufragio universal por todo el conjunto de la militancia, las consultas a simpatizantes, los procesos de control y seguimiento a cargos públicos, etcétera. Todo esto con las coordinaciones a diferentes niveles de la organización. Ha sido costoso llegar a este punto, pero desde luego me siento tremendamente cómoda con el proyecto político y el modelo de organización. Respecto al proyecto político, es el mismo que llevo defendiendo desde hace dos convocatorias electorales.

— El conflicto en la anterior federación madrileña de IU fue duro. Quizás perjudicó a la imagen del partido.¿Se ha superado ya esa etapa tanto a nivel interno como externo?

— Creo que sí. Sin duda. Esa etapa se ha pasado. No ha sido un parto con epidural. Todo este proceso ha sido bastante transparente. Así ha sido. En este momento toda la reconstitución es un logro. Además, de lo más honesto. Con militantes nuevos y antiguos. Pero la organización es nueva hasta cierto punto.

"Se tiene que crear ese espacio político y social más amplio que incorpore movimientos sociales y partidos"

— En el informe político que aprobaron el sábado hay un aspecto que puede levantar algo de polémica. Señalan que el objetivo es crear un Unidos Podemos autonómico. Se ha reiterado que no significa ningún tipo de fusión ¿Cómo se construye eso? ¿Se debe crear algún tipo de coordinación?

— Etiquetarlo de esa manera, que fue una de las discusiones más interesantes el sábado, quizás da lugar a confusión. Dentro de la estrategia y el proyecto, que existe a nivel federal en IU, de crear un movimiento político y social, de trascender e incorporar a unos y otros, cuando se dice de esta manera, parece que estamos hablando de llevar un espacio electoral estatal a uno regional. El enfoque es en la creación desde la base. No se está hablando de crearlo orgánicamente. Lo que tenemos bastante claro es que lo que se necesita es un frente común, pero no tenemos por qué hablar de un espacio electoral, sino de unos objetivos políticos de creación de un bloque más amplio. Llámalo bloque o de otra manera. La tipología de proyecto que más me gusta, esto a nivel personal, es el modelo de un Frente Amplio. Pero no estamos en Uruguay y las restricciones normativas son más complejas.

Lo que se tiene que crear es ese espacio político y social más amplio que incorpore movimientos sociales y partidos que no se acaban y empiezan, además, en uno en concreto. Dentro de lo que había, en Unidad Popular existían más organizaciones como Izquierda Castellana u otras más pequeñas que son importantes para nosotros. Porque lo que se busca es esa fuerza popular que no empieza ni termina en lo electoral. Por eso etiquetarlo como Unidos Podemos, que ya es una marca puramente electoral, da lugar al equívoco.

— Entiendo en cualquier caso que el objetivo es que este bloque amplio se presente unido a las elecciones autonómicas de 2019.

— Hay que diferenciar dos cosas. Que eso pasase sería una conclusión lógica y feliz. Ahora bien, lo que tenemos muy claro es que no te sirve sólo, no diré de nada porque es importante, estar en las instituciones y trabajar desde ahí. Pero está muy claro que para nosotros el trabajo en las instituciones, por sí sólo, no provoca el cambio social. Es muy importante tener fuerza en el apoyo popular real que apoye y empuje ese trabajo institucional. Por tanto, si al final, de lo que se trata es simplemente de hacer un bloque electoral para presentarse a las elecciones y descuidas que eso esté apoyado por una fuerza popular real, eso luego es mucho más débil.

Es deseable que eso concluya como decías. Pero el objetivo político es estar en el conflicto y la movilización popular. Porque ahí es donde está realmente la fuerza y no únicamente en lo institucional. Es casi más importante construir ese bloque popular, toda esa energía, politización del conflicto. Porque sin eso, lo otro está muy hueco. Son trabajos que se tienen que dar en paralelo. No está primero construir una cosa y luego otra.

" Provengo de los movimientos sociales y tengo muy claro que en muchas ocasiones la identidad de las reivindicaciones se ha mantenido gracias a ellos"

— Es un debate histórico en la izquierda. ¿Cómo debe ser la relación de los partidos con los movimientos e iniciativas sociales? Puede haber suspicacias si un partido intenta capitalizar estas luchas.

— Yo lo he vivido desde el otro lado durante años. Creo que tiene que ser completamente respetuosa e independiente. Pero como considero que tienen que ser todos los pactos y lugares comunes que están a la izquierda del PSOE o que están combatiendo el proyecto político neoliberal. Provengo de los movimientos sociales y tengo muy claro que en muchas ocasiones incluso la identidad de las reivindicaciones de izquierda se han mantenido gracias a ellos. Absorberlos por parte de los partidos políticos es empobrecer esa lucha. Eso no enriquece y nos haría más débiles. Porque así nadie fiscalizaría el poder. Es importante fiscalizar a los tuyos. Al final, como dice Alberto Garzón, si estamos de acuerdo en las mismas cosas nos vamos a ver todos parando un desahucio, en una manifestación o trabajando conjuntamente para llevar a los parlamentos una serie de propuestas. La absorción nos haría más débiles.

— El otro día Garzón envió una carta a Podemos mostrando su malestar porque se utilizara a IU en su debate interno. ¿Cómo ve este debate? ¿Puede influir en la hoja de ruta que se han marcado? El propio Garzón ha reconocido que si afectará de alguna manera según sea el resultado.

— Sería infantil decir que no afectará de ninguna manera. Lo que no va modificar de ninguna manera es el proyecto que tiene IU. Eso no lo va a modificar. En todo caso modificará las circunstancias en que se desarrolle. No me gusta nada opinar de este tema. Porque cuando estamos hablando de confluencias, construcción de alianzas, etcétera, también están las realidades de En Marea o En Comú Podem. Este falso debate que se ha creado ha sido feo. Que se lanzase como arma arrojadiza a IU, si somos aliados, no tiene ningún sentido. Y sobre todo, para un proceso interno tan público. Tampoco es positivo para todos los demás procesos. Podemos tendrá que debatir, sacar sus conclusiones y tener su proyecto. Los demás tenemos el nuestro. Y ese no va a variar. Pero claro, no hay que negar que el escenario en el que se desarrolle puede cambiar. Es incómodo lo que ha pasado, porque desde IU se está siendo absolutamente respetuoso al igual que desde el resto de confluencias.

Sol Sánchez en otra imagen
Sánchez, en otra imagen. / M. M.

— ¿Cómo valora la visibilidad que tiene actualmente IU a nivel estatal con su presencia en el Congreso dentro de Unidos Podemos?

— Creo que, y por eso estoy aquí, los objetivos de IU son transformar la sociedad, hacer políticas que nos lleven a un mundo y país más justos y menos desiguales. Por tanto, si fuéramos un partido que lo que quiere es ganar territorio político como partido y ese fuera el objetivo principal, quizás te tendría que contestar que está fatal el tema de la visibilidad. Pero como ese no es el caso, evidentemente la posibilidad de hacer políticas que incidan en esos objetivos son mayores en un grupo de 71 diputados. Dicho lo cual, se está aprendiendo a trabajar y coordinarse en el grupo confederal que hay. En ese sentido cada vez se está haciendo un poco mejor. Hay 8 diputados de IU por 2 que estábamos antes. Cuantitativamente es mucho más.

— Volviendo a Madrid. IU no tiene representación en la Asamblea autonómica pero sí en muchos ayuntamientos dentro de candidaturas de confluencia. En el informe político se dice que la oposición real al Gobierno de Cristina Cifuentes se está construyendo desde los "ayuntamientos del cambio". ¿Cómo pueden influir?

— De muchas maneras. Y son bastante evidentes. Están evidenciando las mentiras, chanchullos y la mala gestión. Es importante para que le caiga la venda a la gente respecto a ese falso mito de que la derecha es quien mejor gestiona. Hay muchos ejemplos que han salido. También ayudan informando y politizando a la gente en el ámbito más cercano del sistema democrático. Después, en algunos lugares, están buscando todas las vías legales de denuncia para la imposición de leyes injustas que vampirizan la vida de la gente en el caso de la Comunidad. Por ejemplo, respecto a las privatizaciones encubiertas de servicios públicos. Ahí se está haciendo buen trabajo. Y también denunciando cómo las corporaciones locales, a través de las leyes de Hacienda, son estranguladas desde las administraciones. Muchas veces la gente no tiene el conocimiento, porque no hay interés en explicarlo, de cómo esas políticas afectan a su vida diaria y a los servicios más básicos.

— Concretamente, ¿qué valoración hace de lo conseguido por el Ayuntamiento de Madrid? Hay cosas que no se han podido hacer, como remunicipalizar el servicio de limpieza. ¿Se podría hacer más?

"Ahora Madrid se encuentra con las manos atadas y con muchísimas cosas que han
sido hipotecadas durante años.
Aún así se están revirtiendo
muchas cosas"

— Siempre se puede hacer más de lo que se hace. Pero hay que poner en valor lo que se está haciendo, que no es poco. El Ayuntamiento de Ahora Madrid está confrontando con las consecuencias de décadas de Gobierno del PP. No creo que haga falta que indique la cantidad de casos de corrupción, de formas irregulares y vampirización de lo público que se ha sufrido en el ámbito local. Lidiar con eso no es fácil ni sencillo. No se está haciendo poco. Se encuentran con las manos atadas y con muchísimas cosas que han sido hipotecadas por años y años. Aún así se están revirtiendo muchas de ellas. Por ejemplo lo que está pasando con la M30. O cómo se le planta cara a Montoro con unos presupuestos que son políticos, porque lo que no se quiere es solamente gestionar bien y ya está. Hay unos objetivos políticos que se están intentando conseguir.

En las remunicipalizaciones claro que hay cosas pendientes pero se está trabajando. Se han hecho cosas que eran una auténtica sangría como la funeraría. Yo no veo que se tire la toalla. La complejidad de la confluencia de fuerzas en Ahora Madrid se está llevando, dadas las circunstancias, bastante bien. Si vamos a revertir 20 años de políticas que han sido una verdadera lacra para la ciudadanía de Madrid en dos años, es tremendo. Y el ataque que se hace a estos ayuntamientos es despiadado cuando te encuentras con casos de corrupción con los que parece que no pasa nada si es de la derecha.

— ¿Cuáles cree que son los principales problemas para la ciudadanía de la Comunidad de Madrid que deben atajarse?

— El esquilme de lo público, las privatizaciones explícitas y las encubiertas. Cuando hablamos de competencias como educación, sanidad o servicios sociales son cosas de las más importantes porque lo notan los ciudadanos en su vida diaria. Eso es de lo más sangrante. Sobre todo querernos convencer de que la gestión privada es mejor que la pública como si fuera un mantra cuando el propio Tribunal de Cuentas ya ha dicho que es siete veces más cara solamente en la eficiencia económica. Aunque desde luego no tendría que ser la vara de medir de esto porque es la eficiencia social el verdadero objetivo. Pero ni siquiera desde sus parámetros se logra. Y se sigue haciendo. Luego las tramas de corrupción, que son unas cuantas. Precisamente en lo que abundan es en cómo se ha convertido esto en un negocio para los colegas. Mientras que se consigue a través de las subcontratas, la precarización de la gente que presta estos servicios, la clase trabajadora madrileña, sea cada vez mayor. Y algo que es también muy importante es cómo descaradamente se han vendido pisos y bienes públicos incluso a fondos buitre. Eso, y muchas otras políticas, han aumentado la brecha social.

Cuando gente como Cristina Cifuentes presume de lo bien que va la Comunidad y lo rica que es, obvia que la brecha social es de las más brutales aquí. Cuando a la gente se le dicen cosas como que Madrid es la comunidad que más inversión extranjera recibe y se saca pecho, lo que Cifuentes no te cuenta es que dentro de esa inversión se contabiliza la venta de bienes públicos. Estamos sacando pecho por algo, como la venta de viviendas a fondos buitre, por algo en lo que espero que acabe alguien en la cárcel por ello.