La política, lo privado y la mierda

3

Sábado noche. Chalet comprado, hipoteca firmada. Un amplio espectro de medios de comunicación llevan gran parte de la semana describiendo, con pelos y señales, el futuro hogar de la familia Iglesias-Montero, Montero-Iglesias. El chalet, las piscinas… Ecografías publicadas en portadas de digitales. Paparazzis contratados por medios de comunicación cuyos directores, en prime time televisivo, se convierten el líderes de opinión. Telebasura, política, espectáculo… Welcome to the jungle. Mierda.

Lo privado es público, es política, venían a decir ayer, sábado noche, en rueda de prensa, Pablo Iglesias e Irene Montero. Como cargos públicos están expuestos a la opinión pública, es cierto, cada paseo con el perro, cada cerveza en la barra de un bar, cada secreto confesado en voz alta en un baño, una terraza… Por ello, la huida a Galapagar, explican. Una inversión relevante, para toda la vida, limpia y transparente, deuda, ayuda de las familias… Vida privada, transparencia.

La privacidad, como apertura de la sección de política de los diarios. Revistas del corazón. El comportamiento íntimo, como tema principal del debate público. La buena o la mala conducta. ¿Cerramos el debate? ¿Ya está? ¿Aceptamos moralidad cristiana como animal de compañía? ¿Buscamos un confesionario antes de entrar en la participación pública? ¿Es Eduardo Inda nuestro confesor, el que impone la penitencia? ¿No debe primar el deseo y derecho de vivir de la forma que se prefiera de cada persona? En Galapagar, en Vallecas, en Nou Barris…

Publicidad

El CIS recoge cuáles son las prioridades y problemas que más agobian a la ciudadanía: el paro, la corrupción, los partidos políticos… Los partidos políticos. Políticos y partidos son un problema para la sociedad, en tercer lugar. Nueva política: aquella que llegó para transformar los viejos usos de un bipartidismo que, allá por el 2011, no ilusionaba a una gran parte, en su mayoría joven, de la población española. “No nos representan”, “PSOE, PP, la misma mierda es”. Los partidos siguen siendo, a menor escala, un problema principal para la sociedad. Siete años después. La desafección de la política se tiñe de naranja. “Hace falta un Podemos de derechas”, que decía el banquero.

El surgimiento de Podemos, el morado, fue la máxima expresión electoral de aquella desafección hacia la política que llenó plazas de creatividad y de indignación. Podemos que, desde el primer momento, apostó por la democracia participativa como forma de relacionar las bases con la dirección, olvidando, dicho sea de paso, la formación de los cuadros medios necesarios para cualquier organización política. ¿Cuántos círculos activos quedan hoy? ¿Por qué no se han puesto en marcha procesos de elección de consejos ciudadanos municipales en un gran número de municipios? Inscritos que, a golpe de click, responden a las preguntas que la dirección plantea.

Tal y como informaba cuartopoder.es el pasado verano, la formulación de las preguntas planteadas por la dirección hacen casi imposible que en una consulta a las bases salga derrotada la propuesta de la dirección. Nuestra compañera María F. Sánchez informaba: “Las consultas ciudadanas a los inscritos, una de las insignias de la democracia interna del partido, solo consolidan una decisión tomada de antemano por el secretario general o el Consejo Ciudadano y, en todos los casos, se realizan de arriba a abajo, sin que la Asamblea Ciudadana –compuesta por todos los inscritos en Podemos– plantee sus propias cuestiones”.

Una nueva consulta. “¿Consideras que Pablo Iglesias e Irene Montero deben seguir al frente de la Secretaría General de Podemos y de la Portavocía Parlamentaria?”. Según informaba el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique la consulta será rápida, en un breve periodo de tiempo. Es urgente. El lunes dará los detalles: fecha, quién auditará los resultados, cuánto dinero constará la consulta a la formación… Ante la presión mediática y el revuelo formado por la decisión de su mudanza, Iglesias y Montero se ponen en manos de las bases su cargo como dirigentes del partido. Revocatorios. Democracia directa.

Democracia directa: experiencias asamblearias de los movimientos sociales, de distintas comunidades políticas a lo largo y ancho del mundo como forma de decidir cómo desarrollar las políticas que les afectan en sus vidas. En sus propias vidas. Hoy, el principal problema de la ciudadanía, según el CIS sigue siendo el paro, la precariedad laboral, llegar a fin de mes...

Es la primera vez que líderes políticos someten a decisión de sus bases si siguen en el cargo o no por una cuestión de este tipo, una cuestión de coherencia. Obviamente, en cualquier proceso de primarias, los dirigentes se exponen a la decisión de la militancia, pero no es el caso. Esta situación es nueva. Además, la casa ya está comprada. Ante la crítica pública, escudo y responsabilidad de los inscritos. Primero la casa, luego el partido.

¿Puede vivir el representante de las clases populares en Galapagar? La batalla de la privacidad-esfera pública, a la que nos referíamos antes, parece perdida en el mundo de Twitter, del morbo televisivo, de los móviles que graban cualquier situación, en el momento más inesperado. Pero llega el tema de la coherencia. El único alcalde propiamente de Podemos, José María González ‘Kichi’, de Cádiz, declaraba esta semana que “hay que vivir como la gente corriente para poder representarla”. Defiende “su piso de currante”.

¿Qué supone esta consulta en la interna de Podemos? Twitter, anoche, era un mentidero, hervidero. Tras la crisis del anuncio de primarias internas en la Comunidad de Madrid para elegir candidato a la Presidencia, las cuales ganó Íñigo Errejón, Anticapitalistas rompió con el proceso y no se presentó al considerar que eran poco democráticas. Kichi es de esta corriente, como Teresa Rodríguez, secretaria general de Podemos Andalucía. Si gana en la consulta revocatoria de Iglesias y Montero la opción de que sigan en sus cargos: ¿en qué papel queda esta corriente y las relaciones con la dirección estatal ya de por sí tensas? Veremos...

Ayer, en las redes, los partidarios de Iglesias mostraban claramente su apoyo, pero había voces discordantes. ¿Qué futuro les espera en el partido a aquellas personas que hayan defendido públicamente la opción de que no deben seguir en el cargo, las bases críticas? Otro aspecto, las negociaciones con IU están en pleno proceso de cara a las confluencias del 2019. Parte de las bases de IU no ven con buenos ojos ni el caso concreto del chalé, ni las disputas internas en Podemos periódicas. ¿Puede afectar esto a los futuros acuerdos de confluencia?

Las bases de Podemos tendrán que escoger en los próximos días si Iglesias y Montero, por la polémica mediática del chalet, han dejado de ser, de la noche a la mañana, tan válidos dirigentes como lo eran hace algo más de un año cuando se celebró Vistalegre II para, precisamente, las bases. Tienen que decidir sobre un aspecto de su vida privada. Iglesias, como, precisamente, hizo en Vistalegre II, lanza un órdago de todo o nada, o conmigo o sin mí. En la Asamblea Ciudadana del 2017 retó a que si no salía elegido su proyecto político, no sería secretario general. Ahora, si las bases no aprueban esta decisión de su vida privada, dimite.

Las bases, en cierta medida, tienen que elegir entre el morbo de Eduardo Inda y su secretario general. Pero, ¿en qué situación quedaría Podemos, a un escaso año del inicio de otro intenso ciclo electoral, si Iglesias dimitiera? Mientras tanto, el PP flaquea, está en uno de sus peores momentos asediado por la corrupción y su inacción en Catalunya. El PSOE vira a la derecha en muchas de sus declaraciones asustado por el ascenso en las encuestas de Ciudadanos. Ciudadanos hoy plantea cómo convertir su partido en un movimiento y plataforma que aglutine a grandes capas de la sociedad, mientras las encuestas le sitúan cada vez más favorito. Miramos al norte, vemos a Macron y sus políticas de ajustes. ¡Mierda! Los inscritos de Podemos tendrán que elegir entre la política, lo privado y la mierda.

3 Comments
  1. florentino del Amo says

    Desde mucho antes de la fundación de Podemos, ya le buscaron la forma de laminar su potencia, sus mensajes inventándose calumnias degradantes. Los mismos poderes facticos y mediáticos, cloacas inmundas restadoras de oxigeno social…
    Buscar la noticia amigo Sato, es vuestro deber; pero el coro mediático no busca noticias, solo debilitar al coherente y trasladar la opinión de que somos todos iguales.
    Cuando Iglesias estaba solo, pues podría vivir en su piso y seguir haciendo su vida… Ahora comparte otro proyecto de pareja y con familia en el camino. ¿ Cual es la incoherencia ?. Que le pregunten a Tania Sánchez, como la criminalizaron los mismos poderes ocultos y con las mismas intenciones que ahora… ¡ Todo no vale !. Ninguno les vamos a pagar los plazos mensuales; por eso mismo dejemos las salsas rosas y no mezclemos política, vidas privadas y como defender a los necesitados de viviendas, pensiones dignas, educación pública de calidad, sanidad universal, con igualdad de género.
    ¡ Que haya muchos más Iglesias y Monteros, por el bien público !.

    1. Depuis says

      Amados sean nuestros líderes. Osado aquel que les cuestione.

  2. Julio Loras Zaera says

    La pareja Montero-Iglesias no se puede quejar de que se invada su privacidad, puesto que ellos mismos abrieron la veda cuando emitieron un comunicado anunciando lo de los gemelos (¿a quién le importaba, no siendo sus amigos ni sus conocidos?). No me extrañaría nada que, llegado el momento, mandaran fotos de los gemelos y comunicados por su cumpleaños. ¡Ah! Y ya antes, cuando Pablo Iglesias dio a los vientos su ruptura sentimental con Tania Sánchez (nuevamente, ¿a quien le importa su vida sentimental?).

    En cuanto a la consulta, si habían de hacerla (en el entendido de que quieren consultar sobre su coherencia o incoherencia), era antes de comprar la mansión (para mí, una casa de más de 200 metros cuadrados en una parcela ajardinada de más de 2000, con casa, no habitación, de invitados y una piscina «de ensueño» que cuesta 600.000 euros es una mansión). Y me viene a la mente,más que la coherencia, aquello de «ojos que no ven, corazón que no siente.

    Y soy y seré votante de Podemos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.