El voto del miedo

  • Respuesta de Montserrat Galcerán al último texto de Fernández Liria 'Voto útil, voto inteligente y voto basura'
  • el voto a Madrid En Pie no puede ir a Manuela Carmena porque es el voto de los defraudados por la alcaldesa

Montserrat Galcerán es catedrática de Filosofía, concejala de Ahora Madrid y candidata de Madrid En Pie Municipalista a las elecciones municipales de Madrid.

Carlos Fernandez Liria, viejo compañero de fatigas, es un marxista conocido. Aunque le gusta jugar al despiste: cita con fruición a pensadores que nada tienen que ver con esa tradición, como Platón, Heidegger o Chesterton. Por reaccionarios que sean estos filósofos, aportan pensamientos interesantes, pero poco útiles para un pensamiento crítico. Por esto, Fernández Liria vacila entre declamaciones anticapitalistas fuertes y teorizaciones espurias. En eso sigue los pasos de su maestro Gabriel Albiac, aunque espero por su bien que no termine como este.

Su texto “Voto útil, voto inteligente y voto basura” bate el récord en la ceremonia de la confusión. Parte de una premisa no demostrada, la de que si el voto de Madrid En Pie fuera a Más Madrid, esta formación ganaría dos concejales y obtendría la mayoría por encima del bloque de derecha. Dicho sea de paso, le da a Madrid en pie un 4,81%, muy cerca del 5%, con lo que la conclusión de esta mera constatación podría ser la contraria: si Madrid en pie logra el 0,19% que le falta para el 5%, obtendría tres concejales, lo que reforzaría mucho más a la izquierda. La conclusión es obvia: el voto útil es el de Madrid En Pie que se traduce en tres concejales y no el de Más Madrid que solo suma dos. Tres sigue siendo más que dos.

Publicidad

La premisa de que parte todo el alegato contra el voto inútil es la de que “Madrid En Pie no va a obtener representación” que es justo lo que Fernandez Liria lógicamente no puede demostrar, pues para eso tendría que tener una bola de cristal. Quod erat demonstrandum, como decían los viejos lógicos. A partir de esa presuposición indemostrada e indemostrable todo lo demás es pura palabrería. Llamarla “inteligente” es como mínimo una muestra de estulticia.

Pero hay otro punto: el voto a Madrid En Pie no puede ir a Manuela Carmena porque es el voto de los defraudados por la alcaldesa. Es el voto de quien no puede ni quiere votar a esa candidatura. Es un voto que, de no existir Madrid En Pie, iría a la abstención. Nunca podría recuperarlo un proyecto que ha arrasado con todo lo que nos movió en 2015. Si en estos años ha habido una operación de acoso y derribo, es la que Manuela Carmena ha protagonizado con la izquierda alternativa madrileña. Por consiguiente, el sueño de Fernandez Liria es imposible, puro delirio.

Por si esto fuera poco, el texto de Fernandez Liria es un insulto a la inteligencia y al compromiso de muchas personas. El voto no solo es una carambola posibilista; es la expresión de las convicciones políticas de la persona, de lo que quiere para su comunidad y lo que desea para sí misma. Decir que somos “votos basura” implica pensar que los que deseamos un cambio profundo en nuestra ciudad somos basura y que los que integramos la candidatura de Madrid En Pie, entre los que me cuento y a mucha honra, somos productores de basura, desperdicios de la sociedad a los que ni se merece tener en cuenta.

“No puede haber nada inteligente en hacer posible que gobiernen Almeida, Villacís y Ortega Smith en lugar de Carmena” dice Fernandez Liria. Muy bien, ¿hay algo inteligente en romper Ahora Madrid y crear un partido personalista con “los mejores” (o sea con Luis Cueto y Marta Higueras) excluyendo a concejales sobradamente probados como Sánchez Mato? ¿Es inteligente vanagloriarse de las políticas económicas del concejal al que acabas de cesar? ¿Cómo llamaría Fernandez Liria a ese proceder, tal vez desvergonzado, cínico o rufianesco? ¿Y es inteligente confiar de nuevo en quien acaba de robar el proyecto y proclama sin ambages que “había demasiados radicales en Ahora Madrid” por lo que se ha hecho bien en excluirlos aunque con ellos se haya excluido a una parte importante de la ciudadanía? ¿Es inteligente vanagloriarse de lo que han hecho los concejales y concejalas de distrito a los que se excluye de la candidatura pero cuyos méritos se atribuye la propia alcaldesa, aunque hayamos tenido que porfiar con ella para poderlos llevar a cabo?

Como filósofos y filósofas que somos, apreciamos demasiado la inteligencia para caer en argucias tan burdas. No, querido Carlos Fernandez Liria, no nos creamos nuestras propias mentiras. Dinamitar todo el esfuerzo de años por armar una candidatura conjunta y exitosa como fue Ahora Madrid no es nada inteligente, es un robo a mano armada de todo el esfuerzo colectivo de varios centenares de personas y de la ilusión y confianza política de algunos miles.

Carlos Marx escribió aquella famosa frase: “Los filósofos no han hecho más que interpretar el mundo de diversas formas, de lo que se trata es de transformarlo”. Fernandez Liria no ha leído este texto. Intelectual egregio se cree en el derecho de amonestarnos con sus filípicas y preconiza un deber ser de la política que al final se reduce al posibilismo más oportunista. Nada más penoso que el filósofo consejero aúlico que exhorta a la plebe para que se atenga a la razón, a la razón de los poderosos.

Fernandez Liria no conoce tampoco el precioso grabado de Goya al que este puso como ilustración: “El sueño de la razón producen monstruos”. Los buitres que acechan al durmiente, los murciélagos con sus alas desplegadas, los gatos con las uñas afiladas y prestas a despedazarnos. A esta razón del posibilismo cobarde nosotras oponemos la razón potente, alegre y plebeya de los convencidos que con nuestro voto inútil cambiaremos Madrid.