MADRID

La Emergencia Climática y la movilidad de Almeida: dos realidades incompatibles

  • "Resulta increíble el nivel de desconocimiento técnico de nuestros responsables municipales y su falta de sensibilidad ante el problema más grande que tenemos que afrontar en nuestro tiempo"

0

La actualidad está repleta de noticias que nos confirman la emergencia climática que vivimos. Día tras día nos encontramos de un lado al otro del planeta con fenómenos meteorológicos extremos. Los gigantescos incendios forestales que han asolado la Amazonia, Rusia o Australia y las gravísimas lluvias torrenciales que han provocado inundaciones en Madagascar y Brasil son solo algunos de los ejemplos con los que tropezamos en los medios de comunicación. Fenómenos que han producido una disminución irreparable de la biodiversidad, cuantiosos daños materiales y, en muchos casos, pérdidas de vidas humanas.

Pero no solo ocurre este tipo de fenómenos con efectos trágicos inmediatos. La constante prolongación de las sequías, la firme subida de las temperaturas, la imparable rapidez del deshielo polar o el persistente calentamiento del agua del mar representan sendas amenazas, cada vez más graves, para nuestro ecosistema y para el futuro del planeta. Fenómenos que, en ocasiones, se combinan entre sí y dan lugar a nuevos y más graves problemas.

Los incendios de Australia son un ejemplo de la suma de diferentes factores con resultados catastróficos. Una sequía tremenda, los más altos registros de temperatura de la historia durante 2019 y los efectos del denominado “El Niño del Indico”, causante de la variación de los flujos de temperatura en el océano Indico, han conseguido una combinación infernal, que ha provocado en aquel continente unos incendios muy diferentes a los conocidos hasta ahora, por su gran intensidad, sus altísimas temperaturas y su enorme velocidad de propagación.

Y no necesitamos ir hasta remotos confines del mundo para ver las consecuencias del cambio climático. En España las estamos viviendo también. Hace unos días sufrimos la borrasca “Gloria”, cuyos efectos han batido varios récords negativos: en el espesor de nieve, con 86 cm en Villafranca (Castellón); en la altura de olas en el Mediterráneo, con los 8,44 m. de altura alcanzados por algunas de ellas en Valencia; o en la magnitud de las precipitaciones de lluvia durante el mes de enero, con el aumento en 27 litros por metro cuadrado, respecto al último récord en 24 horas, recogidos en el aeropuerto de Barcelona. “Gloria” ha ocasionado destrozos inmensos y la pérdida de, al menos, 13 vidas humanas.

Como vemos, las evidencias de la emergencia climática que vivimos no dejan lugar a dudas. Hay que tomar medidas contundentes para mitigar los efectos del cambio climático. Una de las actuaciones básicas sobre las que los ayuntamientos tienen capacidad de decisión es el diseño de la política de movilidad en sus ciudades. Se trata del elemento clave para la reducción de  las emisiones de gases de efecto invernadero y de la contaminación. Sin embargo, el actual equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid está haciendo exactamente lo contrario de lo que hay que hacer.

Acaba de publicar, como es preceptivo, en la plataforma de contratación del sector público del Ministerio de Hacienda, la licitación para la redacción del proyecto de soterramiento de la A-5 por 4.135.250 euros. Más de cuatro millones de euros solo para diseñar el proyecto. Una inversión que va a suponer el gasto de varios cientos de millones de euros para facilitar la entrada y salida de coches a Madrid sin conllevar reducción alguna de la capacidad de la vía.

Una reivindicación histórica de los vecinos de la zona ha sido la de conseguir una solución al problema de contaminación atmosférica y acústica que sufren. La ampliación de la A-5, hace ya más de 50 años, consistió en aumentar el número de carriles de autopista construyendo unos nuevos justo al lado de las casas -en algunos casos a un metro de distancia-, sin tener en cuenta los problemas de salud y falta de habitabilidad para los ocupantes de las mismas que ello acarreaba. Una situación inadmisible que hace imprescindible la toma de medidas tendentes a la pacificación del tráfico en la A-5 a su paso por Madrid -recordemos que ese tramo no es ya una autovía, sino una calle de la ciudad a todos los efectos- y reducir los niveles de polución.

Se impone, pues, una actuación urbanística encaminada a liberar espacio público, ocupado en la actualidad por el coche, para mejorar la accesibilidad y la habitabilidad de la zona, transformando en vía urbana lo que hoy es una carretera; urge un proyecto sostenible, que contemple la reducción de la capacidad de la vía, la pacificación del tráfico de entrada a Madrid y la bajada de la contaminación y de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Pues bien, con el proyecto del PP y Cs no será posible alcanzar ninguno de esos objetivos. Frente a otras opciones más económicas, más sostenibles y más aptas para lograr una mayor reducción de las emisiones de gases contaminantes, el actual gobierno municipal madrileño va a gastar ingentes cantidades de dinero en una infraestructura destinada a embutir una autovía hasta el mismo corazón de la ciudad.

Al optar por el transporte privado como medio prioritario de acceso a la ciudad, nuestra derecha municipal demuestra tener una visión considerada ya anticuada en todos los foros nacionales e internacionales de movilidad sostenible. Hace exactamente lo contrario de lo que se está haciendo en las principales ciudades del mundo, en las que el dinero se está invirtiendo precisamente en pacificar el tráfico en sus espacios urbanos.

A este equipo de gobierno lo que le preocupa realmente es adjudicar proyectos faraónicos a las grandes constructoras, con la excusa de facilitar el acceso de los coches hasta el centro de la ciudad. Una obra que va a provocar inmensos atascos pero, al parecer, para el PP los atascos provocados por las obras de construcción, aunque duren años, no son un problema. Si los hay, pero ganan dinero con ellos los de siempre, no pasa nada.

Con una ínfima parte de las molestias a los conductores y a los residentes de la zona se pacificaría el tráfico mediante la remodelación en superficie de la vía, con una fuerte inversión en transporte público, con líneas lanzaderas de autobuses conectadas con las principales poblaciones de la zona limítrofe, y con carriles bus-vao que facilitarían llegar a Madrid en menos tiempo. Todo más barato para el contribuyente y más sostenible para la ciudad.

En su línea de ir en contra de todo principio de movilidad sostenible, el Ayuntamiento de Madrid ha lanzado la idea de construir un macroparking de 1000 plazas, casi todas de rotación, pegado al parque del Retiro. La excusa, esta vez, es suprimir 300 plazas en superficie, la mayoría destinadas a residentes, para poder ampliar aceras. A cambio de eso se fomenta el acceso del coche privado al centro de la ciudad, con el consiguiente aumento del tráfico y, por tanto, de la contaminación. ¡Son unos cracks! Ni qué decir tiene que la gestión se concederá a una empresa privada (la pela es la pela y hacer negocio es lo importante, pese a que perjudique la salud de todos). Ese proyecto es una insensatez que ya está siendo respondida por la ciudadanía con más de 33.000 firmas recogidas contra el mismo en change.org.

Otra de las ideas brillantes del actual equipo de gobierno municipal es la rebaja de precios en los parkings del centro de la ciudad, como medio de facilitar que la gente venga en coche privado. Consecuencia: el aumento de la circulación en dicho ámbito. ¡Impresionante! Mientras en todas las grandes urbes se trabaja para eliminar al máximo la circulación en sus centros históricos, aquí la fomentan. La irracionalidad de estos iluminados no tiene límites.

Por último, continúan con la política de construcción de aparcamientos disuasorios dentro de la ciudad, lo que merece una reflexión aparte, porque en principio podría parecer una medida sensata. Cada día entran y salen de Madrid 500.000 vehículos, una cifra inasumible si queremos reducir la contaminación y tener un tráfico con una fluidez razonable. Si sumamos el número total de plazas de los aparcamientos disuasorios proyectados, obtendremos unas 10.000 plazas, el equivalente a un 2% de los coches que llegan a Madrid, en las que el Ayuntamiento proyecta gastarse 139.757.193 € (más el gasto en los tres parkings disuasorios nuevos anunciados por el alcalde de los que no hay datos publicados del importe que supondría su construcción).

Una inversión multimillonaria, necesitada de muchísimo suelo municipal, con el paupérrimo resultado de cubrir las necesidades de aparcamiento de tan solo el 2% de los coches que vienen de fuera. En términos de sostenibilidad no tiene sentido. Los aparcamientos disuasorios tienen su lógica en origen, donde sí representan una reducción significativa de emisiones y fomentan el uso del transporte público; en destino, no solucionan el problema, son caros, ocupan mucho suelo público, no tienen incidencia real y pueden suponer un efecto llamada para venir a Madrid en coche.

Nos encontramos frente a una emergencia climática, ante la que el PP y Cs, con el aplauso de Vox, no están haciendo nada. Resulta increíble el nivel de desconocimiento técnico de nuestros responsables municipales y su falta de sensibilidad ante el problema más grande que tenemos que afrontar en nuestro tiempo. En la práctica, sus políticas medioambientales están en la línea de los populistas más retrógrados del mundo, como Trump, Bolsonaro u otros movimientos negacionistas del cambio climático. Hay que afrontar el reto de adaptarse y mitigar las consecuencias del cambio climático. Madrid no puede estar a la cola del mundo. Dejen de hacer demagogia y pónganse a trabajar para que nuestra ciudad no se quede irremediablemente atrás. Se nos acaba el tiempo. Está en juego nuestro futuro.

Leave A Reply

Your email address will not be published.