Jugamos menos con la videoconsola y más en Facebook

1
shutterstock_123836458
La industria del videojuego facturó un 7,3% menos en España el año pasado / Shutterstock

La industria del videojuego nota la crisis y el empuje de las redes sociales. No es que juguemos menos, es que los tiempos están cambiando, y las plataformas, también. El sector de los videojuegos continúa enganchando a los jugadores más acérrimos, pero aquellos que veían en ellos un entretenimiento ocasional o una manera de pasar el rato de vez en cuando se han pasado a los juegos sociales.

¿La razón? La gratuidad de los títulos en las redes sociales –al menos, el acceso es gratis en la mayor parte de ellos- y la ubicuidad de los mismos, que permiten el juego en cualquier lugar y a través de distintas plataformas: teléfonos móviles, tabletas y entornos de escritorio.

Publicidad

Esta es, junto a la crisis, la razón por la que cada vez se venden menos videojuegos en España. La facturación del sector del videojuego en nuestro país cayó un 7,3% el año pasado. Aún así, movió 762 millones de euros, según datos de GFK. Sigue siendo la primera industria del ocio, pero vende menos, y la caída lleva produciéndose tres años consecutivos.

Según la Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento (aDeSe), la complicada situación económica continúa marcando actualmente el consumo en la mayor parte de las industrias. Además, el hecho de que la renovación del parque de consolas se produjera a finales de 2013 no ayuda a la consolidación de las cifras.

De hecho, tanto la última consola de Sony, la PlayStation 4, como la de Microsoft, la Xbox One de última generación, llegaron al mercado en el último trimestre del año pasado, sin dar tiempo a que los usuarios levantaran con sus adquisiciones tanto de consolas como de videojuegos para estas nuevas plataformas los números de 2013.

farmville_Facebook
Imagen de Farmville, el juego que supuso una revolución en la red social de Mark Zuckerberg. / facebook.com

Se espera que la tendencia cambie, pero la industria del videojuego mira también de reojo el avance imparable de los juegos sociales en las redes. Lo que antes eran amenazas anecdóticas, como el éxito de Angry Birds para dispositivos móviles o la revolución que supuso FarmVille en Facebook, ahora se ha convertido en una amenaza más seria.

Los usuarios dejan de comprar videojuegos, pero sí invierten en estos títulos sociales cuyo negocio se fundamenta en el modelo freemium: el acceso es gratuito, así como el poder jugar un determinado número de partidas en un tiempo limitado.

Sin embargo, si se quieren adquirir más vidas, desbloquear niveles o tener la posibilidad de usar elementos especiales, es necesario comprar créditos u objetos virtuales mediante la realización de un micropago. Generalmente no cuestan más de unos céntimos de euros, pero consiguen hacer muy rentables a las empresas que desarrollan los juegos más populares en las redes sociales.

Por ejemplo, King, el estudio que ha creado el popular juego Candy Crush Saga, ingresa cada día más de 517.000 euros por compras que realizan los usuarios en su aplicación. La desarrolladora de origen sueco posee más de 400 títulos, no todos tan exitosos como el mencionado, pero entre todos logran hacer una caja superior a los 700.000 euros diarios, cifras que quedan lejos de las que maneja la industria del videojuego tradicional en su conjunto.

La realidad es que la tendencia no parece que se vaya a invertir a corto plazo, ya que las redes sociales aglutinan cada vez a más jugadores.

Facebook se ha convertido ya en la mayor videoconsola del mundo, sobrepasando ampliamente a PlayStation y Xbox. Más de 375 millones de personas juegan, al menos una vez al mes, en la red social de Mark Zuckerberg, y la mayor parte de ellas entran a diario y, además, consumen, sobre todo si acceden a la plataforma a través del móvil.

Según datos de la propia compañía, los que usan su teléfono o su tableta para jugar suelen gastar 3,3 veces más en objetos virtuales y vidas extra que quienes usan los juegos sociales a través del escritorio del ordenador.

Sea como sea, unos y otros acaban “molestando” a sus amigos en la plataforma. Facebook también reconoce que cada día se publican en los muros de los usuarios más de 735 millones de mensajes en los que se invita a los contactos en la red social a jugar o en los que se cuentan los últimos logros en el juego de moda. Eso al menos con las videoconsolas no pasaba.

1 Comment
  1. elbitxo says

    eso es una gran mentira. En Facebook domina el juego casual, generalmente juegos gratuitos. Las consolas y juegos de PC no compiten por el mismo publico que aplicaciones como Farmville. El modelo Freemium esta ya muy extendido en los juegos de PC, y aunque si que es verdad que en esta genración tendrán que experimentar con cómo implementarlo en consola, esta claro que el tipo de juego de Facebook no compite contra el de consola. Sólo hay que ver las escandalosas ventas de PS4 pese a no tener todavía grandes títulos, lo cual no se menciona para nada en la noticia. En Facebook juegan más personas, pero cada una de ellas juega mucho menos y gasta muchísimo menos que el promedio de usuarios de consola.

Leave A Reply

Your email address will not be published.