Ni expectación ni colas para comprar el Apple Watch en España

unnamed
Una de las 11 Apple Store españolas donde se puede "probar" el reloj bajo reserva de cita, pero no comprarlo. / Foto: Apple

Que empiece a venderse un nuevo producto de Apple en nuestro país y que las tiendas físicas de la compañía de la manzana no abran la medianoche antes, o que no se formen colas a sus puertas, resulta extraño. Pero esta vez, con el inicio ayer de la comercialización del Apple Watch en España, ni siquiera los fanboys (como se conoce popularmente a los fans acérrimos de la firma) han mostrado su interés en las calles abarrotando las Apple Store físicas.

¿Por qué? Hay varios motivos. Por una parte, el tiempo transcurrido entre la puesta a la venta en otros países y la llegada del dispositivo a nuestro país, que ha sido superior a los dos meses. Son demasiados días de espera para los fanáticos de la compañía –que posiblemente acudieron a otros mercados como Francia o Reino Unido para adquirir sus relojes inteligentes- y es un espacio de tiempo considerable que ha dado lugar a que muchos otros usuarios en otras partes del planeta lo prueben y hayan hecho un análisis pormenorizado de las funcionalidades del aparato y de su rendimiento.

Publicidad

En este sentido, la red está llena de opiniones de usuarios que han contado las fortalezas del Apple Watch, pero también sus debilidades, lo que ha podido echar por tierra a algunos usuarios su intención de hacerse con el gadget.

Por otra parte, en esta ocasión Apple ha estrenado un nuevo proceso de comercialización. El dispositivo no ha podido reservarse a través de las tiendas online de la compañía hasta que no ha llegado el señalado día de venta : ayer, 26 de junio.

Cuando se va a poner en circulación un nuevo iPhone o un iPad, generalmente la compañía concede una semana de margen a los usuarios para que hagan prerreservas online, va calentando el mercado y midiendo los primeros resultados. En este caso la prerreserva online no ha sido habilitada, ha habido que esperar.

unnamed
Uno de los primeros compradores de un Apple Watch en España posa con su reloj. / Foto: Apple

Es más, dada la variedad de modelos, correas, materiales… en los que se comercializa el Apple Watch, una vez iniciado el proceso de comercialización la compañía ha centralizado las ventas a través de las Apple Store Online y no permite la compra directa en sus tiendas físicas.

El usuario debe entrar a la tienda online y “construir” el Apple Watch que desea, seleccionando el material, el modelo, el tamaño de la esfera, etc. Una vez pagado a través de Internet, puede solicitar recibirlo en casa sin pagar gastos de envío o puede pedir cita en una de las once tiendas Apple Store que hay en España para recogerlo.

Hay que tener en cuenta que si se adquiere un modelo de la versión “Sport” se puede recibir en casa al día siguiente, pero si se quiere comprar la versión “Steel” habrá que esperar una o dos semanas para tenerlo disponible. Si por el contrario el modelo que se desea tener es el “Edition”, el tiempo de espera para tener la combinación deseada lista se eleva hasta las tres semanas.

En cualquier caso, el proceso de reserva es obligatorio. El gadget no se puede adquirir directamente en las tiendas, sino que hay que realizar la compra online. Si sólo se quiere “ver” el producto, o que un especialista de la marca nos explique cómo funciona, también es necesario solicitar una cita a través de la web de la Apple Store online o de sus aplicaciones oficiales para teléfonos móviles. Habrá que seleccionar un día y una hora en el sistema de reserva y sólo podrá acudirse a la tienda en ese momento para “probar” el reloj, no para comprarlo.

Este “novedoso” proceso de comercialización explica que no se vean colas en las Apple Store. La gran variedad de relojes, pero también las limitaciones de producción de algunos modelos, ha motivado que Apple haya optado por esta forma de venta.

Junto a esta circunstancia, también hay que tener en cuenta que el Apple Watch inaugura una nueva categoría de producto y siempre las ventas son más pausadas cuando se produce un lanzamiento de este tipo. De hecho, muchos analistas comparan el “moderado” recibimiento del nuevo dispositivo con el que se experimentó en 2007 cuando se lanzó el primer iPhone. Aunque aseguran que, pese a todo, se está vendiendo más.

De todas formas, no hay que dejar de lado otro posible motivo que explica que no se haya producido un auténtico boom de ventas tras el lanzamiento: el precio de venta del Apple Watch.

En España, teniendo en cuenta los modelos que hay disponibles, el reloj se puede conseguir desde los 419 euros que cuesta el más básico (el Apple Watch Sport con correa de goma y esfera de 38 mm) y cuyo precio sube 50 euros si se desea una esfera de 42 mm, a los 18.400 euros que hay que pagar para hacerse con el Apple Watch Edition oro, con correa de cuero y hebilla moderna. Sin duda, un precio que no sitúa al último capricho de Apple al alcance de todos los bolsillos.