Instagram ya es la segunda red social más usada en España

shutterstock_284989379
Más de cinco millones de españoles entran a Instagram cada día. / Shutterstock

A pesar de la irrupción en el último año de aplicaciones móviles con tintes sociales como Snapchat o Periscope, que han logrado una importante repercusión mediática y aglutinar a millones de usuarios, el último boom 2.0 lo está protagonizando una app lanzada hace seis años ya pero que está creciendo a pasos agigantados: Instagram

Desde que la aplicación fuese comprada por Facebook en abril de 2012 su crecimiento ha sido imparable, pero especialmente se ha intensificado en los últimos nueve meses, periodo en el que ha sumado 100 millones de usuarios a nivel mundial. En total, más de 400 millones de personas en todo el mundo entran regularmente (al menos, una vez cada 30 días) a Instagram.

Publicidad

En España el crecimiento también ha sido considerable. De ser una aplicación únicamente utilizada por jóvenes cazadores de tendencias ha pasado a popularizarse entre usuarios de todas las edades y también entre muchas empresas que comienzan a considerar la app como un canal de comunicación esencial con sus clientes y potenciales clientes.

Tanto es así que Instagram acaba de superar los 8 millones de usuarios activos en el país. La cifra supone un incremento de más de 600.000 usuarios en los últimos seis meses (contaba con 7,4 millones en octubre de 2015) y es el mayor aumento que haya registrado cualquier red social en dicho intervalo de tiempo en España.

Es más, Instagram ha superado ya –tanto a nivel nacional como internacional- el número de usuarios activos mensuales que posee Twitter y, además, logra acaparar más ingresos por publicidad que la red de microblogging, en serios problemas para alcanzar la rentabilidad.

Mientras tanto, Instagram sólo lleva unos meses comercializando publicidad en España, pero convence tanto a empresas como a usuarios. Su plataforma de anuncios fue abierta en el país el pasado 30 de septiembre y, a pesar de las reticencias iniciales de algunos usuarios, que amenazaban con abandonar la plataforma si los timelines se llenaban de publicidad, la aparición de fotografías patrocinadas no ha reducido el tiempo de uso de la aplicación ni ha frenado la frecuencia con la que se accede a la misma.

De hecho, de los 8 millones de españoles que  utilizan Instagram, más de 5 millones acceden a a la app cada día para subir sus fotografías y vídeos. Por cierto, éstos ahora pueden tener una duración de hasta 60 segundos, pues la compañía ha ampliado la duración de los mismos (desde los 15 segundos iniciales) para satisfacer las necesidades de, precisamente, los anunciantes que no querían enfrentarse a la limitación de contar su mensaje en tan escaso periodo de tiempo. Dada la aceptación de los anuncios de mayor duración, Instagram permite desde la semana pasada que cualquier usuario también pueda subir vídeos con hasta un minuto de extensión.

Pero… ¿qué es lo que buscan los españoles en Instagram? Más de la mitad de los usuarios entra a la aplicación para ver las fotografías que publican familiares y amigos o busca información acerca de sus hobbies e intereses. Sin embargo, crece considerablemente el porcentaje de usuarios que accede a Instagram para estar al día de las actividades que realizan los famosos. Muchas celebrities han abierto perfil en la aplicación de fotografías y publican en ella escenas de su día a día. Esas imágenes, que años atrás protagonizaron las revistas de papel couché, hoy pueden contemplarse de forma gratuita a través de Instagram, servicio en el que algunos famosos como Sara Carbonero o Paula Echevarría aglutinan millones de usuarios.

Sin embargo, no sólo ellas han hecho de la aplicación una plataforma imprescindible para estar en contacto con sus seguidores y dar mayor difusión a sus carreras, sino que comienzan a aparecer usuarios que utilizan Instagram como medio de vida principal.

De la misma manera que existen los youtubers (jóvenes que se ganan la vida considerablemente bien creando vídeos en la plataforma propiedad de Google) en España empiezan a darse los primeros casos de instagramers: usuarios de corta edad que aglutinan millones de seguidores y a los que muchas marcas pagan para que coloquen sus productos en sus fotografías o, simplemente, para que asistan a sus eventos y publiquen imágenes de los mismos en su cuenta de Instagram.