¿Cuándo ignorar al jefe fuera del horario laboral será un derecho del trabajador?

  • La nueva Ley Orgánica de Protección de Datos y de Garantía de Derechos Digitales, en redacción, reconocerá el derecho a la “desconexión digital”
  • Las compañías que no cumplan la ley podrán enfrentarse a sanciones equivalentes al 2% de su facturación anual

Recibir un mensaje del jefe a través de WhatsApp por la noche o en fin de semana dejará de ser pronto una realidad para muchos trabajadores que ven cómo su superior no respeta las horas de descanso. Las llamadas fuera del horario laboral, e incluso la obligación -explícita o no- de revisar el buzón de correo electrónico corporativo cuando no se está en horas de servicio, quedarán terminantemente prohibidas cuando entre en vigor la nueva legislación que regule la llamada “desconexión digital”.

En la actualidad, esta ley se encuentra en proceso de redacción. El hecho de que los trabajadores tengan derecho a no conectarse digitalmente fuera del horario de trabajo quedará fijado en la nueva Ley Orgánica de Protección de Datos, que está siendo tramitada por el Congreso de los Diputados.

Publicidad

Una de las enmiendas a esta nueva ley, que pasará a llamarse Ley Orgánica de Protección de Datos y de Garantía de Derechos Digitales, establece textualmente que “trabajadores y empleados públicos tendrán derecho a la desconexión digital a fin de garantizar, fuera del tiempo de trabajo legal o convencionalmente establecido, el respeto de su tiempo de descanso y vacaciones, así como de su intimidad personal y familiar”.

Publicidad

Según el Partido Socialista en el Congreso, la nueva redacción de la ley cuenta con el consenso de todos los partidos, y se espera que ésta pueda ser aprobada antes de que finalice el año. Si finalmente es así, ¿qué ocurrirá cuando un empresario escriba o telefonee a sus empleados fuera del horario laboral? Principalmente, que estaría incumpliendo la ley al no respectar un derecho del trabajador y llevar a cabo una acción propia del horario laboral, lo que podía llevarle a sufrir una multa de hasta 10 millones de euros o de hasta el 2% de su facturación anual, según la cantidad que resulte mayor.

De todas maneras, la ley establece una salvaguarda, y es que las compañías podrán acordar con los sindicatos, dentro de los convenios colectivos, la manera de aplicar el derecho a la desconexión laboral. Esto significa que las empresas podrán establecer unas situaciones mínimas en las que el empleador pueda ponerse en contacto con sus subordinados fuera del horario de trabajo, o que podrán limitar el derecho de los empleados a no estar pendientes del correo en determinadas circunstancias.

La nueva legislación también reconocerá otros derechos de los trabajadores de forma explícita. Por ejemplo, se establecerá que los dispositivos digitales que la empresa otorgue al empleado para el ejercicio de su trabajo no puedan ser revisados por el empresario siempre que así lo desee. Para respetar el derecho a la intimidad del trabajador, sólo podrán requisarse con el objeto controlar el cumplimiento de las obligaciones en el trabajo, pero en ningún caso se podrá acceder a información personal.

En este sentido, las compañías siempre tendrán que avisar a los empleados de forma precisa sobre los usos autorizados y, de la misma manera, determinar los periodos en los que los dispositivos podrán utilizarse con fines privados.

¿Qué hacer hasta que se apruebe la Ley de Desconexión Digital?

En otros países de nuestro entorno, como en Francia, el derecho a la desconexión digital fue regulado hace años. En España, algunas compañías adoptaron la medida motu proprio, otras incluso han establecido un decálogo para prevenir la “fatiga digital”, pero será en unos meses, cuando previsiblemente se apruebe la nueva legislación, cuando el desconectar completamente pasará a ser un derecho legítimo de los trabajadores.

Sin embargo, mientras se produce la aprobación, ¿qué pueden hacer los empleados españoles? Es posible que no puedan evitar ser contactados por sus empleadores durante las vacaciones o fuera de las horas de trabajo, pero sí pueden llevar a cabo algunas acciones en sus dispositivos móviles que les ayuden a desconectar, aunque quizá les hagan ganarse la reprimenda posterior de su superior por no haber estado atento a los mensajes.

Una de las recomendaciones sería desactivar las notificaciones. Algunos sistemas operativos móviles permiten paralizar la recepción de correos electrónicos o mensajes instantáneos en determinados días de la semana. Saber fijar límites para evitar ser molestado en fin de semana o en vacaciones es también responsabilidad del trabajador y parte importante en la gestión de la relación con su empleador.

Algunos sistemas de correo como Outlook y Gmail pueden configurarse para que envíen un mensaje automático de ausencia no sólo durante los periodos vacacionales, sino también en fines de semana o festivos, o incluso por horas. Incluso WhatsApp se encuentra en la actualidad probando una funcionalidad que, de ser implementada globalmente, ayudará de forma considerable a los trabajadores a conciliar su tiempo laboral y de ocio. Se trata de un nuevo modo “vacaciones” que permitirá, al ser activado, dejar de recibir mensajes en determinados grupos -como el del trabajo- o de determinados contactos, como compañeros de oficina o superiores.