Reacciones en la UE: entre la esperanza y la desconfianza

0
Hollande_reacciones_en la_UE_Grecia
François Hollande, presidente de Francia, en una imagen de archivo. / Efe

BRUSELAS.– Syriza consiguió anoche una victoria histórica al alzarse como clara vencedora en las elecciones griegas. Las reacciones a la victoria del partido de Alexis Tsipras se sucedían desde los primeros recuentos de votos: los líderes europeos, la Comisión o el Eurogrupo, entre otros, manifestaban sus primeras impresiones aunque con una notable ausencia, Angela Merkel. Repasamos las reacciones de las autoridades europeas a la victoria de la izquierda radical griega.

Los líderes europeos tienden su mano a Tsipras

Publicidad

François Hollande fue de los primeros en felicitar al nuevo líder griego. El presidente de la República Francesa, felicitaba a Tsipras a través de un comunicado. En él, instaba al líder de Syriza a “continuar con la cooperación entre los dos países, al servicio del crecimiento y de la estabilidad en la zona euro”.

David Cameron se mostró, sin embargo, mucho más crítico con los resultados en su cuenta de Twitter: “Las elecciones en Grecia aumentarán la incertidumbre económica en Europa,” declaró el primer ministro británico.

También el presidente del gobierno belga, Charles Michels, felicitaba a Tsipras a través de la red social pero advertía que serán “la responsabilidad y la solidaridad” las bases de la cooperación con el pueblo griego.

Mariano Rajoy, presidente del gobierno español, ha dado la enhorabuena a Alexis Tsipras a través de un comunicado. En él, Rajoy ha manifestado que espera que “el resultado electoral resulte en la formación de un gobierno estable y comprometido con el proyecto de la integración europea que compartimos Grecia y España.” El presidente ha aprovechado además para mostrar su “alta consideración y estima” a Alexis Tsipras. El comunicado de Rajoy contrasta con las opiniones expresadas por algunos miembros del Partido Popular durante los últimos días. Sin ir más lejos, el eurodiputado Esteban González Pons mostraba su preocupación ya que “la falta de centro político articulado en Grecia facilita el triunfo de la extrema izquierda y derecha.”

La gran ausente sigue siendo Angela Merkel que no se ha pronunciado aún de manera oficial sobre los resultados en las elecciones griegas. Su gobierno, en cualquier caso, no había ocultado en los días anteriores a los comicios, sus reticencias respecto a una posible victoria de la coalición de la izquierda radical.

Las instituciones felicitan a Syriza y piden compromiso

Jean_Claude_Juncker_Grecia
Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea. / Efe

Hoy se reúne en Bruselas el Eurogrupo. A su llegada, Jeroen Dijsselbloem, su presidente, felicitó Syriza “por su clara victoria” y le deseó suerte en su trabajo. Preguntado por la prensa sobre sus expectativas, Dijsselbloem ha afirmado que espera “que trabajen con nosotros para fortalecer la economía griega”. El presidente ha aclarado en cualquier caso que como miembros de la eurozona, deben respetar los acuerdos alcanzados. “Con esas bases, estamos dispuestos a trabajar con ellos,” sentenciaba.

Por su parte, Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión, ha afirmado a su llegada a la reunión del Eurogrupo que “la elección de los ciudadanos griegos no es responsabilidad de la Comisión”. Para Juncker, el trabajo con el gobierno griego, sea el que sea “es una cuestión de sentido común”. El presidente ha sido claro: “tenemos nuestras reglas, unas reglas que han sido fijadas de común acuerdo con los gobiernos griegos”, pero se ha mostrado flexible de cara a la negociación, “veremos cuáles son las demandas del nuevo gobierno y las discutiremos como con cualquier otro”.

El Comisario de Economía y Finanzas, Pierre Moscovici, ha destacado además que los objetivos de la Comisión y el gobierno griego son los mismos: la creación de empleo, el crecimiento y la reducción de la desigualdad. “La discusión por tanto no será sobre los fines, que son los mismos, sino sobre cómo alcanzarlos”.

También el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz ha felicitado a Alexis Tsipras por la “histórica victoria de su partido”. Schulz, que telefoneó personalmente al nuevo primer ministro griego, ha llamado a las instituciones europeas a respetar la elección democrática de los ciudadanos griegos. El presidente de la Eurocámara ha destacado que se trata de un gran cambio para el país y ha afirmado estar dispuesto a negociar con Tsipras las medidas de la Troika. También ha anunciado la posibilidad de un encuentro con el nuevo primer ministro griego en los próximos días.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, también ha dado la enhorabuena a Alexis Tsipras tras su toma de posesión como primer ministro. Tusk destaca que la Unión Europea seguirá apoyando a Grecia en sus esfuerzos para mejorar su situación económica. El presidente aprovechó además para invitar a Tsipras al que será su primer Consejo Europeo, el próximo 12 de febrero.

Los grupos parlamentarios, divididos

Gabi_Zimmer_Grecia
Gabi Zimmer, presidenta del grupo de la Izquierda Unitaria Europea. / Beatriz Ríos

Los líderes de los distintos grupos parlamentarios europeos también han mostrado su opinión sobre los resultados de las elecciones en Grecia. Se dividen entre quienes confían en que sea el comienzo de un cambio para Europa y quienes auguran el fracaso de Syriza.

Manfred Weber, presidente del Grupo Popular Europeo atacó duramente a Tsipras al afirmar que “pronto quedará claro que el Señor Tsipras hace promesas vacías”, aunque aseguraba que Europa mostrará su solidaridad con Grecia “si los acuerdos alcanzados son respetados.”

Por su parte, el Grupo de los Socialistas y Demócratas publicó una nota de prensa en la que su presidente, Gianni Pittella, se alegraba de la victoria de la izquierda en Grecia e instaba a Tsipras a formar una coalición fuerte y pro-europea. Para Pitella “el pueblo griego ha elegido claramente frenar la austeridad impuesta por los dictados de la Troika” y reclama justicia social. El socialista italiano se muestra contundente respecto al futuro del país heleno: “la renegociación de la deuda griega no puede ser más un tabú”.

El presidente del Grupo de los Conservadores y Reformistas, Syed Kamall, afirmó que hay que respetar la decisión de los votantes griegos. Sin embargo, lanzó una pregunta poniendo en duda la gestión de los nuevos dirigentes griegos: “¿Continuarán los países más ricos de la eurozona con los rescates si el nuevo gobierno malgasta el dinero?”

Guy Verhofstadt, presidente de la Alianza de los Liberales y Demócratas, centraba su discurso en el ascenso de To Potami (El Río). Su presidente declaró en Twitter que To Potami debe jugar un rol clave para controlar las tendencias euroescépticas de izquierda y derecha”. No ocurrirá, ya que Tsipras ha formado gobierno con los euroescépticos del partido Griegos Independientes (ANEL).

Tal vez una de las declaraciones más sorprendentes fue la de Nigel Farage: “Las elecciones en Grecia son un grito de socorro de aquellos que han sido empobrecidos por el euro.” Así de contundente se mostró el euroescéptico líder del UKIP, extrema derecha británica, y presidente del grupo Europa de la Libertad y la Democracia Directa.

La izquierda europea celebró como era de esperar la victoria de Syriza. Por un lado, la copresidenta de los Verdes en el Parlamento Europeo felicitaba a Tsipras no solo por el valor de sus ideas contra la troika sino también “por las reformas necesarias” que quiere emprender.

El Grupo de la Izquierda Unitaria Europea y la Izquierda Verde Nórdica, al que pertenece Syriza, dio la bienvenida “a la victoria histórica de Alexis Tsipras y Syriza en Grecia”. Bastante más efusiva se mostró su presidenta Gabi Zimmer. La eurodiputada del Die Linke alemán destacaba que la victoria de Syriza es la esperanza para una nueva Europa y “los líderes europeos tienen que respetarlo”. La presidenta aludió además al famoso eslogan de la campaña de Margaret Thatcher “TINA: There is no alternative”; en español, “no hay alternativa”, que hacía referencia a las políticas liberales. Zimmer proclamó: “Thatcher estaba equivocada. TINA ha muerto: ¡viva la alternativa!”.

Tras una campaña electoral en la que la Unión Europea ha mostrado claramente sus reticencias ante un posible gobierno de Syriza, Alexis Tsipras tiene un duro trabajo por delante para lograr la confianza y el acuerdo que le permitan llevar a cabo las políticas que prometió sin romper con sus socios europeos.

(*) Beatriz Ríos es periodista.

Leave A Reply

Your email address will not be published.