Trump se niega a aclarar si aceptará el resultado de las elecciones

AGENCIA EFE (YouTube)

Donald Trump ha agitado el fantasma del fraude en las últimas semanas al insistir, sin presentar prueba alguna, en que los comicios están amañados en favor de Hillary Clinton. Durante el debate de la pasada noche en Las Vegas, el último antes de las elecciones del 8 de noviembre, preguntado por el moderador sobre si aceptaría los resultados, el magnate evitó pronunciarse: “Ya lo veré cuando llegue el momento”. La candidata demócrata acusó a Trump de “denigrar” la democracia de Estados Unidos con semejante comentario.

Publicidad

Publicidad

Ambos candidatos llegaron tocados al debate. Trump, tras las acusaciones de acoso y abuso sexual expresadas por un notable grupo de mujeres en los últimos días. Clinton, por las nuevas filtraciones de Wikileaks de correos en los que se habla de su relación con Wall Street o su posición respecto a una intervención secreta en Siria.

El candidato republicado, en su línea, acusó a los medios de “envenenar las mentes de los votantes”; llamó “asquerosa” a Clinton e insistió en que no debería poder presentarse a las elecciones. Así y todo, el magnate trató esta vez de centrar el debate en aspectos del programa y puso especial atención en temas como el aborto o la inmigración, que preocupan especialmente a su electorado más conservador.

Clinton por su parte centró la atención en los programas sociales y de creación de empleo, que aspira a mejorar. Además, la exsecretaria de Estado acusó a Trump de ser “una marioneta de Putin“. Él negó conocer al presidente ruso pero elogió su estrategia y la de Bashar Al Asad en la guerra en Siria y acusó a la candidata demócrata de ser responsable de la creación de ISIS por la intervención de EEUU en Irak.

El último debate entre los candidatos a la presidencia de Estados Unidos de los principales partidos acabó como empezó: con los oponentes negándose a estrechar sus manos. Solo un gesto más de una virulenta campaña electoral de cara a unas elecciones, las del 8 de noviembre, cuya legitimidad Trump puso de nuevo anoche en entredicho al evitar contestar si aceptará o no el resultado de las mismas.