Aumento de contagios y abandono: la situación de un albergue de personas sin hogar en Madrid

  • El sindicato CGT denuncia los problemas del Centro de acogida de personas sin hogar San Isidro, donde hay cerca de 60 personas aisladas por coronavirus

0

Madrid. Paseo del Rey, a escasos metros de la estación de Príncipe Pío. Allí se encuentra el Centro Municipal para personas sin hogar San Isidro. Allí, como en otros muchos lugares, no han podido escapar del coronavirus. Y la situación es “preocupante”, según denuncian desde el sindicato CGT. Según han señalado a este medio fuentes del sindicato en el Ayuntamiento de Madrid, ayer mismo se notificaron 25 contagios más, sumados a los 29 que hubo hace unas semanas. “El tratamiento que se nos está dando desde la corporación municipal es improcedente”, señalan a cuartopoder.es. Hay en total, según señalan trabajadores del centro, 60 personas aisladas y hoy, en teoría, se harían más PCR para detectar la expansión del virus dentro.

Ya hace unos días el sindicato envió un comunicado en el que denunciaban “la extrema situación en la que se encuentran las trabajadoras y trabajadores que prestan su servicio en el centro en materia de prevención de propagación de la pandemia”. Desde CGT explicaron entonces que este centro de acogida “no dispone de elementos necesarios para tener confinadas personas acogidas que han dado positivo en covid-19, debido principalmente al perfil del usuario, a la seguridad y control disponibles para aplicar las medidas de aislamiento, tanto de otros usuarios como de los propios trabajadores del centro”.

“Hemos denunciado todo este asunto a los servicios de prevención del Ayuntamiento, a Recursos Humanos, etc. La respuesta ha sido que todo estaba controlado”, señalan desde el sindicato. Y añaden que justo ayer los trabajadores del centro les mandaron “un mensaje de angustia” debido a la aparición de esos 25 nuevos contagios.

“Lo que nos sorprende en CGT es que no se esté hablando de ello. Hay un silencio total. El asunto es que queremos que si la corporación no se mueve por mantener las condiciones sanitarias que acabe de salir en los medios y a ver si se conciencian para actuar”, afirman. Piden en este sentido un protocolo para que esas personas contagiadas estén aisladas pero en condiciones y por otro lado que la plantilla se encuentre protegida ante los contagios.

Desde CGT aseguran que la angustia y la preocupación entre la plantilla municipal crecen a medida que no adentramos en el mes de septiembre porque es cuando el personal de refuerzo finaliza sus contrataciones. CGT ha indicado que no es el momento de prescindir de estos refuerzos ante el aumento de rebrotes que se están conociendo en los últimos días. Por otro lado, en relación a la vigilancia, CGT expone que la misma es “privada”, y el control exhaustivo de las normas y protocolos anticovid son muy difíciles de vigilar y comprobar su cumplimiento.

Ante esta situación, desde la CGT manifiestan que posiblemente “detrás de toda esta dejadez existan otros intereses de tipo político, que supera el ámbito de lo estrictamente sanitario”. Por ello, desde la organización anarcosindicalista se ha instado a actuar al servicio de prevención, avisándose en el área de Emergencia Social, "para que se tomen medidas urgentes, y haciendo un llamamiento a la prensa y a los medios de difusión en general, para que se hagan eco de la insostenible situación que se vive a diario en el centro de acogida San Isidro".

 

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA
Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.

Leave A Reply

Your email address will not be published.