Iglesias y el poder, cara a cara

  • Pablo Iglesias y Juan Luis Cebrián coinciden en la presentación de la novela 'Cal Viva'
  • El de podemos reconoce que un gobierno de coalición con el PSOE es una opción "muy complicada"

1

Esta semana se producía un curioso encuentro entre el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el expresidente del Grupo PRISA, Juan Luis Cebrián, al calor de la presentación de la novela Cal Viva de Daniel Serrano en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Una tertulia que, en un primer momento, había de versar sobre la Transición, pero que Iglesias aprovechó para desviarse por momentos del guion y reflexionar sobre la complejidad del poder y su funcionamiento en el Estado español.

Cara a cara. El debate entre Iglesias y Cebrián transcurrió en un tono amable, lo que no quiere decir que el líder morado tuviera pelos en la lengua para sostener algunas hipótesis que atañen a la estructura de poder española derivada, precisamente, de la Transición. Cara a cara, Iglesias departía con Cebrián, uno de los máximos exponentes del poder del 78, pues su capacidad de influencia mediática, política, económica y cultural ha sido, y es, incontestable. No solo en España, también más allá, con mención especial a América Latina y, por lo tanto, también en la política exterior de la democracia española.

Un Iglesias sereno, frente al temporal que vive el llamado espacio del cambio, en plena recomposición tras el regreso de Íñigo Errejón y su Más País a la política estatal, señaló algunas ideas que pueden identificar hacia dónde se dirigirá la campaña de Unidas Podemos de cara a la repetición electoral del 10 de noviembre e, incluso, más allá: cuál es el papel que jugarán en un incierto futuro a corto, medio y por supuesto, largo plazo. Una Unidas Podemos partisana, la única fuerza política, en palabras de Iglesias, que puede evitar un cierre de la crisis de régimen que se escenificó con la explosión del 15M en el 2011, por parte de un bipartidismo que pelea por reforzarse.

Publicidad

Iglesias lo dibujaba en tres posibles soluciones, ante la crisis política en la que está sumida España que amenaza con agravarse ante una nueva crisis económica de envergadura global y, como consecuencia de esto, una profundización de la crisis social. La primera de estas soluciones es la que Unidas Podemos ansía, la de un gobierno de coalición con el PSOE. Sin embargo, Iglesias reconocía que “es muy complicada, porque el PSOE no está por la labor”. La calificaba como “muy moderada”, pero aun así advertía que supondría “el gobierno más a la izquierda de este país”.

“Otra salida, el bipartidismo”. El secretario general de Podemos considera que esta es la más probable. Cree que PSOE y PP buscan “lograr un acuerdo que permita que el PSOE pueda gobernar”. Además, alertaba: “Eso pasa por la destrucción de Unidas Podemos”. La tercera, “la solución de las tres derechas”. Un posible gobierno, si dieran los números, de las derechas y ultraderechas de PP, Ciudadanos y Vox.

Y, frente a esto, describió al poder español como poco democrático. En sus palabras: “El poder respeta la institucionalidad según voten los ciudadanos. Con los resultados electorales de 2015, lo lógico hubiera sido un gobierno de coalición. Entonces, aparecieron las cloacas, aparatos policiales y mediáticos destinados a destruir una formación política, eso es la historia de la democracia española, del poder en España”, narró el líder de Unidas Podemos.

“En este país, el poder solo respeta las instituciones si la gente vota las opciones del poder”, sentenció, frente a un Cebrián que no le desdijo durante el acto en este sentido. “Cloacas hay en todos los estados”, advirtió el periodista y exdirectivo de PRISA. Ante ese poder, que no respetaría las instituciones salvo para su propio beneficio, según Iglesias, “lo único que queda es la ley y el derecho, por eso decimos que vamos a aplicar la ley a todo el mundo, y sobre todo a los de arriba”.

¿Es así el poder en todos los países? ¿Existen cloacas en todos los estados? Iglesias tiró de historia y recordó algunas tradiciones marxistas que consideran que “en este país no hubo una revolución liberal”,  que “el S.XIX fue una pelea entre liberales y demócratas contra carlistas y conservadores” que vencieron los segundos, que “la II República es una excepción”, que “la Transición tiene todos los límites que nos diferencian de otros países como Francia o Italia”…

Frente a esta lectura pesimista de la historia de España, Iglesias contrapone otra línea más optimista: “Luego, hay 15M y nosotros modestamente, con todos nuestros enemigos, seguimos siendo la fuerza política a la izquierda de la socialdemocracia más importante de Europa”.

Habló de las cloacas contra Podemos durante estos años, pero también puso como ejemplo una actuación del poder que marcó la historia reciente, el golpe de estado del 23F. “Era una operación oligárquica contra Suárez en la que Armada iba a presidir un grupo de concentración nacional, con ministros del PSOE y, posiblemente, algún comunista”. De haber triunfado, en palabras de Iglesias, se habría “detenido el proceso de construcción autonómica con un gobierno presidido por un militar”. Suárez no gustaba a la oligarquía de principios de los 80, vino a decir, porque iba adquiriendo personalidad propia. “Suárez se hace fotos con Yasir Arafat”.

Iglesias y el poder, cara a cara. Iglesias ante unas nuevas elecciones. Comienza una precampaña en la que Unidas Podemos se definirá como la única fuerza política capaz de hacer frente a “el poder”. Una precampaña en la que Unidas Podemos se rediseñará ante la mutación en vivo y en directo del "espacio del cambio". Cloacas, influencia de los medios de comunicación, de las entidades financieras… Temas que estarán, previsiblemente, a debate en los próximos días. El discurso de Podemos, tras meses de negociaciones para llegar a un acuerdo con el PSOE infructuosas, se rehace a marchas forzadas. El tiempo político no da tregua. Ahora, la opción de gobierno con el PSOE es "muy complicada" porque "el PSOE no está por la labor".

1 Comment
  1. Iñaki I. says

    No hay nadie hoy a la altura intelectual de Pablo Iglesias.

Leave A Reply

Your email address will not be published.