ENCUENTRO 'UN MES DESPRÉS'

Las elecciones de Madrid, una “batalla importante” para el “conjunto del antifascismo”

  • El expolítico Xavier Doménech y la exconcejal de Barcelona en Comú Mercedes Vidal han debatido sobre el escenario que dejaron las elecciones catalanas un mes después 
  • Ambos se han mostrado preocupados por la posibilidad de que PP y Vox formen un gobierno “abiertamente fascista” en Madrid
  • Ven un liderazgo fuerte en Yolanda Díaz, pero advierten de que tendrá que buscar su propio equipo y dirigir un espacio del cambio reconfigurado

0

“Para el pueblo de Madrid, el conjunto del antifascismo y la democracia hay una batalla muy importante y Pablo ha decidido que quiere estar en ella”. Así ha calificado el historiador y expolítico Xavier Domènech, las próximas elecciones del 14 de mayo en la Comunidad de Madrid. El historiador ha participado junto a la ambientóloga y exconcejal de Barcelona en Comú, Mercedes Vidal, en un encuentro que ha tenido lugar este lunes en el Ateneu Roig de Barcelona.  La tertulia tenía como objetivo abordar el panorama político un mes después de las elecciones catalanas. Sin embargo, la actualidad manda y el moderador y periodista de cuartopoder, Sato Díaz, les ha preguntado también por las elecciones en la Comunidad de Madrid, la candidatura de Pablo Iglesias para estos comicios y la designación de la ministra Yolanda Díaz como su sucesora.

Aunque la moción de censura en Murcia parezca el principio del terremoto político de esta semana,  Mercedes Vidal, cree que el oleaje político también puede explicarse desde las elecciones catalanas del 14 de febrero: Nace de un Ciutadans desfondado y de un PSOE que, a costa de esa debilidad, busca la manera de encontrarse más cómodo e intentar hacer gobiernos regionales en los que trabajar con él”.

Doménech también cree que la operación de la moción de censura en Murcia, que atribuye a Iván Redondo, le ha salido al PSOE “rematadamente mal”: “Ciudadanos ha pasado de estar en crisis a estar en demolición” y a Ayuso “le han dado la excusa” para convocar unas elecciones que ya estaba esperando tras los sonados desencuentros con la parte naranja del Ejecutivo regional. De hecho, cree que forma parte de una operación de Sánchez para dar "oxígeno" a los naranjas y tener en el futuro una alternativa a su derecha (con los diputados naranjas) y a su izquierda, con las fuerzas de la moción de censura. 

Ambos se han mostrado preocupados por la posibilidad de que PP y Vox formen un gobierno “abiertamente fascista”. De hecho, Doménech ha recordado que “no es que no se haga el cordón sanitario, sino que se va a pactar” con la extrema derecha, explicaba sobre las declaraciones de Ayuso. Pero esta jugada no está exenta de riesgos para el líder del PP: "Igual el resultado es que Vox puede ganar la partida al PP también a nivel estatal", se aventuraba el catalán.

El liderazgo “fuerte” de Díaz

Mucho más prudentes han sido al opinar sobre el relevo que ha recaído en Yolanda Díaz. Doménech ha recordado que la Ministra de Trabajo “se estaba perfilando como uno de los liderazgos más fuertes en el espacio del cambio”, asegura que es una “gran candidata” y que tiene una “trayectoria importante” y un puesto relevante en el Ejecutivo central, pero también apunta a que “tiene que buscar su equipo” en los próximos meses. Además, habrá una “reconfiguración del espacio del cambio” tras el cierre de ciclo.

Pese a que la califica de una ministra "excelente", Vidal también cree que la forma en la que Iglesias ha dejado la vicepresidencia del Gobierno y anunciado la sucesión del liderazgo de la izquierda alternativa no es “la más adecuada”, ya que los cambios en el Consejo de Ministros son facultad del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y no de Unidas Podemos. Pero además, ha recordado que tendrá que hacerlo con un PSOE “al que hay que arrancarle las cosas que están en el acuerdo con pinzas” y “no quiere hacer concesiones” incluso en un contexto de profunda crisis sanitaria, económica y social. 

Una legislatura plagada de retos en Catalunya

Aunque el repaso por la actualidad era inevitable, los invitados también abordaron el panorama catalán un mes después de la convocatoria electoral: “El procés ha acabado, pero la ilusión de muchos era que se acabase la cuestión catalana con el procés, pero no, no se va a acabar”, ha apuntado Doménech. 

Sí reconoce “agotamiento” del electorado catalán al haberse desdibujado un horizonte a corto plazo, por las peleas internas de los socios del anterior gobierno autonómico y porque “no ha acabado el tema de la represión, uno de los temas centrales”. “¿Qué se hace ante esa cuestión? Lo que no se hace es lo que hace el PSOE”, se preguntaba y se respondía Doménech, haciendo referencia al “baile” de los socialistas con el tema del indulto "sin hacer nada" o a los aplausos cuando el Parlamento Europeo levantó la inmunidad del expresident Carles Puigdemont.

Mercedes Vidal ha recordado a los líderes catalanes presos y a los “miles de encausados por diferentes razones” que hay en Catalunya, pero además, ha advertido de que “la represión se ha extendido a muchísimas áreas de la vida” y a muchos otros lugares. Como ejemplo, el proceso por el que está encausada la líder morada en Madrid, Isabel Serra, por intentar parar un desahucio en 2014. 

Además de reivindicar el derecho a la autodeterminación, la catalana apuesta por “un frente democrático y social que sitúe los temas sociales en el centro. 

Por su parte, Doménech también ha apuntado a que los partidos estatales tienen “problemas gravísimos” para articular un proyecto en toda España, ya que los soberanismos crecen en varios territorios. Pero además, también lo hacen los "provincialistas" encarnados por Teruel Existe, y advierte en que también hay una España vaciada que pide paso y que está siendo ignorada. 

El líder catalán también ha comentado los retos de los que parte esta legislatura catalana: ¿Este gobierno que se gesta ahora estará agotado antes de nacer?”, se pregunta sobre la nueva alianza que se está negociando entre ERC y Junts.

De hecho, aunque reconoce la “victoria histórica de ERC” en los comicios cree que existe el peligro de que el pacto entre ambas formaciones arroje “un gobierno mucho más a la derecha que lo que han dibujado a las urnas”, dejando la vicepresidencia o los asuntos económicos en manos de Elsa Artadi, representante de la “ortodoxia neoliberal” de Junts, mientras a Laura Borrás se le reserva el papel “rupturista” como presidenta del Parlament. 

Leave A Reply

Your email address will not be published.