Los trabajadores de ‘El Mundo’ anuncian paros parciales para oponerse a los 200 despidos propuestos por la empresa

2
Antonio Fernández Galiano, consejero delegado de Unidad Editorial (en el centro), junto a su homólogo de Prisa, Juan Luis Cebrián (izda.), y Cristina Aby-Azar, representante de 'The Wall Street Journal Américas' (dcha.), en una mesa redonda de la asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa, celebrada en Cádiz el pasado día 22. / Román Ríos (Efe)

Con una fría nota de prensa, el director de recursos humanos de Unidad Editorial anunciaba ayer la cifra de despidos que se van a producir en el grupo. Como ya publicó cuartopoder, el número de trabajadores que perderán su puesto estará alrededor de los 200 sobre un total de 600, es decir, pretenden prescindir de un tercio de la plantilla.

A principios de esta semana, el comité de empresa se reunió con el Consejero Delegado, Antonio Fernández Galiano y le entregó un documento firmado por la mayoría de la plantilla de El Mundo de Madrid, Sevilla y Málaga, en la que le culpaban a él de la situación de la empresa, rechazaban los despidos y expresaban su malestar por las filtraciones que se habían producido.

Ayer la empresa se reunió con los miembros del comité de empresa de todo el grupo, incluídas las delegaciones y las revistas, y justificó los despidos en la enorme caída de los ingresos publicitarios, que se prevé continúe durante todo el año, no sólo en España sino en el resto del mundo. A pesar de la ampliación de capital que han realizado los propietarios, de 500 millones de euros, la única manera de no aumentar las pérdidas es hacer una reestructuración de la plantilla. También les anunciaron que no piensan prescindir de ninguna edición regional.

Tras una larga reunión, la empresa ofreció una indemnización de 30 días por años trabajado, muy inferior a la que se pagó en el ERE de 2009 y han anunciado que el próximo día 7 de mayo se abrirá un período de consultas de 30 días para concretar las condiciones de salida.

Posteriormente, la plantilla se reunió en asamblea y aprobó una serie de medidas de presión: a partir del jueves 3 de mayo dejarán de firmar las informaciones. No volverán a hacerlo hasta que la empresa no se siente con ellos a negociar.

Además, se va a realizar una petición ante la Autoridad Laboral para convocar paros parciales durante la siguiente semana: el lunes pararán una hora, dos de martes a jueves y el viernes se parará todo el día.

Con estas medidas pretenden que la empresa negocie con ellos, partiendo de una reducción sustancial del número de despidos. También les exigen que, ante una medida tan dramática, se apruebe un plan de bajas incentivadas en todo el grupo y en tercer lugar que la indemnización no sea de 30 días por año trabajado sino como fue en el anterior ERE, 42 días más 10.000 euros lineales.

Cuando se conoció la noticia del ERE, el comité de empresa estaba negociando con la empresa el mantenimiento, un año más, de los recortes que ha sufrido la plantilla desde enero de 2010: reducción del cheque comida, pérdida de una guardia al mes y congelación de la subida salarial.

2 Comments
  1. Ramón says

    Hasta que no expulsen a los directivos y demás amorraos al sudor de los trabajadores y se constituyan en sociedades laborales y cooperativas de editores no conseguirán nada, ni hacer periodismo

Leave A Reply

Your email address will not be published.