Bankia, en el banquillo

5
Rosa Díez, durante la rueda de prensa que dio ayer en Bilbao sobre la admisión por la Audiencia Nacional de la querella de UPyD contra 33 exdirectivos de Bankia. / Luis Tejido (Efe)

La aceptación por la Audiencia Nacional de tramitar la querella contra 33 exdirectivos de  Bankia, entre ellos el ex vicepresidente del gobierno Rodrigo Rato y el ex ministro Angel Acebes, presentada por Unión Progreso y Democracia (UPyD), es una buena noticia para los españoles. Un paso fundamental para que la gente sepa hasta qué punto las castas política y financiera están amancebadas en el ocultamiento de la verdad de las fechorías que unos y otros son capaces de hacer con el dinero de la gente corriente y moliente, sin que esto que digo pretenda dar por condenados a los políticos mencionados. Lo que puede es dar pistas sobre los culpables.

No sabemos en qué quedará este proceso que corre a cargo del juez Fernando Andreu, y que promete ser largo y delicado. Largo, porque hay mucho que investigar y muchos obstáculos que salvar; delicado, porque las personas implicadas son respetables y probos ciudadanos, de cuello blanco e impecable, protagonistas de las fiestas mejor iluminadas de la alta sociedad española.

Publicidad

La denuncia puesta por el partido de Rosa Díez está ya siendo criticada de oportunista –se ve que esta política acapara todas las acusaciones de oportunismo que se producen- y es posible que la prensa la trate de ocultar con otras noticias importantes, como el hallazgo del códice calixtino, robado en la catedral de Santiago hace más de un año, o el posible descubrimiento de una partícula elemental que los físicos cuánticos llevaban buscando tiempo y tiempo: el bosón de Higgs, sin la cual no puede entenderse el universo y la realidad material. Noticias, como digo, muy importantes, pero que empalidecen al lado de lo que puede suponer que un juez haya atendido la denuncia de un partido político que se sale de la corriente dominante, más proclive a desempeñar el papel de tapadera de “errores” y “fallos” democráticos de sus colegas del Parlamento, para señalar con el dedo a aquellos de los que sospecha que hacen trampas.

Duro es, desde hace tiempo, el proceso de pérdida de inocencia que llevamos soportando los españoles, y en el que descubrimos que las que creíamos limpias de polvo y paja –la izquierda y las centrales sindicales- andan metidas en el ajo, pringadas hasta el cuello y silbando para que nadie se dé cuenta. Ahora se abre una oportunidad única de que, al fin, se sepa si no lo impiden nuevas tretas de los entrenados para el ocultamiento y el maquillaje.

El juez Andreu va a interrogar a estos 33 personajes como imputados y a otros más como testigos, entre los que está el ex gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, al presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Julio Segura, y unos cuantos más.

Sabemos que Rato  dejó hace mes y medio la presidencia de Bankia, poco antes de que ésta fuera nacionalizada. También sabemos la millonaria cifra que el nuevo responsable,  Goirigolzarri, pretende recabar para reflotar el banco: veintitrés mil millones de euros, nada más. Sabemos, asimismo, que el fiscal anticorrupción andaba investigando irregularidades graves en la fusión y salida a bolsa de Bankia, en medio de cierto secreto con el fin de no alarmar a la Bolsa.

También sospechamos que si esos miles de millones con que forran las paredes de los bancos ruinosos se emplearan en crear puestos de trabajo, facilitar reestructuraciones de empresas cerradas por la crisis, reorientar el problema de la minería asturiana y del resto de España, reforzar la sanidad de todos y la educación y dignificar la fachada de un país que se quiere fundamental en Europa, la crisis tendría otra cara muy distinta y la desesperación de muchos se vería aliviada.

Chocan las sonrisas de los que han llevado al paro a miles de periodistas, por ejemplo, mientras se embolsan una gratificación de ocho millones de euros; o de aquellos que se zampan los ahorros de gentes sencillas, que nada entienden del juego del capital, a cuenta de unos “productos” que iban a mejorar su dinerito.

Por eso, quizás, mi entusiasmo ante la noticia de que sentarán en el banquillo a los malos banqueros entra de pleno en el cuento de la lechera o en presupuestos que responden a exigencias de otro país y de otro tiempo. Pero no puedo evitar que la querella de ese partido, al que se tilda de oportunista y otras cosas feas, me parezca una ventana abierta a la esperanza de que algo acabe sabiéndose de verdad en España. Inocente irredenta que es una.

5 Comments
  1. Dante says

    No es la primera vez que acusan a UPyD de oportunista; recuerdo cuando propuso aquello de quitar privilegios a los concejales del Ayuntamiento de Madrid que fue contestado por todos los partidos incluida IU (?). Tenía que haber sido IU la que lo planteara en todos los ámbitos y a mi me avergüenza que no lo hiciera.
    Excelente artículo.

  2. inteligibilidad says

    Yo no voy a decir que sea oportunista esta acción de UPyD. Me parece muy bien que por fin se haya aceptado esta demanda. Pero retratar a este partido como el salvador del país entero y de su moral me parece patético.

  3. Maria Luisa says

    El análisis de contenido de tu escrito sobre bankia es muy expresivo. Usas la frase «pérdida de inocencia» que me parece que es mucho más que decir «de la inocencia» porque estamos perdiendo hasta las pocas inocencias que nos quedaban de reserva. La palabra «desesperación» también la pronuncio y escribo muchas veces al día, porque esta situación es peor que una preguerra o una postguerra. De hecho, parece que todos los enemigos que la «gente sencilla» tiene son como invisibles o están siendo invisivilizados por políticos y pícaros sin ética. Es cierto: no sabemos qué hacer y estamos metidos en una trampa. Este año he sentido hasta vergüenza de ser española o de tener a españoles como administradores míos. Estamos impotentes y vemos cómo las pocas ilusiones que le uedan a un ser vivo ellos las están quemando. No creo que Díaz gane ningún recurso: está luchando con Alí Babankia y los cuarenta ladrones ella sola….

  4. me says

    Vergüenza de ser española? NUNCA!

  5. John says

    vamos a ver,se es inocente hasta k se demetsure lo comtrariobfsi o no? pues todo el mundo tiene derecho a hablar, los padres y el abuelo de marta ,tanbien han ido a la television,estan en su pleno derecho,pero los demas tanbien,hay esta la justicia para determinar kien es inocente o culpableneso ya veremos ,pero mientras tanto todos tenemos el mismo derecho a defendernos,no condenemos antes de tiempo

Leave A Reply

Your email address will not be published.