Vidas que merecieron la pena

0
Julia_Varela_Mujeres_voz_propia
Portada del libro de Julia Varela. / Ediciones Morata

A pesar de que algo se ha escrito sobre las tres mujeres que protagonizan este ensayo de Julia Varela, Mujeres con voz propia (Ediciones Morata, 2011) es un libro que aporta –a través de sus propios escritos memorísticos- una visión clara y cercana del tiempo y circunstancias que les tocó vivir a estas heroínas que estrenaban un siglo XX convulso y también esperanzador.

Varela se basa en el hecho constatable de que escasean trabajos que desvelen el mundo en el que se movían estas mujeres de la burguesía liberal, una clase social en la que ellas permanecían ocultas, partícipes de la invisibilidad social de las mujeres de otras clases sociales.

Recordando la metodología del antropólogo Oscar Lewis empleada en sus estudios de las familias mexicanas marginadas, la autora trata de penetrar en la subcultura de estas mujeres de la burguesía, más bien ridiculizadas por las canciones populares y las comedias de distinto pelaje.

Así que Varela elige a Carmen Baroja y Nessi –hermana del novelista Pío y del artista Ricardo-, Zenobia Camprubí Aymar, que casó con Juan Ramón Jiménez, comprometiendo así su propio futuro, y María Teresa León Goyri, escritora, que hizo lo propio con su colega Rafael Alberti. En la pista de esas tres vidas, Varela se guía por la máxima que lanzara Charles Fourier, cien años antes, según la cual, “los progresos sociales se operan en función de los progresos sociales de las mujeres hacia la libertad; y, correlativamente, la decadencia del orden social se produce en función del descenso de la libertad de las mujeres”, algo que ahora sería difícilmente discutible. Como tampoco se discute la máxina del autor de la Teoría de los cuatro movimientos, que establece: "En la civilización, la pobreza brota de la misma abundancia", visto lo que nos está tocando ver.

Como las preguntas que formulan los niños con toda inocencia, la autora escribe el libro para contestar una simple cuestión: “¿Cuáles son las condiciones sociales y políticas que permiten a las mujeres conseguir un mayor grado de libertad y autonomía?

A muchas personas les parecerá redundante hacerse tal pregunta a estas alturas. Sin embargo, la historia da vueltas hasta morderse la cola, a veces, y épocas como la que vivimos, de recesión económica, llaman a retrocesos políticos, sociales y de derechos que se creían adquiridos para siempre. Y ya sabemos que nada es para siempre; las mujeres, especialmente. Pero, a lo que vamos.

Julia Varela ambienta admirablemente un panorama histórico latente bajo la gruesa capa de la historia oficial -la de los libros de texto tradicionales-, en el que pululan los esfuerzos de la gente con conciencia especialmente, de estas mujeres, por dignificar la vida cultural en España. Los contactos que se iban produciendo en la Residencia de Estudiantes, la de Señoritas, el Lyceum Club, en Madrid, entre las mencionadas y otras representantes de la burguesía culta como las poetas Ernestina de Champourcin y Carmen Conde –la primera académica de la RAE-, Pilar de Madariaga, Isabel García Lorca, Blanca de los Ríos… Apellidos, la mayoría de ellos, que sugieren inmediatamente nombres masculinos de padres o hermanos ilustres.

Varela aporta una extensa bibliografía además de ofrecer al final del libro una referencia de las obras escritas por las tres autoras estudiadas. Un libro aclarador y bello de lectura. Una aportación importante a la historia de las mujeres españolas, en tiempos en los que lo masculino vuelve a ser el color del paisaje en los medios de comunicación y en los consejos de administración (aquí nunca cambió), como se puede comprobar hojeando una revista de actualidad, escuchando la radio o viendo la televisión.

Como pasa en la democracia, ningún derecho dura siempre, si no se defiende cada día. En materia feminista, pese a quien pese, la lucha no ha terminado. A modo de disculpa, debo añadir que si he tardado en reseñar este libro es porque, en la lógica del mercado, libros así, simplemente quedan ocultados por otros productos, y cuesta lo suyo encontrarlos.


loading...

Leave A Reply

Your email address will not be published.