Madrid se viste de negro

1
Imagen de una de las camisetas del Getafe Negro de 2011. / flickr getafenegro.com
Imagen de una de las camisetas del Getafe Negro en su edición del año  2011. / Flickr de Getafe Negro

El Festival Getafe Negro cumple este año su VI edición. Es un Festival modesto que dura casi dos semanas en octubre -este año tendrá lugar desde hoy, día 16, al 27-, y que reúne decenas de actividades de literatura, su atributo principal, música, teatro y cine. La gracia de este Festival es que ha logrado en sus pocos años de existencia demostrar que se puede llevar a  cabo una actividad cultural intensa sin dejarse un reguero de dinero en medio. El comisario del Festival y alma mater del mismo, lo ideó, lo creó y lo está desarrollando año tras año, haciéndolo crecer, es el escritor Lorenzo Silva, el creador de Chamorro y Bevilacqua, dos guardias civiles de nombre casi imposible pero que novela tras novela han logrado colocarse al lado de los personajes más emblemáticos del panorama detectivesco español, con permiso del Pepe Carvalho, de Manuel Vázquez Montalbán y del casi olvidado, por injusto, Plinio, el demasiado verosímil guardia de Tomelloso, de García Pavón.

Getafe Negro es un Festival que ha logrado, gracias a la actividad que despliega, el patrocinio de varias empresas públicas y privadas: desde el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Comunidad de Madrid y el Instituto Cervantes hasta Airbus o Ámbito Cultural de El Corte Inglés. Es un Festival que tiene al pueblo de Getafe en vilo durante los días que dura y, sobre todo, en torno al recinto del Colegio Mayor Gregorio Peces Barba y la Fábrica de Harina, un espacio agrícola industrial del siglo XIX que fue rescatado de la piqueta y que ahora se ha convertido en emblema cultural del pueblo. En estos dos lugares, aunque hay otros, como Bibliotecas Públicas en Madrid o la sede del Instituto Cervantes, tienen lugar las actividades literarias, casi siempre con temas relacionados con la novela negra, y cuenta con el atractivo de la presencia de escritores afamados.

Este año, el pasado estuvo dedicado a Kafka y la República Checa y me vi implicado en una mesa redonda con poetas de ese país escasamente traducidos al español pero que, curiosamente, fue un éxito, el país invitado es Francia y el tema que ha sido elegido como central es el de la corrupción. Acabáramos. Durante estos días autores como Jordi Sierra y Fabra,  Eugenio Fuentes, Carlos Salem, Marcelo Luján, Marta Sanz, Juan Soto Ivars , charlarán sobre las distintas modalidades de la novela negra, lo que siempre es de agradecer sobre todo porque la Semana Negra de Gijón, emblemática en España durante muchos años, está ya recortada y un tanto abandonada a su suerte. Getafe, pues, junto a Barcelona, aunque Gijón siga aún presente, están tomando el relevo respecto a la promoción y espejo de un género que se perfila como el preferido por todos aquellos a quines les gusta la literatura de denuncia, el último refugio del realismo, si se quiere.

Tanto es así, que el día 23 hay una mesa redonda que bajo el título de Cómo nos espían: Ciberespionaje al desnudo, contará con la presencia de un agente de la Unidad de Delitos Informáticos de la Guardia Civil y de Eric Frattini , escritor y periodista y autor de una serie de novelas de fulgurante éxito sobre las tramas secretas del Vaticano, como Los Papas y el sexo, El Quinto Mandamiento, El Oro de Mefisto, Los Cuervos del VaticanoMI6, CIA, o Los espías del Papa, es decir, narrador especialista en teorías conspiratorias de la Historia. La gracia de Frattini consiste en que, a diferencia de otros, combina la información real con la inventada y suele ser, quizá por su oficio de periodista, escritor que contrasta la información recibida antes de soltarla.

Espías, claro, novela negra, pero también escritores emblemáticos. Este año Getafe Negro contará con la presencia de Fernando Arrabal en una mesa dedicada a Roland Topor, que fue amigo suyo y el movimiento Pánico, y con Petros Márkaris, el famoso escritor griego de novela negra y probablemente el novelista con más carga social y moral del género negro en Europa. Márkaris ha hecho de la reivindicación de los humillados y ofendidos, de la justicia social inherente a ello una realidad moral que ha hecho que la realidad de miseria que se padece en su país, Grecia, sea comprendida con ánimo más profundo que las noticias, breves y sesgadas, que cada cierto tiempo la prensa da de su país.

El Festival  da para más, para hablar de la corrupción en el fútbol y Francia como creadora de la serie negra hasta un encuentro con Santiago Auserón o una mesa en la que intervendrá Pepe Ribas, que fue director de Ajoblanco, donde se analizará el paso de un país desde la Transición hasta la Corrupción. La temática que recoge esta Festival es algo vivo y hace que el público responda porque está muy apegada a la realidad de cada día. Getafe cumple así con los requisitos de la novela negra, denuncia  de la corrupción y descripción de los bajos fondos. Con el sonido del fondo del Jazz, música esencial al género, por ahí tocará Javier Elorrieta, que ha cambiado el cine por la música, o la joven cantante Verónica Ferreiro. Y con la inclusión de ciclos de cine y teatro, actuarán Leo Bassi, Asunción Balaguer o Ruth Gabriel, se dará por concluido un Festival que se está convirtiendo en parte esencial de los eventos culturales de la Comunidad de Madrid. No lo olvidemos, hace muchos, muchos años, cuando Getafe era un pueblo triguero y no soñaba con la aviación, vivió allí un escritor excéntrico, Silverio Lanza, al que apodaban el Nietzsche español, y que adoraba Ramón Gómez de la Serna. A veces lo pequeño da ese tipo de gentes. Así el Festival.

Leave A Reply

Your email address will not be published.