SILVIA PADRÓN | Publicado: - Actualizado: 7/1/2017 14:10

Periodistas_Informe_2013
Luis Palacios, Carmen del Riego y David Corral (de izda. a dcha.), ayer, durante la presentación del Informe Anual de la Profesión Periodística. / Elena Hidalgo (APM)

Entre 2008 y 2013 se han creado casi 300  medios de comunicación y se han cerrado 284. Los nuevos medios no han sido capaces de absorber ni una pequeña parte de los trabajadores expulsados. En este período se han destruido más de 11.000 empleos. Así lo refleja el Informe sobre la profesión periodística, que un año más ha realizado la Asociación de la Prensa de Madrid.

A pesar de la cifra tan abultada, los nuevos medios no generan empleo o lo hacen en muy escasa medida. La mayoría de los periodistas que en ellos trabajan compaginan más de una tarea, son editores, se dedican a labores comerciales o de gestión. La mayoría fían todos sus ingresos a la publicidad, mientras que un pequeño porcentaje usan otras fuentes como micromecenazgo, venta de ejemplares y otras publicaciones. Según Luis Palacios, autor del informe, éstos últimos tendrán más posibilidades de éxito, al tener una combinación de distintas fuentes de ingresos. Aunque también tienen su cruz; carencia de personal que se pueda dedicar a esta tarea.

Los periodistas han decidido crear medios de comunicación para seguir haciendo periodismo o, en el caso de recién licenciados, como la única opción para trabajar en la información, dada las escasas esperanzas que tienen de acceder a un trabajo remunerado en un medio de comunicación. También en algunos casos por el descontento que sufren en los medios en los que trabajan. El catálogo de nuevos medios es muy variado, la mayoría son periódicos digitales, generalistas o especializados, pero también hay medios en papel y radios o televisiones digitales.

Sin embargo, la mayoría de los periodistas que se han convertido en trabajadores autónomos no están del todo satisfechos. El 64% lo ha hecho forzado por las circunstancias.

Mientras, en la calle sigue haciendo frío. En el mes de septiembre había en las listas del Servicio Público de Empleo Estatal  más de diez mil quinientos periodistas en paro, un 0,7% más con respecto a 2012. Una cifra bastante ajustada pues se computa únicamente aquellos que escogen el periodismo como la primera opción para acceder a un puesto de trabajo. La esperanza entre los parados no es muy elevada, el 75% considera imposible o muy difícil encontrar empleo de periodista en el próximo año y para muchos la situación es desesperada, el 31,8% (frente al 25% en 2012) llevan más de 3 años parados.

Así que, los temores que en la presentación del Anuario 2012 manifestaba Palacios, se han cumplido. El año 2013 ha sido peor que el año 2012 y no sólo en destrucción de empleo sino también en cierre de medios, 73, o en bajada de ingresos por publicidad, por ejemplo. En el primer semestre del 2013 se ha producido, en relación con el mismo período del año pasado, un descenso  global del 15%, que en prensa y revistas llega hasta el 20%  y en medios en internet (que no habían dejado de crecer moderadamente en los últimos años) al 4%. El otro dato revelador es que en el período 2007-2012, se ha perdido el 48% de la inversión publicitaria.

Según el autor del informe, parece que 2014 puede ser menos malo, en base a que la caída de ingresos del segundo trimestre de 2013 fue inferior a la del primero y en que no se vislumbran nuevos expedientes de despido colectivo,  salvo lo que pueda ocurrirr en Telemadrid, si finalmente los tribunales dan la razón a los trabajadores.

Sin embargo, aunque la situación económica de la profesión periodística se pueda ir recuperando poco a poco, parece que los ataques dirigidos desde el gobierno no cesan y presagian muy malos tiempos. Primero fue la nueva ley de seguridad ciudadana que pretende constreñir al máximo la labor de los informadores, en especial los gráficos, anteayer el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, amenazando a los medios de comunicación que exigen explicaciones sobre la crisis de la Agencia Tributaria, y ayer llegó lo que ya se esperaba: Mariano Rajoy decidirá, en las ruedas de prensa con líderes extranjeros, qué medio de comunicación le puede preguntar. La única oportunidad que tienen los periodistas de que conteste a preguntas incómodas es en este tipo de encuentros. El primer intento fue en el mes de julio y el gabinete de comunicación se disculpó, diciendo que había sido un error. Ahora rompen el pacto que existía desde hace más de diez años, quizá porque en esa anterior ocasión no hubo una respuesta firme y unánime. Rajoy no va a contestar ninguna pregunta incómoda, llevará sus respuestas convenientemente redactadas y aprendidas. Sólo espero que no las recoja nadie.

‘Streaming’ de la rueda de prensa sobre el Informe Anual de la Profesión Periodística.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend