Miguel Angel Rolland: “Cada día está más cerca el fin de las fiestas crueles”

Escena de Santa Fiesta
Escena del documental Santa Fiesta / Kike Carbajal

Durante todo un año, Miguel Angel Rolland y sus compañeros de rodaje han filmado fiestas populares por toda la geografía española. Son 16.000 saraos en los que se maltrata de muy diferentes formas a más de 60.000 animales: toros, gansos, cabras, burros, palomas, ratas, incluso hormigas, ante el aplauso, jaleo y risotadas del pueblo soberano.

Fiestas muy arraigadas, o que así lo pretenden, en el profundo sentir popular, con el apoyo de la Iglesia, el Ayuntamiento o cualquier otra institución que aporta fondos o espacios para que se celebren las llamadas “Fiestas de sangre”, donde se bebe y se baila para celebrar el estar vivos a costa de la muerte de los otros.

Publicidad

Por la hartura de tanto dolor y sangre de inocentes surge Santa Fiesta, una película documental en la que no hay narrador ni entrevistas, sino la relación de animales y personas en escenas diversas, donde torturados, torturadores y espectadores comparten el momento. Por eso Santa Fiesta quiere ser, más que un documental, una invitación, dirigida a las almas sensibles, a sumarse al proyecto para denunciar estos abusos.

Cuartopoder.es ha hablado con Miguel Angel Rolland, el director del film.

– ¿Por qué hay tantas fiestas crueles con los animales en España? Parece digno de un buen psicoanálisis

 El tema da para todo tipo de aproximaciones porque hay explicaciones históricas, religiosas, sociológicas, políticas, culturales, económicas y en resumen nos retrata de mala manera. Desde mi punto de vista hay fiestas crueles porque hasta ahora, como en muchas otras cosas, confundimos tradición con salvajismo. Y en esos parámetros ha habido una mayoría insensible hacia los animales, sus derechos y nuestros deberes como seres humanos y seres políticos.

– Puede que los varones españoles pretendan demostrar su hombría en este plan… ¿y las mujeres? ¿Van por igual a esto?

"Hay una población de mujeres que ha pasado de mera espectadora a ser también cómplice
y protagonista"

Existe una mayoría de hombres que ejecuta, aplaude, apoya la violencia contra los animales pero es que además hay una población de mujeres que ha pasado de espectadora a cómplice y protagonista. Personalmente, es uno de los tristes descubrimientos que he hecho en esta película.

– ¿Te has entrevistado con protagonistas entusiastas de arrancar de cuajo el cuello de los patos o alancear hasta la extenuación a un toro o despeñar una cabra desde lo alto de una torre?

No me he entrevistado con ningún defensor del maltrato y la tortura animal porque no me interesa su opinión, como no me interesa la de los maltratadores de mujeres, los violadores, o los políticos que piden austeridad y engordan sus cuentas en el extranjero con dinero robado. Espero pacientemente su juicio y condena.

Santa Fiesta, crueldad con animales
Escena de Santa Fiesta / Kike Carbajal

– ¿Hay mucha ignorancia en España de estas fiestas o es que los españoles estamos todos tarados?

Ni todos los españoles son ignorantes ni todos los españoles son unos tarados, pero no puedo decir lo mismo de aquellas personas que se divierten con el dolor de los animales en sus fiestas patronales. Pero además es que lo que está claro es que los que callan y miran a otro lado son igual de cómplices y deben tomar partido.

– Tengo la impresión de que mucha gente se va a horrorizar cuando vea el documental, ¿es soportable o has querido meter la mano en la llaga?

Santa Fiesta es un largometraje documental de creación, un tratamiento cinematográfico para un tema que a veces es difícil de tragar, pero no es solamente una sucesión sin descanso de imágenes brutales. La película exhibe las fiestas, los santos, las procesiones, los bailes y el clímax que supone torturar y matar un animal, para unas gentes aparentemente pacíficas que pueden ser tu madre o tu padre, tu pareja, tus hijos. La violencia sádica que muestran esas personas aplaudiendo y riendo con la sangre y el dolor es lo que más miedo me da.

– ¿Qué te llevó a iniciar esta empresa que supongo nada fácil?

Siempre he sentido rechazo hacia las barbaries taurinas y los festejos de los pueblos con animales y durante años le he dado vueltas a la idea de construir un documental diferente sobre el tema, pero mi dependencia profesional y financiera para poner en pie una producción de este tipo me bloqueaba. Hasta que di con la fuerza y motivación suficientes para seducir a un equipo de profesionales que me apoyara sin garantías de cobrar un sueldo, con el ánimo de crear una historia basada en imágenes y sonidos que naciera desde la independencia absoluta. Finalmente, gracias a una exitosa campaña de crowdfunding en la plataforma estadounidense IndieGoGo, y al patrocinio de la organización Animal Guardians,  hemos logrado una base mínima para mantener nuestra libertad creativa y al mismo tiempo pagar a los profesionales por su excelente trabajo y compromiso personal.

– ¿Obstáculos en el camino? ¿Qué parte ha sido la peor?

"Hemos sufrido amenazas, nos han coartado, pero les hemos retratado"

Ha habido muchos obstáculos pero también muchos éxitos. Lo que más nos ha molestado era la censura y represión que las gentes de estos pueblos ejercen sobre periodistas, fotógrafos e incluso turistas para que no documenten sus festejos. Es una vergüenza que la policía local y la Guardia Civil miren a otro lado o ni siquiera protejan tu derecho a informar de lo que se celebra en público y con el dinero de todos. Nos han amenazado, nos han coartado, pero les hemos retratado. Hemos perdido la ocasión de poder filmar celebraciones que hubieran aportado mucho pero nos sentimos orgullosos de lo que hemos documentado.

– ¿Qué te parece que en Cataluña se prohíban los toros en la plaza pero se jaleen los embolados y otras “fiestas”?

Es fantástico que se hayan abolido los toros y es hipócrita que no se extienda a los festejos, y lo que demuestra es la dificultad de enfrentar a los alcaldes y corporaciones municipales a las amenazas y violencia de los defensores de la tortura y la muerte animal como espectáculo. Me tranquiliza pensar que cada día que pasa estamos más cerca de su fin. ¡No les doy ni diez años!

– ¿Responsabilidad de la Iglesia, las Instituciones, la sociedad española en general?

Todos estamos en el ajo, por activa y pasiva. La Iglesia, por bendecir unas fiestas patronales en las que sus santos y creencias quedan manchados de muerte y tortura que el propio Papa Francisco ha calificado de “indignas” en su reciente Encíclica. Más allá de su dignidad o no, deben condenar estas fiestas y negarse a que párrocos, congregaciones, obispado y por ende Conferencia Episcopal se asocie a esos actos. Luego, tanto los organismos públicos, los presupuestos, los ciudadanos tienen que levantar la mano y condenar. Si no condenas, incluso si “entiendes”, justificas y estás del lado de los violentos.

– ¿Dónde va a exhibirse? Porque ésa es otra…

Acabamos de empezar la postproducción y tenemos por delante tres meses de trabajo delicado y hermoso para dar luz a un documental que anticipamos va a tener mucho recorrido. Festivales, muestras, estreno en cine, todo llegará en el 2016. Porque a pesar del éxito de nuestra primera campaña de crowdfunding aún necesitamos más apoyos financieros, a través de personas o de más organizaciones. Así que invito a todo el mundo a unirse a este proyecto de cambio.