IVÁN REGUERA | Publicado: - Actualizado: 9/1/2017 11:23

Michael Caine y los teleñecos que participaron en la adaptación de cuento de navidad
El británico Michael Caine y el ‘elenco textil’ de la película ‘Los Teleñecos en Cuento de Navidad’. / Walt Disney Pictures

Sí, están también Navidades blancas, Milagro en la ciudad, esos horrores de Tim Allen haciendo de Santa Claus o los horrores de Jim Carrey, Love Actually… pero estas 10 películas son las que en cuartopoder.es creemos que son más recordables. Ahí van las cintas elegidas y cómo se hicieron:

taoteking34 (YouTube)

1. Juan Nadie es una película al estilo bonachón de Frank Capra, que tenía una buena historia: una periodista trepa se inventa una carta mandada a su diario. Es de un tipo que anuncia que va a suicidarse por su ruina personal. Como la carta se convierte en fenómeno social, la periodista se hace con un vagabundo para que haga de Juan Nadie. La chica no es tonta y elige bien entre los vagabundos: nada menos que a Gary Cooper. Pero es tal el éxito, que se convierte en un fenómeno de masas y los capitalistas de turno aprovechan para sacar tajada del invento.

Se rodaron cuatro finales diferentes y ninguno gustó al público elegido para verlos. Lo lógico, como le pedía a Capra su coguionista Robert Riskin (Sucedió una noche, Vive como quieras), era un final trágico, con Juan Nadie suicidado, pero el director era incapaz de aceptar ese final, así que la conclusión elegida lo trajo una carta supuestamente enviada a Capra y firmada por un tal Juan Nadie. En ella decía que sólo los Juan Nadies de la calle podrían impedir que Cooper se matara. Y así lo rodaron, y con el Himno a la alegría, de Beethoven y campanas repicando. Sobredosis de sacarosa.

Moviewraps (YouTube)

2. De ilusión también se vive es un clásico navideño y un gran éxito de público de su época. Durante un desfile de Navidad organizado por los famosos almacenes Macy’s de Nueva York, el hombre que encarna a Papá Noel se pone malo y es sustituido por un anciano llamado Kris Kringle. Lo que nadie espera es que Kringle asegura ser el mismísimo Santa Claus.

Ganó tres Oscar: Mejor actor de reparto (Edmund Gwenn, conocido en España por Calabuch, de Berlanga), guión e historia. A la niña de la película (nada menos que Natalie Wood, que tenía sólo ocho años) le dijeron que Gwenn era realmente Santa Claus. Imagínense la excitación de la cría en el rodaje.

Simplemente Dani (YouTube)

3. ¡Qué bello es vivir! es la película navideña por excelencia. Está tan bien escrita y rodada por Capra (que acababa de regresar del horror de la II Guerra Mundial y necesitaba rodar algo esperanzador), que sigue siendo un indiscutible clásico del cine. Lo tremendo es que lo que se encontró Capra en su propio país tras la lucha contra los nazis fue la paranoia anticomunista de Edgar Hoover (director del FBI) y el alcohólico senador Joseph McCarthy. El facherío yanqui vio un mensaje peligroso en la película de Capra. Y lo más gracioso es que el malo de la película es un usurero, sí, pero es que el protagonista es también ¡un banquero! Pero no hubo forma de quitarles a estos censores dementes una idea de la cabeza: ¡Qué bello es vivir! era un film con apariencia navideña pero que pretendía socavar los valores de Norteamérica y el capitalismo (es la definición perfecta de Gremlins). Según un informe del FBI, hoy desclasificado, el financiero al que interpreta magistralmente Lionel Barrymore “representa un intento obvio de desacreditar a los banqueros, al mostrar a como un personaje estilo Scrooge, convirtiéndole en el más odiado de la película, un truco habitual usado por los comunistas. En definitiva, es un deliberado intento de desprestigiar a la clase alta”.

Yo fui a EGB Oficial  (YouTube)

4. La gran familia expone sin sonrojo los rancios valores del desarrollismo franquista y del catolicismo opusino. En ella Alberto Closas es un aparejador que tiene que llevar adelante una familia formada por sus 15 hijos, su mujer y el abuelo, el gran Pepe Isbert. Como no, el que trabaja es el hombre. La mujer se dedica al hogar. Y el primogénito estudia para ser arquitecto, pero la mayor sueña con casarse. 

Beneficiada de subvención por ser “Película de Interés Nacional” (clasificación que José María Escudero se cargó, afortunadamente, en 1964), es una patraña sobre una España ideal (todo funciona en ella: el funcionariado, la policía, los medios de comunicación que ayudan a buscar al pequeño Chencho…) y una familia imposible (Closas llega a fin de mes y le llega hasta para criada y vacaciones). 

Fue un éxito monumental: se proyectó durante cuarenta y nueve semanas consecutivas. Para el recuerdo queda el pobre Pepe Isbert gritando “¡Chencho!” en la Plaza Mayor de Madrid.

FOX International HEES  (YouTube)

5. Solo en casa fue el gran bombazo mundial de Chris Columbus, guionista de Gremlins, Los Goonies y El secreto de la pirámide. La idea de la película nació de una secuencia de Solos con nuestro tío, rodada un año antes. En ella también aparecían Macaulay Culkin y John Candy y estaba dirigida por John Huges (guionista de Solo en casa). Culkin, por cierto, tenía 10 años cuando protagonizó la película y sólo podría trabajar cinco horas diarias, la ley estadounidense no permite más. 

Para el papel de Joe Pesci, uno de los desastrosos ladrones que acosan al pequeño Kevin, se pensó en Danny De Vito, Robert De Niro y en Phil Collins. El personaje, por cierto, se llama Harry Lime, igual que el de Orson Welles en El tercer hombre. 
Para el padre de familia se barajaron decenas de estrellas: Michael Douglas, Kevin Costner, Dan Aykroyd, John Travolta, Bill Murray, Harrison Ford, Rick Moranis, Jack Nicholson, Tom Hanks, Sean Penn, Mel Gibson, Sylvester Stallone, Arnold Schwarsenegger, Robin Williams, Bruce Willis, John RitterJohn Heard acabó siendo el afortunado.  

Lo mejor: la banda sonora de John Williams, nominado a los Oscar por la canción Somewhere in My Memory, uno de los mejores villancicos que se han compuesto jamás para la gran pantalla.

 Popurri de Videos (YouTube)

6. La vida de Brian, obviamente, trata la Navidad y lo hace con el belén más tronchante que ha aparecido en el cine. Fue uno de los grandes éxitos de los Monty Python, pero no fue fácil levantar un film que se mofaba abiertamente del cristianismo.

La vida de Brian, que hace de los milagros una de sus chanzas, es, de por sí, un milagro de la historia del cine. Antes de que por fin el Beatle George Harrison produjera la película, los Python habían logrado la luz verde de EMI Films y habían comenzado la preproducción cuando el presidente de la compañía leyó el guión. El tipo dio orden de parar inmediatamente su financiación. Los Python quedaron consternados. Discutiendo acaloradamente con ellos, el directivo que había dado la luz verde al proyecto, un tal Bernard Delfont, dijo algo tan brutal como descacharrante, propio de una película del grupo británico: “¡No permitiré que la gente diga que yo me burlé del jodido Jesucristo!”.

Kitustrailers (YouTube)

7. La jungla de cristal es uno de los grandes éxitos de la historia de Fox y está basada en la novela Nothing Lasts Forever, secuela de El detective, adaptada en 1968 con Frank Sinatra. Para el recuerdo quedan la frase “Yippee-kay-yay, hijo de puta” y el villancico Let it Snow! Let it Snow! Let it Snow! 

Fox pagó 5 millones de la época a Bruce Willis antes de haber pensado en Schwarzenegger, Stallone, Richard Gere, Burt Reynolds, Harrison Ford y Mel Gibson para el papel estrella de John McClane. Alan Rickman interpretó a un villano memorable, aunque los terroristas “alemanes” hablaban tan mal que en Alemania los malos acabaron siendo “terroristas europeos”.

José Javier Jiménez (YouTube)

8. Los fantasmas atacan al jefe, para fans de Bill Murray, se vendió en España de forma fraudulenta. Muchos críos pensamos que se trataba de una especie de secuela (o más bien lo que ahora llaman spin-off) de Los cazafantasmas. Nada que ver, en realidad es una nueva versión de Cuento de navidad con Murray interpretando a un ejecutivo televisivo bastante capullo. Su título original es Scrooged, que hace referencia a Mr. Scrooge.

 Richard Donner (Superman, Arma letal) fue su director y se llevó fatal con Bill Murray, que renegó de la película diciendo que era un buen guión dirigido por alguien negado que quería acabar la película demasiado rápido. Hasta el prestigioso director de foto Conrad L. Hall fue despedido del rodaje, plagado de mal rollo desde el primer día.

Eva Arrojo (YouTube)

9. Los Teleñecos en Cuento de Navidad es ideal para los chavales. La fusión Navidad, Dickens, Teleñecos y Michael Caine es perfecta. Frank Oz (Yoda en la saga Star Wars) puso voz a seis personajes y se rodó en los míticos Shepperton Studios.

Michael Caine, que dijo sentirse como nunca en este rodaje y adoró hacer este personaje, está fabuloso como Mr. Scrooge. La rana Gustavo, en una cachonda entrevista televisiva, dijo que actor británico le había dado el mejor consejo profesional de su carrera: “Nunca parpadees”.

canalnocontroles (YouTube)

10. No controles es una película irregular, sí. Y no tuvo el éxito que se esperaba de ella, pero es una dignísima comedia ambientada en unas accidentadas navidades. Se estrenó en muy mala fecha, tras las fiestas. Una película navideña que no se estrena en fechas navideñas, algo que solo puede suceder en el cine español.

Para escribir No controles Borja Cobeaga y Diego San José pensaron mucho en Historias de Filadelfia y crearon un personaje (Juancarlitros, interpretado por Julián López) memorable. Pero, como dijo con sus propias palabras Cobeaga a cuartopoder.es, “Juancarlitros se comió la peli, la devoró completamente. Pretendimos hacer una comedia romántica muy canónica y una comedia loca también muy canónica, pero la comedia loca se comió a la romántica”. Aun así, es una muy digna representante española en esta lista navideña. Esperamos que la hayan disfrutado.

Artículos Relacionados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend