20 años de El show de Truman en 20 anécdotas

  • Niccol estuvo a punto de ser el director de la película y con Gary Oldman como protagonista. Paramount también pensó en el ídolo de Carrey: Robin Williams

El pasado jueves 11 el director Peter Weir y el actor Ed Harris recordaron el rodaje de El show de Truman en el Festival de Sitges. Esta magnífica película cumple 20 años y en cuartopoder.es lo vamos a celebrar con 20 anécdotas que quizás no conocías:

Publicidad

1. El guión de El show de Truman está inspirado en el libro de Philip K. Dick El tiempo desarticulado, que a su vez dio origen a un capítulo de La dimensión desconocida llamado Special service y en el que el protagonista descubre que su vida está siendo televisada y bajo la complicidad de su mujer.

Publicidad

2. Para escribir El show de Truman, Andrew Niccol se inspiró también en el creador del Gran Hermano: George Orwell. En su novela 1984, como en la película, hay un poder en la sombra (el creador del programa se llama Christof, abreviación de Christopher, que significa “El que lleva al mesías”) basado en el miedo (en la novela el miedo a la guerra, en la película al agua y a los accidentes aéreos).

3. Otra influencia es el Mito de la Caverna de Platón: hombres encadenados en las profundidades de la caverna que ven sombras, pero no saben que son representaciones deformadas de lo que hay en el exterior, en el mundo real. En la película Truman es True man, “Hombre verdadero”, el único real en su mundo.

4. El primer borrador de Niccol era demasiado oscuro y Peter Weir quería que la película tuviera partes más ligeras, incluso de comedia. En este borrador aparecían dos actores fingiendo una violación ante la pasividad de un cobarde Truman.

5. En ese borrador también el malo (Christof) era más malo: lograba que Truman dejara embarazada a su mujer para así poder continuar el programa con su cachorro.

6. Niccol estuvo a punto de ser el director de la película y con Gary Oldman como protagonista. Paramount también pensó en el ídolo de Carrey: Robin Williams.

7. Otro de los directores interesados en el guión fue Sam Raimi, que llegó a entrevistarse con Carrey. La estrella, que cobraba 20 millones de dólares por película, aceptó rebajar su caché a 12. Para empezar a rodar tuvieron que esperar un año para que el actor rodara las dos películas que tenía comprometidas. Carrey terminó su trabajo días antes de de que Ed Harris entrara al rodaje. Nunca coincidieron en el set.

8. Más directores que pudieron rodar El show de Truman: Brian de Palma, Tim Burton, Steven Spielberg, Terry Gilliam, Barry Sonnenfeld y Bryan Singer.

9. El personaje de Harris, Christof, lo iba a interpretar Dennis Hopper, pero tras una de sus habituales broncas, abandonó el proyecto.

10. Anabella Sciorra (La Mano que mece la cuna) casi hace el papel de Natasha McElhone (la mujer enamorada de Truman).

11. Hope Davis también perdió ante Laura Linney en el papel de la mujer de Truman.

12. La estética de la película está inspirada en las obras de Norman Rockwell: familias perfectas, matrimonios envidiables, amistades inquebrantables, navidades idílicas, comerciantes felices… toda esa América amable (y bastante falsa).

13. En aquellos días todavía no sabíamos el daño que los realities iban a hacer.

14. El barco en el que Truman huye al final tiene el número 139 en la vela y el diálogo entre Truman y Christof incluye referencias al salmo 139.

15. En este final Truman huye de Seahaven (“Refugio en el mar”) y su barca choca contra un cielo pintado. La escena está inspirada en uno de los libros de la serie de Narnia de C. S. Lewis: Voyage of the Dawn Treader.

16. Había pensado otro final: Truman se encuentra en el mundo real con su amada Sylvia y estrangula a Christof.

17. Peter Weir tenía tanto material rodado que montó un documental sobre el rodaje.

18. La crítica fue unánime con la genialidad de la película y hasta los afamados críticos Gene Siskel y Roger Ebert se disculparon con Carrey por sentenciar, tras ver Ace Ventura, que jamás tendría una carrera como actor.

19. La película fue ninguneada de forma escandalosa en los premios Oscar de su año frente a absolutas mediocridades como Shakerspeare enamorado o La vida es bella.

20. En la actualidad existe un trastorno llamado Síndrome de Truman, un delirio en el que el paciente cree que su vida es parte de un reality show.