Gonzalo Boye: «En España se ha torturado de forma sistemática. Yo fui torturado»

0
entrevista a Gonzalo Boye
Gonzalo Boye, abogado y editor de la revista 'Mongolia'. / boyedocumental.es

Boye, documental recientemente estrenado, nos presenta a un curioso personaje: el abogado y editor de la revista satírica Mongolia, Gonzalo Boye. El documental, dirigido por Sebastián Arabia, no olvida la página más terrible de su vida, cuando fue condenado a 14 años de cárcel acusado de colaborar con ETA en el secuestro del empresario Emiliano Revilla. Cumplió seis años de prisión y en ella se sacó la carrera de Derecho. Hoy es conocido por su lucha en el ámbito de los Derechos Humanos y ha participado en casos como los juicios del 11M, la querella contra la administración de George W. Bush por las torturas en Guantánamo o el caso Bárcenas. Es también uno de los abogados defensores de Edward Snowden

Boye es un abogado estrella al que algunos han llamado “el abogado del rojerío” y otros, directamente, terrorista. Es un tipo lacónico, serio, de respuestas cortas y contundentes. No se anda por las ramas. También, según él ha confesado, es hiperactivo. Por eso no para y está en todas las salsas. Trabaja hasta las 8 de la tarde y ya en casa sigue leyendo y haciendo llamadas. Se levanta sobre las 5:30, lee la prensa, desayuna y se va al tajo. A diario.

– Acabas de llegar de Palestina. Has declarado que defenderás a los palestinos mientras se den las circunstancias de ocupación y vulneración de sus derechos.

– Mientas dure la ocupación, yo voy a estar ahí, ellos lo tienen clarísimo.

– ¿Cada cuánto tiempo visitas Palestina?

– Una vez al mes, si no más.

– Denuncias que en Israel hay un apartheid, que tienen leyes que superan las que tenía el régimen racista de Sudáfrica.

– Yo he estado allí con personas sudafricanas que sufrieron el apartheid por ser negros y a ninguno se les escapa que este régimen lo supera. Usan normas muy discriminatorias hacia los palestinos, privándoles de sus derechos. Ayer se apoyó una ley en su Parlamento que dice que se puede acusar de terrorismo a niños de 14 años. Todos los días hay actos de agresión como éstos.

– De estas cosas no nos enteramos. ¿Los grandes medios las ocultan o las minimizan?

– En muchas empresas de comunicación los intereses de Israel están presentes y eso hace que estas cosas no se sepan. Nadie que viaja a Palestina vuelve pensando lo mismo al regresar.

– Ponme un ejemplo.

– Por ejemplo cuando para ir a Palestina hay que entrar por Israel o por Jordania, cuando cada varios kilómetros tienes que pasar un puesto de control israelí, cuando te interrogan como si estuvieran interrogando a un acusado o cuando vas a ciudades como Hebrón, en las que los colonos hasta amenazan a los turistas extranjeros para que no hagan fotos de cómo ellos tienen colonizada la ciudad. Y lo hacen sin ningún complejo, ellos están en una misión divina y tratan a los palestinos de una forma miserable.

– Hablando de leyes represivas, sobre Estados Unidos dices que Guantánamo te recuerda a tu país, Chile, y a los juristas nazis que miraban hacia otro lado.

– En Núremberg se juzgó precisamente a los juristas del Tercer Reich, a los abogados que hacía las leyes para que el nazismo fuese legal, aunque fuese inmoral. Y los jueces las aplicaban para proteger al Tercer Reich saltándose todos los principios básicos del Derecho.

– Eso me recuerda a la película Vencedores o vencidos, en la que uno de sus protagonistas es el juez Ernst Janning. En ella se habla más de justicia que de hornos y cámaras de gas.

– Claro, porque ahí se justificó todo.

– El caso Snowden es de una gravedad terrible: somos espiados con la complicidad de servicios secretos y gigantes de las telecomunicaciones. ¿Hay conciencia en la calle de esa gravedad?

"Si la gente fuese consciente de los datos que se recolectan día a día, le entraría
el pánico"

– La gente no tiene ni idea de lo que sucede y a otra gente no le importa porque no se dan cuenta de lo que significa ese recorte de libertades. Si la gente fuese consciente de los datos que se recolectan día a día, le entraría el pánico.

– ¿Conoces algo que no sepamos, que no haya salido en los medios sobre este caso?

– Evidentemente, de lo que sé por manejar el caso no puedo hablar, pero es muy preocupante lo que se ha estado haciendo y se sigue haciendo. Es tremendo. La gente se dará cuenta algún día y ya será muy tarde.

– Vamos al caso del secuestro de Emiliano Revilla. Eres acusado de participar en el secuestro y de pertenecer al chileno MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria) junto a René Valenzuela, Ramiro Silva y Alexis Corvalán. La declaración de Silva es la que te hunde. Dijo que participaste en el secuestro, pero lo dijo en sede policial ante el juez Bueren, nunca en presencia de nadie.

– Lo dijo en comisaría y después lo ratificó ante el juez Bueren, pero yo nuca pude interrogarlo, nunca he podido preguntarle por qué dijo eso, para qué lo dijo...

– ¿Por qué lo hizo? ¿Cuál es tu teoría?

– No sé, yo creo que tenía sus problemas y tenía una salida por ahí.

– Sin saber para qué se usaría, prestas tu coche en calidad de amigo y empresario y vas a una casa (al supuesto zulo) a medir el perímetro, pero ni ETA confirma que ésa fue la casa.

– Eso no lo ha confirmado nadie.

– Y prestas tu coche, pero, como comentas en el documental, ¿qué sentido tiene que un “terrorista” preste su propio coche a su nombre para un secuestro? Es un disparate.

– Pero se aplicaban unos criterios y sobre esa base hay una sentencia. Yo tengo serias dudas jurídicas con respecto a la sentencia, pero es lo que hay. No superó el más mínimo análisis lógico.

Cartel del documental 'Boye' / boyedocumental.es
Cartel del documental 'Boye' / boyedocumental.es

– Hay una cosa que me inquieta especialmente del documental. Revilla le dijo a la policía: “Ustedes saben quiénes fueron”. ¿Qué quiso decir?

– Se refería a los terroristas vascos. A ETA. Todo el mundo lo tenía claro, pero la sentencia pasó de largo esa declaración y dijo que eramos cooperadores.

– ¿Qué le pasa a uno por la cabeza cuando un tipo le visita en la cárcel y le dice que tiene por delante 14 años de condena?

– Al principio es difícil asimilarlo, hasta que uno se da cuenta de todo.

– ¿Pero qué sucede en tu cabeza? ¿Es un shock, te quedas en blanco?

– Es muy difícil pensar, te deja muy desmontado.

– Si llegas a saber que son 14 años, ¿hubieses huido de España? ¿Confiaste demasiado en el sistema?

– No, me iba a enfrentar a la justicia. No, no, bajo ningún concepto.

– Pides a tu mujer que corte las visitas de tus hijas para que no vean tu indefensión tras un cristal. ¿Por qué tomas esa tremenda decisión?

– Es lo mejor que pude hacer, era obvio que eso sólo iba a traer perjuicio para todos.

– ¿Qué años tenían tus hijas?

– 7 y 4. Muy niñas, no se les decía dónde estaba.

– Tu padre se vuelca en tu encierro, pero tu madre no tanto. Era una mujer de ideas de extrema derecha. ¿Cómo es posible que un tipo como tu padre, bastante progresista, viviese con una 'pinochetista'?

– Chile es un país transversal y las cosas funcionaban así. A mí me cuesta entender por qué aquí, en España, la política tiene tanta importancia. Me preocupa.

– Estudias en un colegio 'pijo' donde, según dices, se educaba para liderar, no para cambiar las cosas. ¿Eras lo que hoy llamamos casta?

– En Chile funcionaban las cosas así, era un colegio de élite como hay colegios de élite en España. Allí no buscan que uno genere grandes cambios, sino que se dedique a mantener el statu quo.

– Sobre el sistema judicial dices algo tremendo: “En 14 páginas, una por año, se destroza la vida de una persona”.

– Esto se hace todos los días. Lo que pasa es que tiene que haber mecanismos eficaces para rectificar errores.

– Conoces bien lo que es una cárcel. Manuela Carmena dijo: “Sólo el 6 % de los reclusos, aquellos con los delitos más graves, debe permanecer en prisión”. Ha dicho también que las cárceles no están hechas para regenerar a las personas. ¿Estás de acuerdo?

"La mayor parte
de los presos no tendrían que
estar en prisión" 

– Sí, la mayor parte de la gente no tiene que estar en prisión. Las cárceles hoy en día no cumplen su objetivo constitucional y la prisión es uno de los peores sitios para que una persona pueda rehacer su vida.

– En su último documental, ¿Qué invadimos ahora?, Michael Moore muestra una cárcel noruega que no es represiva. Sus cárceles no minan la moral de los presos, no los degradan, no los cosifican. ¿Qué hay que cambiar en las prisiones españolas?

– Hay que seguir un modelo penitenciario moderno, pensado en los seres humanos y con tratamiento individualizado. En España hay mucha gente que está en prisión y no debería porque lo que tiene es un problema mental. La cárcel se ve como una forma de quebrar voluntades. O se usa para la gente que no tiene los recursos adecuados para defenderse.

– ¿Qué habría que cambiar en concreto?

– Que tengan muchos más recursos médicos, entre ellos el tratamiento de la salud mental. Y no puede ser que los internos no tengan ningún tipo de actividad educativa y se pasen el día jugando a las cartas o que no haya trabajos remunerados para que los presos generen ingresos y tengan obligaciones.

– ¿Y el acceso a Internet, por ejemplo, aunque sea vigilado? Es algo que siempre me ha entristecido, que un preso no pueda navegar por la red, saber, conocer, educarse...

– Claro, no pueden vivir al margen de los progresos tecnológicos. Y no se les asesora para el mundo laboral al que tendrán que enfrentarse cuando salgan.

– Fuiste torturado.

– Sí.

– ¿Hay impunidad de los torturadores franquistas, pero también de los que delinquieron en la Transición? ¿Y los torturadores de los años de Felipe o de Aznar?

– Lo ha dicho el Tribunal Europeo de Derechos Humanos: en España se ha torturado de forma sistemática. ¿Y cómo vas a desmentir que haya torturas, si no las investigas?

– Es el caso del juez Garzón, que comentas en el documental. Has dicho que miró hacia otro lado cuando torturaron a gente que pasó por su juzgado. En fin, que mucho preocuparse por las torturas en Chile, pero a España ni tocarla.

– Yo estoy seguro de que Garzón, en algún momento, va a asumir su responsabilidad porque es una persona inteligente. Y hay casos que no se investigaron y que están ahí. Aquí todo el mundo tiene algún tipo de responsabilidad.

– Eduardo Zaplana acaba de decir sobre el 11M: “Quien lo ejecutó materialmente lo sabemos, pero me quedará la duda de si había alguien más”.

"Lo que tiene que hacer Zaplana es leer más sobre el 11M e ir menos al solarium, porque se le derriten
las ideas"

– Zaplana lo que tiene que hacer es pasar menos tiempo en el solarium porque se le derriten las ideas. Y lo digo literalmente. Si en vez de estar en el solarium leyese un poco más, por ejemplo el sumario o las sentencias de la Audiencia Nacional y del Tribunal Supremo o que no se ha admitido a trámite ningún otro recurso, no diría lo que está diciendo. Eso sólo lo puede decir una persona que ha estado mucho tiempo expuesto a un solarium.

– En cuanto al juicio del 11M, ¿por qué el Estado, que sabía que existían esas amenazas, no hizo nada? ¿Por qué no se controló la salida de explosivos desde Asturias, por ejemplo?

– Porque para toda la comarca minera de Asturias había sólo dos guardias civiles destinados al control de explosivos. Eso, evidentemente, es una falta de recursos y uno no puede echarle la culpa a esos dos guardias. Lo dijeron así en el juicio: “Éramos dos, mi compañero y yo”. ¿Vamos a echarles la culpa? Por supuesto que no.

– Es un problema de Estado, de seguridad nacional.

– De recursos, de priorizar cuáles son las cosas importantes. ¿Cómo no va a ser importante un control adecuado de los explosivos? Por favor...

– Ni se tradujeron las cintas de las intervenciones telefónicas y se sabía que éramos objetivo de los islamistas.

– No había traductores.

– Pero sí sospechosos.

– Claro, porque había una unidad policial que tenía claro lo que estaba sucediendo y lo que podía suceder. Testigos protegidos ya habían dado pistas concretas. Que no hubiera traductores fue como comprarse un coche sin ruedas. No vas a llegar muy lejos. 192 personas muertas y miles de heridos producto de eso. Y esos son los “buenos gestores”.

"En España debemos ir de forma más seguida al psiquiatra para que se analice por qué se produce un trastorno mental colectivo como el de votar a Rajoy"

– Hablando de los “buenos gestores”, has dicho que votar a Rajoy es “un trastorno mental colectivo”. ¿Nos hemos vuelto locos? ¿Qué hay de locura y que hay de idiotez en el español medio?

– En España debemos ir de forma más seguida al psiquiatra para que se analice perfectamente por qué se dan este tipo de comportamientos. Uno de los éxitos de Rajoy ha sido decir: “Que vienen los rojos y nos quitarán las casas”. ¿Pero de qué te preocupas? Si la casa ya te la va a quitar el banco, no te preocupes de los rojos...

– Pero el de derechas, el que escucha a Rajoy, no iba a votar a los rojos ni muerto...

– Pero han movilizado a gente que seguramente no iba a votar a Rajoy y le ha votado tapándose la nariz. El miedo es libre.

– Como editor de Mongolia, ¿te arrepientes de alguna de sus provocadoras portadas?

– No, yo no hago las portadas.

– ¿Pero alguna te ha chocado? ¿En alguna te has dicho “nos hemos pasado”?

– Mongolia siempre se pasa, pero apostamos por la libertad de expresión. ¿O no?

– Ya, pero me refiero a tu gusto. Que te hayas dicho: “Esto es de mal gusto”.

– Hay cosas que me gustan más o menos pero funcionamos de forma democrática. Si estamos la mayoría de acuerdo, la portada sale.

– Aunque tienes un perfil muy internacional, también en España te has enfrentado a sus poderosos, entre ellos al empresario Jaume Roures.

– Defendí a algunas de las personas que él despidió con un ERE del diario Público. Personalmente no le conozco, pero sí sus actividades. Y en Mongolia hemos comentado muchas de ellas. Y no en la parte graciosa, precisamente.

Indie Cinema (YouTube)

Leave A Reply

Your email address will not be published.