#SaquemosAAlfonDePrisión, ‘trending topic’ de Navidad por encima del rey

Cartel de la Plataforma por la Libertad de Alfon en el que se convoca a una concentración el 28 de diciembre. / alfonlibertad.wordpress.com

(Actualización del 28/12/12 a las 13:00 h.)

Era Navidad y hubo el discurso del Rey y el silencio bastante estridente de un tal Alfon. Si las redes sociales son realmente un barómetro fiable para detectar las tempestades y las calmas, el tal Alfon tiene hoy en España mucho más predicamento que Juan Carlos I. Durante todo el día 25, el hashtag #SaquemosaAlfondeprisión fue trending topic en Twitter. Alfonso Fernández, 21 años. Detenido en la mañana de la huelga del 14-N cuando salía de su casa de Puente Vallecas. Preso todavía hoy en la cárcel madrileña de Soto del Real. Nadie sabe lo que ha hecho. Pero, según Instituciones Penitenciarias, este chaval al que detuvieron mientras caminaba pacíficamente frente a su casa para unirse a un piquete informativo, que no portaba armas y que no opuso resistencia a la autoridad, debe de ser alguien muy peligroso. Está incluido en el Fichero de Internos de Especial Seguimiento (FIES). O sea, encerrado en las mismas condiciones que un recluso detenido por pertenencia a ETA o a alguna facción de terroristas islámicos. O que un delincuente internacional buscado por la Interpol. O que un narcotraficante, un estraperlista de armas o un contrabandista de seres humanos.

Publicidad

Alfon, sin embargo, está acusado de provocar “alarma social”. Sintagma absolutamente ausente del Código Penal español desde 2003. Delito inexistente, el de “alarma social”. Observado el error, otro juez corrigió el despiste acusándolo después de presunta pertenencia a banda organizada. Hace pocos días, el fiscal se pronunciaba a favor de mantener la prisión preventiva -decisión ratificada ayer, día 27, por la jueza Mercedes Gutiérrez–, pero eliminaba del argumentario acusatorio la pertenencia a banda organizada. De esta forma, se extinguía la sospecha de que Alfon pudiera seguir detenido por su pertenencia a Bukaneros, hooligans del Rayo Vallecano investigados por sabotaje antes del partido contra el Real Madrid en septiembre (aparecieron cortados los cables de la luz del estadio), y por conformar patrullas de encapuchados que causaron destrozos durante varias manifestaciones indignadas en Madrid.

La Plataforma por la Libertad de Alfon ha convocado para hoy, día de los Inocentes, concentraciones en 30 ciudades para pedir su liberación. En carta dirigida al Ministerio del Interior, califican la detención de Alfonso Fernández de “acto de persecución, represión y criminalización del movimiento social en defensa del estado social y los derechos de los trabajadores”. Esta carta ha sido firmada por parlamentarios del PSOE, IU, ERC, Amaiur, BNG, ICV, CHA, CC, Compromís y Geroa Bai. Comisiones Obreras y CGT  también figuran en la lista de adhesiones hecha pública en el blog de la Plataforma.

El trending topic por la libertad de Alfon coincidió también con el apoyo de la Plataforma ¡En Pie! a este manifiesto. Dentro del movimiento indignado, ¡En Pie! representa una facción que pretende superar la frontera de la resistencia cívica y pasar a la acción. Ayer, tuiteaban:

Tuit ¡En Pie! 25S
Tuit subido ayer, día 25, por la Plataforma ¡En Pie!.

Las palabras son de tono alto desde que el pasado 7 de diciembre este movimiento revelara que ya está dispuesto a pasar a la acción. Y no solo pacífica: “Próximamente anunciaremos la fecha de una nueva convocatoria a… asediar, quemar, fumigar, ocupar… EL CONGRESO, o si preferís decirlo así, se convocará directamente a una algarada o una rebelión popular… no nos importa cómo se le quiera llamar, lo importante es que se dará una nueva oportunidad de dar un golpe a la tiranía del poder establecido y de alcanzar la soberanía popular mediante la acción de permanecer de forma indefinida rodeando el congreso hasta lograr los objetivos marcados, y los objetivos son como no podía ser de otro modo, los mismos con los que hicimos temblar al poder el 25S: la dimisión del gobierno, la disolución de las cortes y la jefatura del estado y la apertura de un proceso de transición hacia una nueva forma de organización social verdaderamente justa y solidaria, pero con una diferencia, esta vez contamos con la experiencia previa de ese primer intento y con una realidad social que desde entonces se ha recrudecido, que nos impulsa como sociedad a luchar con mucha más fuerza por aquello que siempre debió haber sido nuestro”.