Entender a quienes luchan por un ideal

luchan-por-un-ideal Elena Martínez, Jaime Pastor y Javier Sádaba, de Madrileños por el derecho a decidir, al término de la rueda de prensa que ofrecieron el miércoles, tras la prohibición judicial del acto en el Matadero de Madrid
Elena Martínez, Jaime Pastor y Javier Sádaba, de Madrileños por el derecho a decidir, al término de la rueda de prensa que ofrecieron el miércoles, tras la prohibición judicial del acto en el Matadero de Madrid, sobre el referéndum del 1-O. / @AntonioMaestre (Twitter)

Hay españoles que no desean la independencia de Cataluña, pero les gustaría que aquellos que quieren convocar un referéndum sobre el tema puedan expresar sus razones con absoluta libertad. Por cuestiones de calidad democrática, para poder presumir de que son ciudadanos de un estado que respeta la libertad del individuo sobre todas las cosas. Muchos de esos españoles habrán sentido una profunda e inquietante decepción al enterarse de que el juzgado de lo contencioso número 3 de Madrid ha suspendido de manera cautelar el acto a favor del referéndum del 1 de octubre que se iba a celebrar el próximo domingo en el centro cultural Matadero del Ayuntamiento de Madrid.

Anuncio

La prohibición es resultado de admitir a trámite un recurso presentado por el Partido Popular de Madrid contra la cesión de este espacio público. Un lugar en el que no iba a haber ni urnas, ni votos. Solo opiniones e ideas. Una prohibición que no habla muy bien ni del Gobierno ni de la justicia español: el juez que ha suspendido el acto, José Yusty Bastarreche, criticó a Manuela Carmena en un foro oficial por no tener “un aspecto presentable”.

La prohibición de este acto no será una decepción para el español que no desea la independencia de Cataluña. Quizá ni siquiera para aquellos que pretenden expresar sus razones con absoluta libertad. No será una decepción porque nadie espera ya nada de esta democracia adulterada que encabeza un gobierno podrido. Un gobierno que vive a la defensiva, atemorizado: cuando no es un preso de Soto del Real el que amenaza con tirar de la manta, es una Ciudad de la Justicia en llamas, o una nueva visita de los agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO). Un gobierno a la defensiva.

El acto que iba a tener lugar en el Matadero puede gustarte o no, eso es irrelevante. Lo que es importante, fundamental en términos democráticos, es que pueda celebrarse con absoluta normalidad. Con la serenidad y la calma con que fluyen las ideas y se cruzan las opiniones.

¿Será por miserias como ésta por la que algunos podemos entender, cuando no apoyar, a aquellos que luchan por una república? Catalana, de momento.

Publicidad

Publicidad