Homo Velamine, el colectivo que creó un falso Tour de la Manada para dejar en evidencia a medios de comunicación

  • Grandes medios de comunicación dieron por buena una noticia falsa sobre un supuesto tour que recorría los pasos de La Manada en la fatídica noche de los San Fermines
  • En casi ningún caso, han rectificado

Según su página web, Homo Velamine es un colectivo ultrarracionalista que, a través de diferentes actividades y acciones, quieren desarrollar su propósito, descrito como «luchar contra el cuñadismo en todas sus formas». Del pensamiento ultrarracional, dicen que intenta explicar los comportamientos de la gente que «van más allá de la razón». Además de este falso tour de La Manada, desde Homo Velamine reivindican como propias otras acciones como el despliegue de una gran bandera española en la manifestación del pasado 8-M en Madrid con la leyenda: «Viva España Feminista»; la manifestación de turistas en favor de la independencia catalana el pasado febrero en Barcelona o la acción de «Espanyols pel Sí», supuestos españoles que quieren una España sin Catalunya.

La Sexta, TVE1, TV3, La Vanguardia, El Periódico, ABC, El Mundo Deportivo, La Razón, Público, Antena 3… En la era de las fake news, tres días después de la irrupción de Vox con fuerza en el Parlamento de Andalucía, el pasado 5 de diciembre numerosos medios de comunicación se hacían eco de una noticia, que resultaría ser falsa, a raíz de la publicación de una web que anunciaba un tour que seguía los pasos de La Manada en la fatídica noche del 7 de julio de 2016.

La web anunciaba un recorrido por las calles de Pamplona, el mismo que los miembros La Manada realizó aquella noche junto a su víctima. «Recorre paso a paso la noche más famosa de San Fermín», prometía la web, que, además, ofertaba vídeos de lo ocurrido, la posibilidad de comprar souvenirs típicos de las míticas fiestas pamplonicas, incluso una calcomanía de El Prenda. Numerosos medios de comunicación dieron cobertura a esta fake new hasta la saciedad la semana pasada, el Ayuntamiento de Pamplona y del Gobierno de Navarra aseguraban que la Policía había abierto una investigación para aclarar la «autoría y veracidad» de la iniciativa, que se había cerrado la web y que el caso se había puesto en conocimiento de la Fiscalía.

Publicidad

Pocas horas después, en torno a las 16 horas, el colectivo ultrarracionalista Homo Velamine, autor de la acción, modificaba la web, incluyendo el registro de los impactos mediáticos que, en apenas 8 horas, había tenido la fake new. En la web incluían la frase: «Vender calcomanías con el tatuaje de El Prenda es asqueroso. Tanto como vender clicks, solo que esto es mucho menos obvio». La cobertura de este cambio en la web fue infinitamente menor, tan solo algunos medios de comunicación rectificaron, y nunca como punto principal de los artículos que lo han recogido, según explican los organizadores de la acción en un comunicado. De este modo, los medios no rectificaron ni reconocieron que no habían contrastado la información antes de publicarla y dieron por verdad lo que era falso en programas de máxima audiencia.

En el mismo comunicado, Homo Velamine evidencia que, mientras «muchos medios tildaban el tour de indignante», fueron esos mismos medios de comunicación los que «han publicado hasta la saciedad el recorrido de La Manada de todas las formas posibles: narrándolo, con mapas y fotos, con precisión de horas y todo lujo de detalles». «El tour de La Manada ya lo han hecho virtualmente todas las personas que han leído alguno de estos artículos, nosotras únicamente le añadimos nombre e inscripción», explican desde este colectivo ultrarracionalista.

Por otro lado, desvelan que, mientras algunas coberturas mediáticas criticaban el afán de lucro del tour, este se anunciaba como gratuito en todo momento. El tour «solo vendía la cosa más grotesca que se puede alguien imaginar: una calcomanía con el tatuaje de El Prenda», describen los autores, cuestionándose: «¿Quién puede creerse semejante cosa? Quien, a su vez, vende otra que sí es creíble: anuncios». «Los medios que hacen ver que defienden a las víctimas de la violencia heteropatriarcal no tienen reparos en lucrarse por ello», reflexionan, prosiguiendo: «Las camisetas de La Manada no las vendían los «guías», sino tiendas de souvenirs que cualquiera se puede encontrar paseando por el Casco Antiguo de Pamplona. Es curioso que unas camisetas inexorablemente vinculadas a unos violadores se sigan comercializando».

«Muchos medios decían que los organizadores habían eliminado la web y después la habían vuelto a publicar. Tal cosa ocurrió solo porque el nivel de visitas fue tal que el servidor web colapsó», continúan, evidenciando la falta de rigor periodística en esta cobertura por parte de numerosos medios de comunicación. «Muchos otros medios dicen que la policía ha cerrado la web. Este, tal vez sea el caso más curioso, porque fuera de ese pequeño tiempo caída, la web ha estado activa en todo momento», añaden. También se quejan de que los periodistas dieran por válido que la Policía había denunciado a los promotores del falso tour, pero que hasta el momento no tienen constancia de la denuncia. Desde cuartopoder.es hemos contactado con la Policía Municipal de Pamplona, pero no hemos obtenido respuesta al respecto.

La web falsa del tour ha tenido, según los organizadores, unas 80.000 visitas, que «junto a la cantidad de cobertura mediática podemos hablar de una audiencia de, al menos, 500.000 personas«, estiman desde Homo Velamine. «De estas, solo 3.000 han leído este artículo (en referencia al comunicado). Hay, por tanto, medio millón de personas que se indignarán cuñadamente sobre un tour que nunca existió», critican a los periódicos y televisiones que no han rectificado la información.

«En el auge de las noticias falsas, uno de los pilares de la erosión de nuestra sociedad, los medios tienen una responsabilidad inmensamente mayor que antes, pero demuestran no estar a la altura, atrapados entre su código deontológico y la necesidad de tener clicks», valoran desde Homo Velamine. «Es la Edad de la Opinión, donde no importa qué es verdad o no: todo es cierto si hay una masa suficiente de personas dispuestas a creerlo», concluye el comunicado.