PERIODISMO

Pascual Serrano: “No podemos esperar que las empresas de comunicación garanticen rigor”

  • Entrevista con el periodista y autor del libro 'Paren las rotativas'

4

Nuestro compañero, colaborador de cuartopoder, el periodista Pascual Serrano (València, 1964) ha sido galardonado este año con el premio Periodismo 2019 de la Asociación Pro Derechos Humanos de España (APDHE). Además, ha publicado en la colección Foca de Akal el libro Paren las rotativas. Una pausa para ver dónde está y adónde va el periodismo, donde, precisamente, ofrece una visión de conjunto de la actual situación del periodismo, de la libertad de información y los medios de comunicación. De todo esto charlamos con Serrano.

- Según recoges en tu libro, sobre el primer estudio en España acerca de las noticias falsas, tan solo un 14% de las personas entrevistadas diferencia lo que es una noticia falsa de lo que no. Ante esta situación, ¿en qué situación queda la democracia?

Publicidad

- Evidentemente, en muy mala. Una condición imprescindible de la democracia es que los ciudadanos estén bien informados para, así, tomar decisiones fundadas y libres. Si están siendo engañados, no serán libres, ni  ellos ni siquiera los que estén bien informados porque todos, informados y desinformados, son los que toman las decisiones en este sistema.

Publicidad

- ¿Cómo se puede combatir esta tendencia desde el periodismo?

- Es que no se debe combatir desde el periodismo solamente, sino desde otros niveles. Que haya médicos sin escrúpulos o arquitectos inútiles no se combate desde la medicina o la arquitectura, sino desde mecanismos de la sociedad para vigilar y exigir una adecuada profesionalidad y decencia. No son los restaurantes los que combaten el mal estado de las cocinas, sino los controles de sanidad de la administración. En el periodismo debe ser igual, no podemos esperar que las empresas de comunicación (son ellas las que deciden cómo son las noticias y cuáles son, aunque le llamemos periodismo) garanticen rigor, equilibrio y veracidad. ¿Por qué van a hacerlo, si pueden tener más poder mintiendo, y ganar más dinero y conseguir más audiencias?

Son los poderes públicos los que deben garantizar una sociedad informada, no el mercado con sus medios de comunicación. Unos poderes públicos que combatan la concentración empresarial, que garanticen medios públicos fuertes, plurales y democráticos; y unas legislaciones que persigan las mentiras y las manipulaciones.

- Las redes sociales tienen, además, una inmensa capacidad de influir en lo que lee la ciudadanía. Sugieren y filtran unas noticias y otras no.

- No solo las redes sociales, junto a las sugerencias de lecturas de Facebook o Twitter está Google marcando la pauta de lo que es importante y lo que no. Qué temas, en qué medios y qué autores. En realidad vivimos tiempos en los que los distribuidores son los que dominan sobre los usuarios y los productores. Comemos lo que nos trae un distribuidor como Mercadona y vestimos lo que propone un distribuidor como Zara, independiente de quién lo fabrica o produce. En el periodismo es lo mismo.

Es verdad que tampoco veníamos de un buen modelo, hace veinte años teníamos que tragar con lo que nos mandaban media docena de periódicos que había en el quiosco, todos ellos financiados por el mismo tipo de empresas y anunciantes. Y en televisión dos empresas copan el 90 % del mercado publicitario. Creo que la opción es más regulación democrática, si los poderes públicos no hacen nada, la tendencia en el capitalismo es la concentración, como en todos los sectores, lo cual supone el final de la pluralidad en la información.

- A nivel geoestratégico, ¿qué papel juegan medios como RT, Telesur o Hispan TV?

"RT, Telesur o Hispan TV ayudan a que haya un panorama más multipolar"

- Sencillamente ayudan a que haya un panorama informativo más multipolar. No son neutrales ni objetivos, tienen sus intereses, por supuesto, pero no están más condicionados que la Fox, Prisa o la BBC. Si no fuera por su existencia nos perderíamos un determinado ángulo de las noticias e incluso poseen una libertad para algunos temas que aquí no se tiene.

- ¿Qué importancia tiene Telesur en el actual momento convulso de Latinoamérica?

- Telesur nació con la vocación de romper ese discurso dominante del primer mundo a la hora de contar lo que pasaba en América Latina y en general en el Tercer Mundo. Además, al ser propiedad de varios estados y no depender de empresas privadas podía garantizar una mayor independencia del mercado y hasta de un gobierno determinado.

Yo he participado en ese proyecto y creo que desde entonces han aportado una información más rigurosa y honesta de aquella región. Se comprobó en la información del proceso de paz de Colombia, el Golpe de Estado de Honduras, los diferentes procesos de lawfare contra Lula, Fernández o Correa; o el reciente golpe en Bolivia. Sin duda, Telesur es uno de los objetivos a desmontar por la derecha en la medida en que logre más poder en la región.

- Hemos visto un golpe de Estado de libro en Bolivia narrado en directo a través de las redes sociales, pero en los principales medios españoles no se ha usado esa expresión…

- La historia nos ofrece, periódicamente, algunos acontecimientos que desnudan la miseria de los medios. Sucedió en con la justificación del golpe de estado de Venezuela, en el apoyo a que la OTAN atacara  a un país soberano como Yugoslavia, el ocultamiento de la responsabilidad de occidente en el apoyo y financiación del islamismo en Siria y Libia, o en la payasada de nombrar presidente de Venezuela a un tipo que se sube a una tarima para autoproclamarse.

En Bolivia, hemos visto a unos militares que obligan a un presidente que acaba de ganar unas elecciones a abandonar el cargo, que le amenazan y debe irse del país, que esos militares invisten presidenta a una tipa que no se presentó a las elecciones y que su partido logró el 4% de los votos en el Parlamento. Y que los policías y militares asesinan a decenas de manifestantes e indígenas que apoyan al presidente derrocado por el ejército. Pues con todos esos elementos los medios insisten en que no se había producido un golpe de estado.

- Escribes mensualmente “las perlas informativas” en eldiario.es ¿Cuáles dirías que han sido el top 3 del año 2019?

- Uf, me lo pones muy difícil. Además creo que es imposible jerarquizarlas porque cada uno tiene temáticas que le resultan más interesantes, o formatos manipuladores que le parecen más indignantes. De modo que prefiero apuntar los asuntos que han protagonizado mayor número de perlas y las más esperpénticas. Creo que a nivel internacional han sido Venezuela y Rusia, y a nivel nacional los ataques a Podemos, los formatos machistas y el Procés catalán.

- La situación laboral de los periodistas es penosa. ¿Cómo valoras la labor sindical en el periodismo? ¿Y la labor de la APM o la FAPE?

"Cualquier sentido colectivo en el periodismo ha sido dinamitado"

- Creo que el periodismo es uno de los gremios donde cualquier sentido colectivo ha sido dinamitado. No hay convenios laborales, las condiciones se negocian individualmente, y cualquier cuestión laboral que es objeto de reivindicación en otras profesiones, como el horario, la estabilidad o un salario mínimo en el periodismo no se plantea.

A ello, hay que añadirle el fenómeno de que ya todos somos colaboradores y apenas nadie es contratado. Somos como repartidores de Glovo pero firmando. Ya alguien dijo que a los periodistas muchas veces se les paga con la firma, es decir, aceptan que su remuneración es el mero reconocimiento y proyección producto de firmar sus textos. Una cosa patética. Las asociaciones que citas no me merecen ningún reconocimiento, son solo un chiringuito casposo con más vocación corporativista para una élite que interés por defender a trabajadores del periodismo.

- ¿Qué importancia han tenido los medios generalistas españoles en el auge de Vox?

- No es fácil tomar una posición respecto a cómo informar de Vox. Aunque algunos parece que lo tienen todo claro, yo tengo mis incertidumbres. Es verdad que muchas veces se les ha dado un protagonismo inmerecido pero, por otro lado, están ahí, tienen un poder social e institucional y no se les puede ocultar. Por otro lado, estigmatizarles no les crea problemas, ha pasado el tiempo en que los periodistas podían apagar opciones indeseadas, ahora a algunos les viene bien presentarse como víctimas de los medios.

Creo que donde deberíamos centrarnos, una vez más, es en las mentiras que circulan con impunidad. Si analistas, tertulianos, cuñados con acceso a micrófono, políticos de toda ralea y famosillos pueden mentir sobre el franquismo, la emigración, la violencia de género o inventarse delitos de otros políticos estamos creando el caldo de cultivo para que un partido se suba a las olas de todas esas mentiras y triunfe. La vía de intervención no es sobre el avance del partido, que solo es un síntoma, sino el modelo que permite mentir y poner en la agenda informativa asuntos estúpidos. Y eso termina siendo el origen de una sociedad confundida primero, y del fascismo después.

- Hay hackers rusos hasta detrás de las cortinas…

- Luego están los espantajos que algunos explotan periódicamente. En otras épocas, todo era culpa de los masones y acusaban a los otros de llevarse el oro a Moscú, después todo era ETA y ahora tenemos los hackers rusos y el dinero de Chávez y Maduro. Si hasta parece que vamos a tener un ministro de Hacienda etarra...

- Hace unas semanas recibías el premio Periodismo 2019 de la APDHE, enhorabuena. ¿Qué supone un premio así para un periodista que siempre ha nadado a contracorriente?

- Está bien descubrir que alguien se estaba fijando en lo que hacías. Vivimos en el mundo de la proyección pública y tu voz tiene el poder que tiene tu proyección. En la medida en que un premio te da más visibilidad, permite que lo que cuentes tenga más eco, y eso es bueno para los que queremos decir cosas contra quienes son más poderosos que nosotros. Por otro lado, la Asociación Proderechos Humanos de España es una organización que merece toda mi admiración.

4 Comments
  1. Florentino says

    … Napoleón ya dijo: ¡ Mata más la tinta que las balas !. Hay un tiempo de tinieblas bien antiguo, es más existe una sociedad sin opinión, y si comentan algo lo hacen como los mismos «loros»; son como el papel secante… ¡ al revés !. Opinar buscando el principio de la madeja informativa, hay que retrotraerse al mismo golpismo franquista. El dictador sublevado, dando sus mítines copando toda la radio y su NO-DO, pero siempre había algún contestatario y le espetaba: ¡ Viaje menos y lea más periódicos !. Exacto, ese lema lo tienen asumido las mismas asociaciones de periodistas y esas «pocas» manos fácticas que redirigen todo al ¡ pensamiento único !. En el Estado en el que vivimos, está peor informado y más deformado que cualquier País Latino Americano. Sato, no se ha digerido el fascismo franquista, se han cerrado periódicos, encarcelado trabajadores, (con la excusa que fuese). Esos pactos con los medios, los distintos Gobiernos… por políticos de izquierdas y la ultraderecha nazional española. Estando en cuatro manos del capitalismo depredador de ideas, formación civil… ¡ demasiada contaminación para unas mentes adoctrinadas !. Los resultados son evidentes, hay directores de medios galardonados por destruir al partido que les tocaba la línea de flotación, cloacas al mismo servicio, leyes hechas para castigar, perseguir amordazar… ¡ la palabra !. Estamos en un punto de buscar el equilibrio: Territorial, social, educativo, que los «masters» se otorguen en las Universidades, que los bancos devuelvan el dinero público, los sindicatos ejerzan el contrapeso en defensa del asalariado y posterior pensionista. Que nueve millones de pobres, votan a los verdugos que tanto mal nos han hecho; que se respeten todas las lenguas y la igualdad, como la información, no dependan de «Grupos de presión», fondo de reptiles, puertas giratorias y gobiernos afines…
    Que hay demasiados inversores en destruir, el pensamiento, la palabra, el voto. Demasiados Goebbels en «B» blanqueando el sepulcro del dictador, en pleno siglo XXI; amos de la economía, los magos del capital financiero, y los gurús informáticos… ¡ Estos son los verdaderos enemigos del pueblo, de la verdad y ética profesional !.

  2. Miguel says

    Sobre todo cuando los propietarios de esos » medios o empresas de comunicación….» ; son poderosos holdings que llaman » empresariales» . En Españistan el que pretenda estar informado debe prescindir de la radio ,de la televisión y del » kiosko de prensa escrita…..» ; salvo que se pretendam «contenidos» que sean del agrado y complacencia del que » pretende informarse» .

    1. Florentino says

      … Miguel, hay que leer entre líneas, nuestro enemigo siembra de cizaña los campos y las fuentes donde pastamos el ganao… Y para más joderla, abonamos con dinero público las fechorías, nos la vuelven a clavar de nuevo estos capitalistas del 135+ paro+caro+indecentes… salvando su banca, sus leyes y sus privilegios.
      Todo por la desinformación orquestada del poder fáctico, mediático, ultra…subvencionado !.

      1. Miguel says

        Totalmente de acuerdo con usted amigo Florentino ( las técnicas aplicadas desde luego son Goebbelslianas ) . Españistan es tal desaguisado (como no podría ser de otra manera) que no hay practicamente nada que se pueda aprovechar de este penoso y acabado régimen ; el día que los españoles/as pretendamos transitar por esas sendas de la decencia,la justica y el progreso .
        Saludos y le deseo lo mejor.

Leave A Reply

Your email address will not be published.