No Somos Delito devuelve el debate sobre la ley mordaza al Congreso

  • Recuerdan que las dos propuestas que hay sobre la mesa, PSOE y PNV, no recogen exigencias fundamentales
  • No tienen muchas esperanzas puestas en el nuevo Gobierno, al que le piden que tenga valor para abrir el debate

El cambio de Gobierno ha animado a numerosos colectivos sociales a retomar sus movilizaciones y reivindicaciones estancadas en los años de Rajoy y de bloqueo constante parlamentario. En esta ocasión, No Somos Delito retoma su larga pelea en contra de la 'Ley Mordaza' y mañana llevará al Congreso de los Diputados unas jornadas de debate entre distintas organizaciones y grupos parlamentarios para poner sobre las mesa sus reivindicaciones. Unas reivindicaciones que se resumen en los 10 puntos que viene defendiendo estos colectivos.

Las diez exigencias de No Somos Delito son, en primer lugar, sobre la seguridad jurídica, que "cualquier ley o disposición legal debe basarse en criterios claros y predeterminados, sin que quepa la libre interpretación del derecho sancionador". El segundo, sobre la efectividad de la presunción de inocencia, "para lo cual es necesario que se elimine el principio de veracidad de los agentes". El tercer punto que relama este colectivo tiene que ver con la transparencia y garantías en la aplicación de la ley, para lo que reclaman el "respeto el derecho de defensa, la transparencia y claridad en la información que se facilite, así como las garantías propias del proceso justo, que incluye el derecho a conocer la acusación, a la prueba, a la contradicción y a la proporcionalidad, entre otros".

La cuarta reclamación de No Somos Delito versa sobre el principio de igualdad y de no discriminación, reclamando que "los agentes no puedan llevar a cabo actuaciones, identificaciones, cacheos o cualquier otra limitación de los derechos a la libertad por razones étnicas o por cualquier otra razón discriminatoria". El quinto aspecto que defienden desde este colectivo social es el de la protección de datos personales y la eliminación de registros de infracciones. También defienden mecanismos efectivos e independientes de investigación, "para reponer en sus derechos a cualquier persona que haya sufrido arbitrariedad por parte de los poderes públicos".

Publicidad

La séptima reclamación es la de que "ningún derecho fundamental como son el derecho manifestación o libertad de pensamiento, de expresión y de información puede ser limitado, salvo en los casos en los que se acuse por un delito y en este caso siempre con autorización judicial previa". El octavo punto de No Somos Delitos defiende la eliminación de "cualquier tipo de castigo físico por parte del funcionario o funcionaria pública". El noveno reclama la prohibición de las devoluciones en caliente. El décimo, "una protección especial de la diversidad y de las personas en situación de vulnerabilidad y exclusión social".

El debate, al Congreso

Para todo esto, No Somos Delito organiza mañana en el Congreso de los Diputados unas jornadas en las que distintas organizaciones y grupos parlamentarios compartirán debate sobre cómo llevar estos puntos a medidas concretas legislativas. Estas jornadas las acoge Compromís, por lo que la portavoz de No Somos Delito, Mónica Hidalgo, y el diputado de la formación valenciana, Enric Bataller, serán las personas encargadas de abrir y cerrar el acto. Hidalgo afea ante cuartopoder.es que ningún integrante de Unidos Podemos haya asegurado su presencia.

Distintas personas representantes de colectivos sociales y organizaciones sindicales tomarán la palabra durante la tarde. Después será el turno de diputados y senadores de diferentes grupos parlamentarios para, finalmente, que ambos grupos compartan turnos de palabra. Hidalgo, de No Somos Delito, relata a cuartopoder.es que no confían demasiado en que la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa sirva para que se cambie la legislación en este tema en esos diez puntos que reclaman. Recuerdan que ya hay una propuesta del PSOE y otra del PNV presentadas en el Congreso, las cuales, para ella, se quedan cojas.

"Esperamos que, al menos, este cambio de Gobierno sirva para abrir el debate, las propuestas que están sobre la mesa no son las que exigimos, no es lo que necesitamos para una Ley de Seguridad Ciudadana democrática, incluso dudamos de que necesitemos una ley de este tipo, creemos que ya estamos demasiado legislados", considera Hidalgo, quien reclama a los parlamentarios que "tengan en cuenta estos diez puntos, que les sirvan para redactar una legislación garantista, que se nos tenga en cuenta a las personas activistas para el trabajo, para la elaboración de los textos y enmiendas, tenemos mucho trabajo realizado durante estos años y sería interesantísimo que se contara con la experiencia ciudadana desde las instituciones".