Abogados españoles expulsados de Marruecos: “Ha sido como una devolución en caliente”

  • El lunes cinco abogados españoles y dos noruegos fueron deportados desde Marruecos en un vuelo de regreso España
  • Acudían al juicio de la activista saharaui Nazha el Khalidi, acusada de ejercer de periodista sin titulación en una manifestación

El lunes cinco abogados españoles y dos noruegos fueron expulsados de Marruecos en un vuelo de regreso España. Habían viajado hasta El Aaiún, en los territorios del Sahara Occidental ocupados por el régimen marroquí desde hace más de cuatro décadas, para realizar labores de observación en el juicio a la joven saharaui Nazha el Khalidi, acusada de ejercer de periodista sin titulación al grabar una manifestación en la que hubo cargas de la Policía marroquí.

Estas labores de observación en juicios contra activistas saharauis en Marruecos, con la autorización del Consejo General de la Abogacía Española, llevan realizándose más de quince años. Sin embargo, es la primera vez que los letrados son deportados impidiéndoles asistir a una de estas citas judiciales, según denuncia uno de ellos a Cuartopoder.es. “Ha sido algo muy parecido a una devolución en caliente porque no hemos tenido un procedimiento legal”, explica a este medio el abogado Sidi Talebbuia, presidente de la Asociación Profesional de Abogados Saharauis en España (APRASE).

El domingo a mediodía, en un vuelo que procedía de Las Palmas de Gran Canaria, llegaron a El Aaiún los letrados Ramón Campos García y María Lourdes Barón Jaques, de Zaragoza; Lola Travieso Darias y Ruth Sebastían, de Las Palmas; y Talebbuia, saharaui con nacionalidad española. Les acompañaban los observadores noruegos de la Fundación RAFTO para los derechos humanos Vegard Fosso Smievoll y Kjersti Brevik Moeller.

Publicidad

Los letrados estuvieron retenidos durante unas dos horas, según cuenta Talebbuia, hasta que apareció un mando superior de las fuerzas de seguridad de Marruecos que rechazó su entrada en el país “sin ningún tipo de explicación”. Los abogados solicitaron un abogado y un intérprete de español y ambas peticiones fueron denegadas, según denuncian. Finalmente pudieron ponerse en contacto con el cónsul español en Marruecos, quien les comunicó la imposibilidad de acceder al lugar donde se encontraban, pero mantuvo la comunicación con ellos durante el procedimiento.

Después, los letrados fueron enviados a Casablanca, donde se les volvió a negar el encuentro con las autoridades consulares. “Insistimos en que nuestra representación diplomática llegara hasta nosotros, algo que es lo normal en estos casos. Queríamos saber de primera mano cuál era nuestro estatus porque no sabíamos si éramos deportados, expulsados… No teníamos ningún tipo de información”, explica Talebbuia. Al día siguiente, el lunes, los abogados fueron enviados en un vuelo de regreso a España que finalmente no tuvieron que costear, aunque se les había amenazado con ello.

Juicio contra una saharaui por grabar una manifestación

El juicio contra la saharaui El Khalidi, miembro del grupo informativo Equipe Media que colabora con Cuartopoder.es, finalmente ha sido pospuesto al 24 de junio. La joven, conocida por informar del conflicto a través de las redes sociales y de medios como la televisión saharaui RASD TV, podría ser condenada hasta a dos años de cárcel por no tener la titulación correspondiente de periodista.

El Khalidi fue detenida en diciembre de 2018 en El Aaiún por grabar con su teléfono móvil una manifestación saharaui con motivo de las negociaciones entre el Frente Polisario y Marruecos en Ginebra. Las autoridades marroquíes ya la habían detenido en agosto de 2016, cuando cubría una manifestación de mujeres.

El caso es “revelador” para Talebbuia porque “normalmente Marruecos acusa a los activistas de altercados públicos, pero esta es la primera vez que se imputa una acción de periodista”, algo que en España sería considerado como “periodismo ciudadano”, denuncia.

HRW ya ha denunciado que Marruecos, en este caso y en otros dos más, se está sirviendo del artículo 381 de su Código Penal para restringir la libertad de prensa y atacar a quienes denuncian violaciones de derechos humanos en el país. “Aquí no debe primar la legislación marroquí, sino el derecho internacional humanitario, máxime en un territorio ocupado militarmente”, denuncia el abogado.

Sin verse amedrantados por su expulsión del país, los abogados volverán a intentar ejercer su labor de observación en varios juicios marroquíes contra activistas o defensores de los derechos humanos. Según aseguran volverán a Marruecos para el juicio de El Khalidi, que finalmente se celebrará el 24 de junio.